Pasar al contenido principal

Esto es lo que ocurriría si condujéramos un coche sin amortiguadores

Para nada recomendable...

Imagen de perfil de Álex Morán
 coche sin amortiguadores

Se suele decir que no se valora lo que se tiene hasta que se pierde, algo que en un coche es más que cierto: estamos acostumbrados a conducir con todo tipo de ayudas y elementos que hace décadas no estaban tan refinados, y quedarnos sin ellos es algo que ni nos planteamos. Nosotros no, pero un youtuber sí: Master Milo ha querido demostrar cómo se conduce un coche sin amortiguadores.

Está claro que no es la mejor idea del mundo, pero hay que admitir que el resultado, aunque previsible, es de lo más gracioso (e incómodo). No queremos arruinaros la sorpresa:

 

 

El modo que el youtuber elige para quitar la amortiguación al coche es sencillo, taladrarlos para drenar el fluido hidráulico, que es el encargado de absorber la energía cinética que generan los baches para que no se descontrole la cosa. Una vez vacíos, el coche se encuentra soportado por los muelles, con lo que el efecto rebote está más que asegurado.

Quizá sobre un asfalto en perfecto estado la pérdida de los amortiguadores tenga efectos claros (pérdida de control, peor manejabilidad, mucha mayor incomodidad) aunque no tan exagerados, pero habiendo elegido un camino sin asfaltar es un auténtico espectáculo: el coche parece una pelota de goma, rebotando al más mínimo desnivel y acumulando energía que hace que parezca un potro salvaje desbocado.

 

 

El vídeo es una buena manera de hacer visual algo que todo conductor debería tener más que claro: que una amortiguación, ya no inexistente, sino en mal estado, afecta gravemente al comportamiento del vehículo y hace disminuir de manera considerable la seguridad que este ofrece.

Lecturas recomendadas