Pasar al contenido principal

Viejas glorias: Volkswagen Escarabajo

Sigue siendo inconfundible, a pesar de los años...

Imagen de perfil de Rebeca Álvarez

Como parte de nuestras viejas glorias hoy damos la bienvenida al Volkswagen Escarabajo, un modelo que ha recibido casi tantos nombres como años tiene: Coccinelle, Fusca, Bu, Volky… aunque el más conocido haya sido Volkswagen Beetle. Los primeros prototipos del Volkswagen Escarabajo aparecieron por primera vez en 1938; de hecho, es el coche con el periodo de producción más largo de toda la historia. Fue Adolf Hitler el que lo planteó como parte de sus intereses de crear un ‘coche para el pueblo’ barato, fácil de mantener, económico y rápido.

Además, tenía que ser capaz de dar cabida a dos adultos y tres niños, alcanzar una velocidad máxima de 100 km/h y su precio no debía ser superior a 990 Reichmarks. No pedía poco, no… A pesar de ello, lo lograron: lograron crear el Volkswagen Beetle. Los primeros prototipos -llamados Kdf-Wagen- aparecieron en los años treinta, sobre la base del Porsche Type 12; de hecho, en el Museo Porsche de Zuffenhausen está expuesta una unidad pues también forma parte de su historia.

 

Volkswagen Escarabajo

 

Cuando llegó la guerra, la producción del Volkswagen Beetle se detuvo y solamente 600 unidades vieron la luz sobre ese periodo, la mayoría de ellas destinadas a satisfacer a los dirigentes nazis; cuando todo acabó, en 1945, la producción se reanudó y lo hizo de una manera importante.

La unidad un millón del Volkswagen Beetle Type 1 salió de la línea de producción en 1954, con un rendimiento superior para su categoría: tenía una velocidad máxima de 115 km/h y alcanzaba el 0 a 100 km/h en 27,5 segundos gracias a su motor de 34 CV. Ahora te parece una nimiedad, pero para la época eran cifras destacables. 

No te pierdas: ¿Sabes qué velocidad alcanza el Volkswagen Beetle más rápido del mundo?

Además, demostró ser un coche fiable, pues en 1952, en la pequeña población de Odenwald en Erbach, 2.000 ‘Beetle’ demostraron la fiabilidad y calidad de los Volkswagen tras haber recorrido más de 100.000 millas (unos 160.000 km) con su motor original: los propulsores de 985 cc y 25 CV eran realmente resistentes y se beneficiaban de ser cuatro cilindros y de avances como la refrigeración por aire o la suspensión con diseño de barras de torsión, los que le dieron también protagonismo. 

Para el año 1972, Volkswagen se había convertido ya en el mayor fabricante de automóviles del mundo, con 15.007.034 unidades producidas, superando el Volkswagen Escarabajo así el legendario récord del Ford T.  En 1999, el Beetle quedó en cuarto lugar en las votaciones para elegir al Automóvil más influyente del Siglo XX, lo que deja claro que el Escarabajo es un coche de culto que a buen seguro seguirá siendo influyente durante otras tantas décadas.

Su última producción oficial se suspendió en Puebla (México) a finales de 2003 -con más de 21 millones de unidades producidas-, con el Volkswagen Escarabajo Last Edition que daría paso a las nuevas generaciones de las que disfrutamos hoy en día, como el Volkswagen Beetle 2016, así como de sus versiones cabrio o incluso de otras más peculiares Volkswagen Beetle Dune
 

Volkswagen Beetle Last Edition
Volkswagen Beetle Last Edition

Lecturas recomendadas