Las 13 cagadas en la historia de las carreras que debes conocer

La historia de las carreras automovilísticas está repleta de errores que, de una u otra forma, han dejado en evidencia a sus protagonistas. Aquí tienes algunas de las mayores cagadas del mundo del motor.

Imagen de perfil de Javier Prieto
Accidente Rally

La historia de las carreras de coches no solo está escrita con luchas épicas y grandes triunfos. También existe el lado oscuro, aquellos triunfos que ya fuera por accidente, avería o error humano dejaron, por decirlo de alguna forma, con cara de tonto a sus protagonistas. Aquí tienes una recopilación de 13 cagadas en la historia de las carreras que han pasado a la posteridad. Hay muchas más, pero estas son una buena muestra.

1. En las 24 Horas de Le Mans de 1999, el Toyota nº 2 perseguía al BMW que lideraba la prueba. Pero cuando iba a adelantarlo, sufrió un pinchazo y terminó segundo.


2. Sebastien Loeb choca frontalmente con el Citroën de su compañero de equipo, Conrad Rautenbach, en ¡un tramo de enlace! del Rally de Jordania 2008. Los dos abandonaron la prueba. Inaudito.

3. En una etapa del fatídico Rally de Inglaterra, Carlos Sainz trató de esquivar unos ¡troncos! que se encontró en medio del camino. Como resultado, acabó con el Subaru en la cuneta y el piloto dejó una de sus frases para la historia: “la cagamos, Luis”. Perdieron cualquier opción de conquistar otro título.

4. Pero su actuación más desgraciada se produjo en el Rally de Inglaterra de 1998. Apenas quedaban 500 metros para el final de la carrera que lo convertía en campeón por 3ª vez, cuando una biela le apartó de la gloria. La frase de Luis: “trata de arrancarlo, Carlos” es todo un monumento audiovisual a la mala suerte.

 

No te pierdas: Entrevista a Carlos Sainz. Cómo hacer un piloto de rallys

5. Jean Ragnotti, talentoso piloto francés conocido como Jeannot, perdió un Campeonato de Francia de Rallys en 1988 de una de las maneras más ridículas que se recuerdan. El galo, acostumbrado a cruzar la meta marcha atrás o haciendo trompos, quiso ir más allá en sus celebraciones. Y en una de las pruebas, que estaba a punto de concluir, no se le ocurrió mejor cosa que tratar de saludar a los periodistas presentes en el sector final sacando una pierna por la ventanilla de su Renault Clio. Acabó con el coche contra los arbustos y los árboles de la cuneta.

 

6. Nigel Mansell en el GP de Canadá de 1991 lideraba la prueba en su última vuelta. Redujo la velocidad de su bólido para saludar de forma triunfal al público. El monoplaza acabó parándose en medio del trazado... y del bochorno general en las gradas. La victoria se la llevó un incrédulo Nelson Piquet. 


7. Vittorio Brambilla venció en el GP de Austria de 1975. Lo festejó cruzando la meta con los brazos en alto y estrellándose contra el muro. No volvió a llegar el primero en ninguna carrera, quizá ruborizado por su acción.

 

8. Alain Prost, uno de los mejores pilotos de F1 -muy a mi pesar-, cometió un error imperdonable. Fue en la vuelta de formación del GP de San Marino de 1991, cuando se salió de la pista. El bochorno ante los tifosi ferraristas fue espectacular y todavía se recuerda. Para enmendar su error, manifestó que prefería conducir un camión a ese bólido.

 

No te pierdas: Echemos la vista atrás. Senna en el Gran Premio de Mónaco de 1990

9. Ayrton Senna lideraba con solvencia el GP de Mónaco de 1988. Pero, tras recibir por radio el mensaje de Ron Dennis, jefe del equipo McLaren, para que aminorara el ritmo, el brasileño se desconcentró y terminó contra las protecciones monegascas.


10. Lewis Hamilton, en el GP de Malasia 2013, paró en el box de su antiguo equipo McLaren, en vez de hacerlo en el de Mercedes, su escudería en ese momento.

 

11. Michael Schumacher, el piloto más laureado de la historia -lo cual no es sinónimo del mejor-, se equivocó de posición en la parrilla del GP de Hungría de 2012. A este bochorno se sumó el hecho de apagar el motor de su monoplaza en cuanto supo que se abortaba la salida. Como resultado de estos dos lunares monumentales, tuvo que iniciar la prueba desde el pit lane, al que llegó empujado por los operarios de pista.


12. Ferrari cometió en el GP de Abu Dabhi 2010 el mayor error de estrategia que se recuerda en muchos años. Desde el muro rojo se le ordenó a Alonso que cubriera la posición con el australiano de Red Bull, Mark Webber, que había entrado prematuramente a boxes, y que dejara libre a Sebastian Vettel. El alemán aprovechó el regalo de Maranello y se proclamó el campeón del mundo más joven.

 

13. Red Bull no estuvo muy fino en uno de sus pit stop en Mónaco 2016. Su piloto Daniel Ricciardo entró a boxes y la sorpresa fue mayúscula al comprobar que los mecánicos no tenían dispuestos los neumáticos para realizar el cambio. Perdió unos cuantos segundos que resultaron vitales para que se esfumaran sus opciones de triunfo en Montecarlo.

Lecturas recomendadas