Pasar al contenido principal

La parcelita que todo amante de los coches clásicos querría tener

Amantes de la mugre, bienvenidos al paraíso.

Imagen de perfil de Noemí Alonso

Imagina que estás buscando una parcelita en la que invertir tus ahorros para utilizarla como lugar de recreo y esparcimiento. Y te encuentras con una propiedad inmensa, lo suficientemente grande para albergar en su interior unos 340 coches clásicos. Que, además, están incluidos en el lote a la venta. Y resulta que te encanta la restauración de vehículos. Amigo, te acaba de tocar la lotería.

Efectivamente, el propietario de la finca (situada en la Columbia Británica, Canadá) engloba estos automóviles como parte del trato, nos cuentan los chicos de Carscoops. El dueño de este terreno paradisíaco -siempre que te guste ensuciarte las manos, quitar óxido con la radial, etc, etc- es Mike Hall; hablando con Driving, admite que no sabe exactamente cuántos coches posee, pero sabe que su valor varía entre los 460 y los 33.000 euros.

“Empecé a acumular vehículos cuando tenía 20 años. Al principio, eran 50. Después, la cifra subió a 100. Compré más y más. Es sencillo hacerte con ellos cuando estás trabajando; es como una adicción. Con un centenar de modelos, dos centenares parecen mejor. Ahora hay más de 300”, comenta.

La finca de coches clásicos incluye 20.200 m2 de terreno, una casa renovada, una construcción de aluminio de 111 m2, un taller de 83 m2 y una selva salvaje de vehículos antiguos. ¿Habrá por ahí una vieja gloria como el Lancia Delta Integrale?

Hall no ha dado una razón específica por la que vende la propiedad; sólo ha explicado que ya tiene 60 años y no cuenta con tiempo suficiente para restaurar todos esos automóviles. Si tú te ves capaz, llama a la inmobiliaria Century21 y echa un vistazo a su oferta: de momento, piden 1,36 millones de euros. Quizá te interese.

Lecturas recomendadas