Pasar al contenido principal

Este es Kazunori Yamauchi, el creador del Gran Turismo

Kazunori Yamauchi es el creador del Gran Turismo

Estoy frente a Kazunori Yamauchi, legendario creador del Gran Turismo. Hay muchos resoplidos y esfuerzo mientras empuja un montón de pesas. No es lo que me esperaba cuando me apunté a hacer un recorrido por las nuevas oficinas de Poliphony Digital en Tokio con este gurú como guía. Pero, oye, tienes que seguir la corriente. “Nuestro trabajo es más bien sedentario, así que viene bien tener esto”, dice mientras señala el gimnasio para empleados. 

Las oficinas de Poliphony Digital en Tokio

La razón por la que lo hago es para poder conducir los coches de GT3. Los frenos son más duros que coger todas estas pesas. Debes poder empujar 120 kg para detener uno de esos coches de carreras correctamente”. Me ofrece probar, pero decido hacer pierna otro día.

Es extraña esa forma de verlo, pero  más relevante de lo que piensas. Después de todo, este hombre ha conseguido que su trabajo sea convertir la conducción en una simulación lo más real posible. En 1997 creó el Gran Turismo con el único propósito de hacer que los coches, los circuitos y la dinámica de conducción fuesen tan fieles a la realidad como la tecnología lo permitiese. 

22 años, siete generaciones y más de 80 millones de juegos vendidos 

Con el auge de los e-sports la cosa se pone más interesante que nunca. Kazunori corre de verdad, y dice que transferir tus habilidades desde Gran Turismo al mundo real “ya no es una posibilidad, sino un hecho”. Es un especialista en las 24 Horas de Nürburgring, y hace poco ha probado en la Mille Miglia. “He competido dos años seguidos y es tan divertido y peligroso como el Ring. Estás en la vía pública con tráfico por todos lados y bicicletas en sentido contrario. Y aun así puedes ignorar las señales... durante 16 horas al día y cuatro jornadas seguidas. Hoy son unos 1.800 km. Para incluir todo eso en el juego necesitaría otro tipo de tecnología, pero no es imposible”.

Imagina tu sitio soñado para trabajar. Seguramente se parezca a esto. Ladrillo visto y zonas de descanso. Hay una serie de cabinas en una pared, y en la esquina está la oficina de Kazunori: paredes de vidrio y un orden inquietante. Además de un gong del tamaño de una rueda de camión al lado de su escritorio y al otro varias opciones de tentempié. Un rincón llamado Devil’s Diner en honor a Nürburgring. Crucial para crear un ambiente familiar.

Devil's Diner en las oficinas de Poliphony Digital
 

“Todos los viernes organizamos comidas de fin de semana para los empleados, y sobre las 19 h toca fiesta. Algunos hacen hasta de DJ. Y esta es la pista de baile”, indica señalando justo debajo de sus pies.

Te interesa seguro: el trailer del Gran Turismo 7

Nos lleva por un pasillo en el que veo un casco real de Ayrton Senna, pasando por un lugar para tomar el tradicional té japonés, hasta llegar a la biblioteca. Si te gustan los coches a escala, esto te puede hacer sudar las palmas de las manos. Están todos los modelos que han aparecido desde el primer Gran Turismo, almacenados en cajas. Son los ejemplares que utilizaban para escanearlos. Al lado, Kazunori recoge algo con mucho cariño y nos explica su valor. 

“Ahora recibimos todos los datos de parte de los fabricantes, pero antes teníamos que averiguárnoslas nosotros con estos coches, sin saber cuál era su estructura interna o cómo reflejaban sus faros”. El nivel de detalle conseguido viendo este proceso es sencillamente alucinante.

Casco de Ayrton Senna de Kazunori Yamauchi
 

Llegamos a una nueva parada en la que alguien está desarrollando un nuevo circuito. “Para cada uno hacemos entre 70.000 y 80.000 fotos, y esa es solo una de las fuentes de datos”, afirma Kazunori antes de señalar la pantalla. “Esta es una nube de puntos de escaneo láser. Estos tienen un radio de unos 50 metros y una cámara de 8K y 360º. Está muy cerca de la tecnología LIDAR de los coches autónomos”.

"Para que un equipo de unas 10 personas termine un circuito se necesitan unos seis meses de trabajo”

Esto es para recrear un circuito real. La construcción de uno imaginario lleva aún más tiempo, pues hay que diseñarlo, estudiar la geografía, el clima, la vegetación... Incluso recopilan datos que aún no se pueden usar, como el nivel de agarre en las diferentes secciones. Pero pronto la tecnología permitirá utilizar esta información. 

Nos ponemos tras un desarrollador que tiene un Jaguar Vision GT en su pantalla. “En los datos que recibimos de los fabricantes hay unos siete millones de triángulos que identifican la forma del coche. Hemos de reducirlo, porque si no, no funcionarían en una simulación en tiempo real. Así que esos 7 millones los convertimos en unos 170.000, lo que solo se puede hacer a mano. Date cuenta que un coche en movimiento en el juego significa que se dibuja en la pantalla 60 veces por segundo.

Jaguar Vision Gran Turismo
 

Otro monitor muestra otra visión del coche; la cámara gira a su alrededor y las condiciones de luz cambian constantemente. “Así es como verificamos que las superficies son perfectas y que responden de la manera correcta a los reflejos”. Lo miro atónito. Es perfecto, más de vídeo 4K que de videojuego. 

No luce nada mal, y eso nos lleva a otro de los grandes legados de Kazunori: crear una plataforma para que las marcas fabriquen diseños espectaculares de modelos Vision GT salvajes, sin tener que preocuparse por las regulaciones de las autoridades, la física o el coste de su construcción. 

Todo comenzó en 2008 con el GT de Citroën, y alcanzó velocidad de crucero con el Mercedes Vision GT en 2013.

“Siempre pensé que los coches más fantásticos estaban esperando a ser descubiertos, solo hacía falta encontrar una razón para que se dieran a conocer”, dice Kazunori. “Pensé que si creaba esa razón, todos los diseñadores de las marcas no podrían evitarlo y comenzarían a crearlos. Hoy en día es difícil hacer coches sugerentes, así que tuve la premonición que ofreciendo esta posibilidad brotaría la pasión de los diseñadores”.

Lamborghini Vision Gran Turismo
 

Pero, ¿a dónde puede llegar un visionario como Kazunori con esta idea? “Gran Turismo fue creado con un equipo de 15 personas trabajando sin descanso durante 5 años seguidos. Hoy en día se necesitan a 200 trabajadores currando a lo largo de tres o cuatro años para desarrollar algo decente porque la calidad y la cantidad demandada por el mercado es mucho mayor”, explica mientras asiente con la cabeza. 

“Pero en comparación con otros títulos de Gran Turismo somos un equipo pequeño. Nos conocemos, tenemos fiestas los fines de semana... es como si estuviéramos en la misma clase del instituto. Y nos encontramos muy cómodos así”.  

Un texto de Jack Rix

Buscador de coches

Y además