Pasar al contenido principal

Viejas glorias: esta es la historia del Lancia Delta HF Integrale

En ocasiones, cuando la producción de un coche se detiene, comienza la leyenda...

Viejas glorias. Qué mejor nombre que este para una nueva sección en Top Gear. Una nueva sección enfocada a mirar al pasado para conocer mejor aquellos automóviles apasionantes que han ido conformando la historia del automóvil. Una manera entretenida y amena de conocer los secretos que esconden algunos de los coches que todos adoramos, mitos con ruedas. Empiezo con la historia del Lancia Delta HF Integrale y empiezo con este coche porque creo que todos estamos de acuerdo que el final de los días de Lancia no ha sido el más justo posible. ¡Una historia de éxito y pasión que no merece ser olvidada!

Te interesa: ¿y si los coches italianos tuvieran nombres en español?

Y es que la historia de Lancia es gloriosa. Fue fundada en 1906 por Vincenzo Lancia, un piloto de Fiat, y su amigo y compañero, Claudio Fogolin, y desde el primer momento se apostó por combinar tecnología, eficacia deportiva y diseño e imagen que, en aquellos momentos, era algo fundamental. Su primer proyecto fue el Lancia Alfa, que empezó sus pruebas en septiembre de 1907 y empezó su producción en 1908, tras su presentación en el Salón de Turín de 1908.

A partir de ese momento, esta marca, que utilizaba las letras del alfabeto griego para nombrar a sus coches, apostó claramente por la tecnología y Lancia quedará siempre en el libro de historia de la automoción por algunos de sus hitos: en 1913 creaba el primer coche con arranque e instalación eléctrica, el Lancia Theta. Más tarde, en 1922 creó el primer coche con carrocería autoportante, el Lambda, mientras que en 1960 era la primera marca italiana en crear un coche con tracción delantera, el Lancia Flavia.

 

 

Este primer vistazo a la historia de Lancia sirve como aperitivo para entender la historia del Lancia Delta HF Integrale. Pese a que Lancia nació como una marca eminentemente deportiva, más adelante fue transformándose en una marca de lujo, especialmente en los años 50 y 60, cuando se crearon algunos de los automóviles más bellos de la historia, con obras de arte con ruedas como el Lancia Aurelia o el Lancia Flaminia. En 1969, la familia Pasenti vende las acciones de Lancia al conglomerado industrial Fiat y desde entonces, el planteamiento original y arriesgado de Lancia cambia y se transforma en una marca más seria, aunque eso no siempre es algo malo.

Y es que en 1973 se lanzó el Lancia Stratos, un deportivo diseñado por Bertone y que destacaba por su personalidad y su carácter deportivo. Montaba el motor V6 de 190 CV derivado directamente del Ferrari Dino (una de las ventajas de estar en el universo Fiat) y rápidamente fue un éxito en el mundo de la competición, especialmente en los rallys. En 1973, el Stratos ya consiguió dos buenas victorias a los mandos de Sandro Munari, en España y Francia. Este mismo piloto, en 1975, iba a lograr la primera de las tres victorias consecutivas en el Rally de Montecarlo. Lancia empezaba su leyenda en los rally.

 

Historia del Lancia Delta HF Integrale: nace el mito

En el Salón de Frankfurt de 1979, Lancia presentaba el Delta, un diseño de Giugiaro sobre la base mecánica del Fiat Ritmo. Además, formó parte de la alianza del Grupo Fiat con Saab y en Suecia se comercializó como Saab 600. En 1980 empezó su comercialización en el mercado europeo y ese mismo año fue nombrado como Coche del año en el continente. La gama comenzó con motores discretos, pero rápidamente todo el mundo sabía que esa base podía tragar con más potencia.

En 1983 aparecía el Lancia Delta HF con un motor de 1.6 litros y turbo Garrett con intercooler. 130 CV para el primer Delta con una clara aspiración deportiva. El siguiente en llegar sería el Lancia Delta más salvaje, animal y exagerado: una versión creada para poder homologar el coche en el recién nacido Grupo B de Rallys. Su motor central de 400 CV y su diseño específico dejó a todos alucinados: solamente se fabricaron 200 ejemplares y hoy, el Lancia Delta S4, sigue siendo el ‘Santo Grial’ del Lancia Delta.

 

 

No obstante, la competición iba a seguir siendo fundamental para entender la historia del Lancia Delta Integrale. No obstante, antes de todo esto, Lancia decidió lanzar una versión deportiva siguiendo los pasos de su gran rival en los Rally, Audi y su tracción integral. En 1986 llegaba el Lancia Delta HF 4WD con el motor dos litros turbo de 165 CV. En esos años, la versión HF Turbo ya había alcanzado los 140 CV, pero esta versión con tracción integral era mucho más efectiva en todos los aspectos: un aperitivo de lo que estaba a punto de nacer.

