Pasar al contenido principal

Una rápida lección de historia de los carroceros

Historia carroceros

Tuvieron la industria en sus manos. ¿Y ahora?

Cuando pensábamos que estábamos empezando a ver el sol después de años de recesión, el mundo cayó de nuevo en las tinieblas. Y esto, es bastante terrible para la industria del automóvil, que vende a las personas cosas nuevas y brillantes que probablemente no necesitan. O que puede encontrar en otro lugar por menos. 

 No te pierdas: Los one-off de Ferrari Special Projects: ¡viva el dinero!

Después de que Robert Peston declarara oficialmente el fin de la civilización en 2008, Toyota anunció su primera pérdida operativa desde 1938 (la empresa se fundó en el 37), Honda abandonó la F1, Nissan recortó la producción en 80.000 vehículos en los primeros meses de 2009 y Jaguar Land Rover buscó un rescate gubernamental billonario para cubrir la caída de las ventas.

Pero la idea de que toda ambición salvaje está condenada a la frustración nunca detuvo a los fabricantes en el pasado. Y hoy no son diferentes: se han adaptado. Para la mayor parte de los coches de gran volumen de ventas, el verde es el nuevo rojo. La frugalidad triunfa sobre la diversión. Las cosas, en fin, son basura.

Sin embargo, mientras la mayoría de nosotros estamos al borde del precipicio de la pobreza y la indigencia, hay un porcentaje minúsculo de personas que comparten ese puñado de monedas que quedan en la economía y las cambian por coches caros; lo que hace que la relación entre un ser humano rico y un vehículo de lujo sea mucho más íntima.

Carroceros
Zagato es padre de alguno de los diseños más espectaculares de la historia

Basta con mirar los servicios de personalización que han surgido:  Aston Martin lo llama "Q", Ferrari Special Projects y Rolls-Royce Bespoke, por ejemplo. Cuando salió a la luz el Jaguar XKR-S, Jeremy Clarkson descubrió que solo estaba disponible en negro con interior piano. Pero si tienes dinero y ganas, podrás pedirlo en beige, con el interior de vulgalour y llantas de 20 pulgadas rosa Barbie.

Pero la idea de la confección de automóviles a medida no es nueva. Comenzó en los años veinte cuando hubo una cultura de carrozziere (carroceros en italiano) en auge. Y eran muchos más extensos que los servicios ofrecidos hoy en día. 

Carroceros: instinto de supervivencia

Si hubieras sido miembro de la élite de la compra de automóviles, podrías comprar un chasis rodante de un fabricante y luego elegir un carrocero para construirte un cuerpo. A veces, había un menú de carrocerías prediseñadas, otras podías trabajar con el diseñador y crear su propio estilo con una sola restricción: el ADN original del chasis rodante siempre debe estar pregonado en el diseño, por lo que no hay Bentley aerodinámicos o Bugatti de ocho asientos. De lo contrario, la estética estaba bajo ataque democrático.

No te pierdas: Bentley prepara un nuevo supercoche de lujo junto a Mulliner

Los únicos guardianes eran los carrozziere, pero eran muy liberales y disfrutaban de su posición como líderes del 'boom' del diseño industrial y estaban felices de realizar las ambiciones más salvajes de sus clientes. También ayudó que fuera un negocio rentable, claro. 

Muchas de las empresas que comenzaron su vida como boutiques de personalización a menudo fueron fagocitadas por los fabricantes más potentes para producir carrocerías a granel. Fisher Body, por ejemplo, es responsable de miles de los esfuerzos más cerebrales de GM y las carrocerías de Park Ward y Mulliner se asociaron con Rolls-Royce y Bentley.

La industria alcanzó su punto máximo a finales de los años treinta y luego continuó en declive hasta la Segunda Guerra Mundial. Después de la guerra, la fabricación a medida y los carroceros dieron paso a la producción en masa y los departamentos de diseño internos, y muchos de esos guardianes del diseño se declararon en quiebra. Pero hubo algunas empresas inteligentes que cambiaron el rumbo de su negocio: Zagato (aquí puedes leer la entrevista a Andrea Zagato, por cierto), Bertone, Karmann y Pininfarina se transformaron en casas de diseño, y ocasionalmente construyeron carrocerías especiales para fabricantes de automóviles como subcontratistas.

Historia carroceros
Los diseñadores tienen que comer: no todo es lujo y Pininfarina también estuvo detrás de las líneas del Peugeot 1007

Pero las cosas se pusieron aún más difíciles en los sesenta. En lugar de un diseño de carrocería/ chasis separados, la mayoría de los fabricantes pasaron a la construcción monocasco, predefiniendo las formas de las carrocerías. La seguridad hizo las cosas aún más complicadas, limitando a los carroceros: la estructura y las proporciones eran prácticamente intocables, lo que fue un golpe definitivo a la industria. Hasta hoy.

Actualmente, el auge de estos servicios de “carrocería ligera” también conlleva grandes esperanzas para el futuro del diseño y ya ha arrojado algunas opciones interesantes: el departamento a medida de Rolls-Royce, por ejemplo, informó de la lista de opciones de fábrica con el Phantom de larga distancia entre ejes; originalmente era una comisión de 14 coches de Peninsula Hotels. El infame techo estrellado también nació de un one-off

Parece, por tanto, que el diseño de coches de lujo está en su máxima expresión, aquí mismo, ahora mismo, a varios kilómetros de una crisis financiera global. ¿Por cuánto tiempo? 

Buscador de coches

Y además