Pasar al contenido principal

Un tipo listo: intenta estafar al seguro y le pillan en YouTube

Ah, el Internet de las cosas...

Imagen de perfil de Alex Aguilar

Si tienes un deportivo con pedigrí del bueno como el del Chevrolet Corvette -aquí tienes nuestra prueba del Grand Sport-, lo mejor es que tengas contratada una buena póliza para prevenir cualquier contratiempo que pueda surgirte. Afortunadamente hoy en día existen coberturas para prácticamente todo... salvo que seas imbécil: un tipo de Estados Unidos intenta estafar al seguro y le pillan en YouTube. 

Lo que acabas de leer es real como la vida misma: Robert Atlas es un joven norteamericano muy aficionado a los vehículos de altas prestaciones y a las carreras de cuarto de milla. Cuando acudió al Wild Horse Pass Motorsport Park situado en el estado de Arizona, creyó que podría tratar de demostrar el poderío de su Corvette -¿conoces al Callaway Aerowagen?- en una carrera contra una motocicleta... con un resultado tronchante. En el sentido literal de la palabra: el protagonista de nuestra historia terminó poniendo a prueba la resistencia de la carrocería de su Chevrolet al impactar contra el muro que delimitaba su carril de aceleración tras perder el control del coche en un pisotón al pedal del acelerador demasiado efusivo. 

EuroNCAP cumple 20 años: la seguridad en los accidentes de ayer y hoy

¿Crees que todo termina ahí? Pues te equivocas: el bueno de Robert -nótese la ironía- ideó un plan digno de un villano de película... de la saga Torrente. Requirió los servicios de una grúa para retirar el vehículo de las instalaciones del circuito y llamó a su compañía aseguradora para dar un parte de accidente en la vía pública. En un primer momento la jugada coló y la compañía accedió a reparar el coche sin ningún coste para su propietario... hasta que descubrieron el engaño. Gracias a Internet. Como siempre... 

Tras haberse descubierto el pastel, el propietario fue condenado a asumir los casi 60.000 euros de la factura de reparación más otros 1.400 para sufragar las costas del proceso judicial, del que el protagonista del vídeo que has visto ha salido con una condena a libertad vigilada durante dos años. ¿Cómo te has quedado? Intenta estafar al seguro y le pillan en YouTube. Cuidado con lo que dejamos que otros vean ahí fuera. El mundo es un pañuelo. Digital. Lleno de virus...

Lecturas recomendadas

Lo último en Top Gear