Bentley Flying Spur W12 S: el máximo lujo a 325 km/h

Para viajar a un nuevo nivel...

Imagen de perfil de Alex Aguilar

Dicen que el tiempo no se puede comprar y que, por mucho dinero que tengas, jamás podrás detener su paso. Pues vale. Pero lo que sí puedes comprar si te pesan los bolsillos lo suficiente es el nuevo Bentley Flying Spur W12 S, capaz de alcanzar los 325 km/h. Porque no puedes pagar por el tiempo, pero sí por gastar menos en llegar a cualquier parte. 

La fiebre del oro: Probamos el Bentley Bentayga en California

Sí, el Bentley Flying Spur W12 S es espectacular y tiene todos los lujos que se pueden esperar de un vehículo de la firma inglesa afincada en Crewe. Pero lo mejor no termina ahí, porque lo bueno viene al mirar bajo el capó: la nueva berlina tiene un gran corazón de 12 cilindros biturbo y seis litros de cubicaje capaz de entregar 635 CV y 820 Nm de par a las cuatro ruedas gracias a un sistema de tracción total con un reparto del 40/60 a los ejes delantero y trasero, respectivamente. 

Olvídate del iPhone: el móvil más pijo del mundo también es de Bentley

¿Y en qué se traducen todas estas escandalosas cifras? En una aceleración de 0 a 100 en 4,5 segundos y una velocidad máxima de 325 km/h -es la primera berlina de Bentley que lo logra- que, unidas a una afinada puesta a punto de suspensiones, hacen de la conducción del Flying Spur W12 S una experiencia explosiva pero a la vez suave y amigable. Si tienes suficiente dinero como para poder permitirte un chófer, no lo compres: querrás conducirlo a diario y estarás pagando un sueldo en balde... 

Pero no todo en el Bentley Flying Spur W12 S es potencia y velocidad. También hay espacio -mucho, porque las dimensiones del coche son de 5,295 metros de largo por 1,976 de ancho y 1,488 de alto- para los detalles que lo diferencian de sus hermanos de gama más formales -tan formales como pueden serlo las versiones V8, V8 S y W12-: el nuevo S incorpora una nueva tapicería, luces oscurecidas específicas y, sobre todo, unas enormes llantas de 21 pulgadas y siete brazos que en opción pueden tener 5 radios y un acabado negro brillante o mate. ¡Ah! Y también puedes equipar tu Spur con un potente equipo de frenos carbocerámicos que puedes elegir con pinzas de color negro o rojo en función de lo macarra discreto que seas. 

Se acercan las Navidades y yo que tú empezaría a portarme muy bien: para que te traigan este Bentley Flying Spur W12 S los Reyes Magos tendrás que haber hecho muchos méritos... o sobornado pero bien al observador de Sus Majestades... 

Lecturas recomendadas