Pasar al contenido principal

5 accidentes de F1 que cambiaron su seguridad... y la historia

Algunos siniestros, además se suponer pérdidas humanas y deportivas irreparables, ayudaron a reducir los riesgos de la competición

Imagen de perfil de Javier Prieto
accidentes F1 que influyeron en la seguridad del Gran Circo

Hoy te presentamos los 5 accidentes de F1 que cambiaron sus medidas de seguridad y... la historia deportiva de la competición. Los siniestros de Roger Williamson (Holanda 1973), Ronnie Peterson (Italia 1978), Gilles Villeneuve (Bélgica 1983), Ayrton Senna (San Marino 1994) y Mika Hakkinen (Australia 1995) son los protas que influyeron en esos dos aspectos primordiales de la carreras. Detrás de esas desgracias llegaron mejoras que hicieron menos peligrosa la Categoría Reina... aunque algunos ilustres nombres del motor se quedaron por el camino.

 

Holanda 1973, una tragedia evitable    

En el GP de Holanda de Fórmula 1 de 1973 se presentó un prometedor piloto de 25 años llamado Roger Williamson. Ilusionado con su segunda carrera en la especialidad, tomó la salida aquel fatídico 29 de julio en Zandvoort. Su March-Ford sufrió el reventón de una rueda, chocándose contra las barreras y recorriendo ¡boca abajo! casi 300 metros. El monoplaza se convirtió en una bola de fuego, mientras el deportista inglés pedía auxilio atrapado en su interior. Uno de los rivales y amigos, David Purley, se detuvo para intentar rescatarle. Pero el coche pesaba demasiado para que él solo pudiera darle la vuelta.

 

 

Viendo la inoperancia de las asistencias, superadas por lo que tenían ante sus ojos, Purley trató de apagar el fuego con un extintor. El público allí presente se apercibió de lo que pasaba e intentó saltar a la pista para echar una mano, impidiéndolo el personal de seguridad. Finalmente llegaron los bomberos, pero Williamson ya había muerto. Al menos el despropósito sirvió para poner el foco en la necesidad de diseñar planes coordinados que evitaran estas negligencias. Poco a poco el Gran Circo se iría concienciando de la necesidad de establecer protocolos que evitaran despropósitos similares. Por eso mismo, lo consideramos uno de los accidentes de F1 que cambiaron su seguridad y la historia.

 

Italia 1978: la muerte de Peterson lo cambió todo

Cinco años más tarde se vivió en el GP de Italia de 1978 otro de los hechos más lamentables que se recuerdan en la Categoría Reina. Tras una salida caótica por culpa del responsable de la misma, se produjo un accidente múltiple en el centro del pelotón. James Hunt embistió al viejo Lotus 78 de Ronnie Peterson, que acabó empotrándose frontalmente contra las vallas. El coche salió rebotado al medio de la pista donde también fue golpeado por Vittorio Bambrilla. El coche de Peterson registró un pavoroso incendio. Hunt, que los tenía cuadrados, rescató de las llamas al sueco, todavía con vida.

 

 

Peterson estuvo tendido en el asfalto cerca de ¡20 minutos! sin recibir ayuda por el cordón policial impediendo que nadie acercara, entre ellos un doctor. Por fin se le trasladó a un hospital aunque falleció al día siguiente con 34 años. Sid Watkins, un joven neurocirujano contratado por el capo del Gran Circo, Bernie Eclestone, puso el grito en el cielo por la forma de actuar en Monza. Enfurecido se fue a hablar con él y le exigió la implementación de una serie de actuaciones que impidieran hechos como ese. 

 

 

Desde la siguiente prueba, el GP de los Estados Unidos, Watkins ya tenía a su disposición un vehículo con el que desplazarse enseguida al lugar del incidente dentro de cada circuito. Nacía así el coche médico de la F1. Además logró que el helicóptero de emergencias estuviera en todos los  trazados durante los tres días de competición. Está claro que en el Templo de la Velocidad se vivió uno de los 5 accidentes de F1 que cambiaron su seguridad y la historia.  

 

Bélgica 1982: Villeneuve, el campeón sin corona

Gilles Villeneuve perdió el GP de San Marino cuando su compañero Didier Pironi se saltó las órdenes de equipo y le adelantó en la última vuelta. Dos semanas después, el canadiense fallecía en el GP de Bélgica intentando mejorar el crono del 'Judas' francés en Zolder. Su Ferrari 126C2 se topó con un coche que circulaba muy despacio y no pudo esquivarlo. La brutalidad del piñazo hizo que el coche rojo saliera volando y que el corredor fuera despedido de su habitáculo. De ese modo perdimos a uno de los mayores talentos con apenas 32 años, quien posiblemente se habría coronado en la especialidad.

 

 

Australia 1995: Hakkinen, una traqueotomía y el HANS

Durante el GP de Australia 1995, Mika Hakkinen se incrustó a 200 km/h contra las protecciones por culpa de un pinchazo. Quedó atrapado e inerte dentro de su McLaren MP4/10, donde apenas podía respirar. El golpe le fracturó el cráneo y se salvó gracias a una traqueotomía y unos masajes cardíacos del personal sanitario.

 

 

El Profesor Watkins, consciente de la exposición de la cabeza y el cuello de los corredores en los siniestros, creó una comisión de estudio. Y en ella se abordó la necesidad de incorporar un nuevo elemento de protección para esa zona del cuerpo humano. Años más tarde, y después de evaluar la eficacia de diversos dispositivos, se implementó el HANS (Head and Neck Support, por sus palabras en inglés). Desde 2003 es obligatorio y su uso se extendió a la mayoría de las disciplinas automovilísticas. Otro de los 5 accidentes que cambiaron la seguridad y la historia de la F1.  

 

Ímola 1994: El adiós de un mito llamado Senna 

Por cuestiones obvias, finalizamos con el tristemente famoso GP de San Marino 1994. Tras el accidente de Rubens Barrichello el viernes y la muerte de Roland Ratzenberger en los entrenos del sábado, el pesimismo y la tristeza invadieron el paddock del Circuito de Ímola. Ayrton Senna, muy afectado por lo acontecido, dudó si competir o no en la carrera. Finalmente, tomó la salida que tuvo que repetirse por un choque.

 

 

En la reanudación su Williams FW16 se salió recto en la maldita curva de Tamburello, camino del Olimpo de la Velocidad. Nacía un mito, una leyenda, la del más grande. La tragedia del tricampeón hizo que se revisaran y mejoran una larga lista de cuestiones relacionadas con la seguridad de los trazados, monoplazas y corredores. Ése fue su último y gran legado.

Si después de leer el post de los accidentes de F1 que cambiaron su seguridad y su historia quieres más del tema, no te pierdas la galería que aparece debajo de estas palabras. 

 

Lecturas recomendadas