Pasar al contenido principal

Opinión: ¿tienen sentido las carreras de coches autónomos?

Hombre de poca fe, ¡dales una oportunidad!

Imagen de perfil de Rebeca Álvarez

Son las 6:30 de la mañana y me dirijo a Valencia. La carretera por la que circulo es buena, está tranquila y apenas hay tráfico.  “¡Este podría ser un magnífico momento para conducir un coche autónomo!”, -pienso; mientras pienso también en que tengo que enviar un par de correos eléctronicos que ayer olvidé. Sin embargo, no hay forma de hacerlo en ese momento, pues soy yo quien lleva el volante y eso es lo que mantiene toda mi atención en la carretera.

¿Sabes cuáles son los niveles de conducción autónoma?

Sin embargo, el asunto de los coches autónomos sigue durante un rato rondando en mi cabeza... sobre todo teniendo en cuenta el lugar al que me dirijo. En el Circuito Ricardo Tormo de Valencia se están celebrando los test de la Fórmula E y ese es mi destino final; además, allí deberían estar también los chicos de Roborace, que promete ser la primera carrera de coches autónomos del mundo y evento soporte de la nueva competición eléctrica, aunque finalmente no hayan acudido a la cita. 

“Espera, ¿has dicho carreras de coches autónomos? ¡Estás loca!” No, no lo estoy y en efecto, eso de “el hombre y la máquina” sobre la pista podría desaparecer en algún momento, aunque sea de manera puntual y localizado en esta futurista competición. 

Para entender si las carreras de coches autónomos tienen sentido, echemos un vistazo a lo que propone su 'hermano', la Fórmula E. En una entrevista con André Lotterer, el piloto de Porsche en el WEC y desde ahora, también de TECHEETAH en la FE asegura que las nuevas competiciones “no están aquí para acabar con lo tradicional”, sino para complementarlo.

 

 

Al igual que hace años la Fórmula 1 sirvió para dar espectáculo y a su vez, para ayudar a los fabricantes a desarrollar la seguridad de la que hoy disfrutamos en nuestros coches, la Fórmula E pretende hacer lo mismo con la autonomía de los coches nuevos eléctricos, la gestión térmica y la distribución de las baterías, por ejemplo.

Entonces, ¿qué podemos esperar de los vehículos autónomos? En declaraciones a CNN, Lucas di Grassi, CEO de Roborace, explicaba que este es, más o menos, el mismo cometido de las carreras de coches autónomos. “No queremos que esto sea competición, sino que queremos llegar allí donde la competición no puede llegar por motivos de seguridad”, explica.

¿Son estos los Fórmula E del futuro?

Hace unos días tuve ocasión de hablar con el Subsecretario General de la ONU, Nikhil Seth, sobre seguridad vial y aseguraba que los expertos confirman que, actualmente, la inteligencia artificial de los coches autónomos está al “nivel de un niño de cuatro años”. Por tanto, puede que tengamos que dar una oportunidad también a las carreras de coches autónomos y confiar en las palabras de Di Grassi: “es una plataforma para promocionar las tecnologías autónomas y para convencer a los espectadores de que deben confiar en ella”. Es decir, un banco de pruebas para los fabricantes del que tú podrás beneficiarte, ¿quizá como ayuda para alcanzar el objetivo de cero víctimas de tráfico?

 

 

En definitiva, que todo eso del sonido de los motores está muy bien y tal, pero el mundo está evolucionando y la competición de motor ha de adaptarse a él también. No temas, los que más saben de esto -pilotos y demás familia- aseguran que podrás seguir disfrutando de las carreras tal y como las conoces hasta ahora... 

Sin embargo, lo más importante es que quizá el día de mañana agradezcas en algún momento la ayuda de un vehículo autónomo y entonces entenderás que estas carreras sí que tenían sentido. A lo mejor volverás a leer esto algún día, mientras tu coche te lleva a Valencia. En el año 2050... 

Lecturas recomendadas