En el Salón de Frankfurt de 1987, Lancia mostraba la homologación para la calle que había desarrollado para poder participar en el Grupo A del Mundial de Rallys. Nacía el Lancia Delta HF Integrale 8v. Con 185 CV, se pensaban construir las 5.000 unidades que exigía la normativa de ese grupo, aunque finalmente se produjeron 9.800 unidades. Esta nueva versión montaba un nuevo turbo Garrett T3, nuevas válvulas, pistones, frenos, amortiguadores y nuevos detalles estéticos para que su imagen fuera mucho más poderosa. Intimidante.

El HF Integrale era una evolución del HF 4WD y, sin duda, era el deportivo compacto más eficaz del momento en mojado y era el más fácil de conducir, especialmente si lo comparamos con sus rivales de aquel momento, el Ford Escort RS Cosworth o el BMW M3 E30. En estos momentos el Lancia Delta ya era un mito de los Rally: en 1988, por ejemplo, el Delta Integrale de competición ganó 12 rallys consecutivos y estuvo imbatido durante un año entero. Entre 1987 y 1993, el Lancia Delta había conseguido 46 victorias y era, sin duda, el coche a batir.

 

 

 

En el Salón de Ginebra de 1989 se presentaba el Lancia Delta Integrale 16v con 200 CV y fue el más producido, con un total de 12.860 unidades. Esta versión se homologó también en el Grupo N y era el coche a batir fuera del asfalto. En su momento, era un coche de rally con matrícula, un coche duro, salvaje, caro pero que proporcionaba unas sensaciones únicas. En 1991 llegaba una nueva versión el Lancia Delta Integrale Evoluzione. La mecánica alcanzaba los 210 CV y se aumentaban los pasos de rueda en 50 y 60 mm en cada eje. Estéticamente espectacular, en el interior no iba a ser menos: equipaba elementos de lujo como el aire acondicionado, la dirección asistida o los elevalunas eléctricos.

 

Historia del Lancia Delta Integrale: ¡ya es un mito!

Con la consecución del quinto mundial gracias al equipo Martini Racing, la marca decidió lanzar una edición especial conmemorando los cinco mundiales: el Lancia Delta Integrale Evolucione I Martini 5. En 1992, el Lancia Delta conseguía su sexto y último triunfo en el mundial y en 1993 iba a salir al mercado el último Lancia Delta HF Integrale, el Evoluzione II: la potencia aumentaba hasta los 215 CV e incluía un catalizador de tres vías. El objetivo era mejorar algo los bajos y aunque su peso aumentaba en 40kg, su comportamiento era más noble en un mayor amplio rango de revoluciones: ya no era el deportivo salvaje de hace unos años, ahora era mucho más eficaz y prestacionalmente impecable.

Durante estos últimos años, el Lancia Delta HF Integrale había aparecido en diferentes versiones especiales, creadas para los tifosi de este deportivo en cuerpo de compacto. El Martini 5, y posteriormente el Martini 6, probablemente sean las más queridas, pero no las únicas: otras fueron el Delta HF Integrale Evo ‘Club Italia’, el ‘Verde York’ o el ‘Gialla Ginestra’. No obstante, la versión más especial fue la última, el fin de un mito, el broche final: el Lancia Delta HF Integrale Evo II Edizione Finale. 

El Lancia Delta HF Integrale Evo II seguiría en el mercado hasta febrero de 1995, momento en el que cesó de manera definitiva la vida de este mito sobre ruedas. Se produjeron algo más de 44.000 ejemplares del Lancia Delta más deportivo y la verdad es que se ha convertido, por derecho propio, en uno de los coches más adorados por los amantes de la conducción más pasional. No te pierdas la extensa galería donde podrás babear durante un buen rato y prepárate porque si esta historia te ha gustado, muy pronto vendrán más.

 

¿Regresará algún día el Lancia Delta Integrale?

Bueno, como bien sabes, siempre que hablamos de coches clásicos nos encanta pensar en un posible regreso de ellos a través de una versión moderna... pero aquí hay un problema, y es que en 2017, Lancia dijo adiós a los mercados europeos y solo se mantiene en Italia con el Lancia Ypsilon, así que no parece que la marca vaya a resucitar y menos con un modelo como el Lancia Delta Integrale. 

Si te gustaría tener uno de estos mitos puedes mirar en el mercado de segunda mano. Recientemente hablábamos de que estaba a la venta el Lancia Delta HF Integrale de Jay Kay, el vocalista de Jamiroquai, así que no pierdas toda la esperanza…

Es cierto que puede que los precios del Lancia Delta Integrale se disparen… pero si no te da el sueldo ni tus ahorros para uno de ellos, puedes conformarte con este Lancia Delta S4 Grupo B de Lego. Una buena manera de rendirle homenaje… y oye, también de volver a ser niño. Dos por uno. 
 

Lecturas recomendadas