Pasar al contenido principal

Orlando Bloom o cómo chocarse con un Fórmula E en cero coma

El actor inglés interpretó el peor papel de su vida al volante de un monoplaza eléctrico en el GP de Marruecos

Imagen de perfil de Javier Prieto
Piña de Orlando Bloom con un Fórmula E

El absurdo accidente de Orlando Bloom con un Fórmula E en el Circuito Urbano de Marrakesh, sede de la tercera prueba de la temporada 2017/2018, el ePrix de Marruecos, demuestra que cualquiera no puede (ni debe) subirse a un monoplaza. La colisión sin consecuencias para el actor de 'Piratas del Caribe' y 'El Señor de los Anillos' se produjo el pasado 13 de enero antes de la citada carrera. Allí acudió como personaje VIP el día que cumplía 41 años. Y claro, a la organización del evento no se le ocurrió mejor regalo que invitarle a rodar por el trazado africano con uno de los coches del campeonato eléctrico. Primero, y como fugaz toma de contacto con el trazado, completó un par de vueltas con el safety car de la prueba, un impresionante BMW i8. De él se bajó (demasiado) convencido de sus posibilidades en el mundo de la velocidad y se dirigió al box donde le aguardaba un bólido. Una vez dentro de él, demostró su 'pericia' cuando le tuvieron que explicar cómo bajar y subir de marchas. Mal presagio para la actuación que estaba a punto de protagonizar. Estaba muuuuuy pez. Salió a la pista con la intención de exhibirse ante el público. Sin embargo, la experiencia terminó pocos segundos después de comenzar.

 

 

En una de las primeras curvas se pasó de frenada estampándose contra el muro. Tras el accidente de Orlando Bloom, su bólido sufrió cuantiosos daños en el alerón y eje delanteros, aunque, por fortuna, el artista inglés resultó ileso. Inmediatamente llegó al escenario del siniestro un automóvil de las asistencias que lo transportó hasta el paddock. Allí, fue objeto de infinidad de bromas por la escena tan chocante que había protagonizado. En ese ambiente le comentaron: "Se nos olvidó explicarte que la norma número 1 es no chocarse". Así las cosas, lo que iba a ser una experiencia fantástica terminó convirtiéndose en uno de los peores papeles que ha interpretado en su vida. Como dice el refrán: Zapatero, a tus zapatos". 

 

Lecturas recomendadas