Vas a querer uno de estos microco... coches urban... Bueno, uno de éstos. Y lo sabes

Los coches rusos que llegaron del frío...

No es sencillo explicar qué son los coches de Mirrowcars. Empecemos por la empresa, una start-up rusa presidida por Alexander Malyshev, “autor de la solución”, como reza el cargo con el que firma los comunicados de prensa. Está muy orgulloso (y no es para menos) de haber conseguido el apoyo necesario para que su compañía sea una realidad.

Sin embargo, su ambición no es convertirse en un fabricante al uso, sino vender los derechos de sus creaciones a alguna marca… o ser proveedor de las carrocerías, realizadas en polímero. De momento, propone tres diseños (Mirrow Provocator y los concepts Mirrow StyleT y Mirrow Paradox), basados sobre una plataforma “universal”.

Toyota i-TRIL: así serán los coches urbanos en 2030.

Pero Malyshev se teme que la gente no calcula bien las dimensiones de estos vehículos. Y es cierto, mira las fotos: parecen pequeños y poco espaciosos. Por eso ha preparado una estructura, sin paneles, en la que pueden apreciarse las medidas de los automóviles: 2,7 m de longitud, más altura que una Nissan Titan (con sus 1,90 metros, ojo… y eso que la estructura rusa carece de techo) y una distancia al suelo de 180 mm. Es decir, están pensados para no salir de la ciudad. Son urbanos, pero tan altos como una pick-up gigantesca. La pregunta es si girarán sobre sí mismos.

Sin embargo, las soluciones que muestran y su espacio interior los hacen muy interesantes. La puerta principal está en la zaga, mientras que en los laterales hay “salidas de emergencia”, como en los aviones. Están preparados para cuatro personas y su equipaje, que se coloca entre los asientos (cabe hasta una bicicleta), empleando la longitud total del coche. El comunicado de prensa dice que “la amplitud para las piernas y la postura de conducción son similares a las de un Mercedes Clase E. Sería posible moverse por el pasillo entre las banquetas”. Lo creemos.

Fotos del Lexus UX Concept: el SUV urbano que puedes conducir en 3D

Lo mejor viene ahora: el compartimento para el motor, en el frontal del vehículo, puede alojar una caja de cambios y un propulsor 1.5. Además, se ha dejado hueco suficiente bajo el suelo para los componentes de la suspensión o el depósito de gasolina. Pero, como comenta el CEO de Mirrowcars, “somos defensores de los coches eléctricos, así que hemos garantizado la capacidad energética de nuestra plataforma midiendo el espacio con latas de una conocida bebida, cuyo tamaño es similar a los acumuladores que emplea el Tesla Model S. Han entrado 800 latas, que equivalen a 11.000 unidades de dichos acumuladores. El Tesla lleva 7.104, con los que logra una autonomía de 400 km”. Echad cuentas, visionarios.

La seguridad se cuida con una estructura realizada en polímeros, que aseguran ligereza, combinados con metales capaces de absorber la energía en caso de impacto. Y, atención, “la plataforma puede fabricarse perfectamente utilizando una impresora 3D industrial para elementos como los paneles de la carrocería o los que soportan peso”. Tenemos los ojos tan abiertos como tú.

Lecturas recomendadas