Pasar al contenido principal

La historia de los coches médicos de la F1

Desde su primera presencia en 1978, los coches médicos de la F1 han evolucionado un montón. Veamos cómo ha sido ese proceso, esencial para la mejora en la seguridad de la Categoría Reina.

Imagen de perfil de Javier Prieto

Después de ocuparnos de la evolución de los safety cars, hoy toca la historia de los coches médicos de la F1.

Desde su llegada a la F1 a finales de los 70 y hasta la actualidad, los medical cars no han parado de evolucionar. Precisamente ese proceso de mejora y desarrollo es lo que te queremos contarte en este post.

Por cierto, si quieres saber cómo serán los coches de F1 2017 haz clic en el enlace. 

Llegan los coches médicos de la F1 

Hablar de la implantación de los vehículos de emergencias más rápidos del mundo, es hacerlo del doctor Sid Watkins. Tras comprobar cómo las asistencias tardaron unos ¡20 minutos! en auxiliar al corredor sueco Ronnie Peterson en el GP de Italia 1978, el famoso neurólogo inglés y presidente de la comisión de la FIA, pensó que negligencias como la que acabaron costándole la vida a Peterson en Monza, no podían repetirse.

 

 

Y ni corto ni perezoso se fue a hablar con Bernie Ecclestone, el capo del negocio por aquel entonces. Cómo sería la conversación que mantuvieron que a partir de la siguiente carrera, el GP USA 1978, se instauró la presencia en los circuitos de un vehículo que estaría a disposición del galeno. 

De esta forma, Watkins podría personarse en el lugar del accidente lo más rápido posible para evaluar la gravedad de las lesiones sufridas por los corredores. Y por si fuera poco, el coche médico se situaría al final de la parrilla antes del inicio de la prueba y completaría detrás del pelotón la primera vuelta de la misma. 

 

 

Como puedes comprobar en los vídeos que aparecen sobre y debajo de estas líneas, los coches médicos de la F1 eran bastante rudimentarios en los años 80 y mediados de los 90. En realidad estaban en consonancia con la tecnología de la época y claro, no se le podían pedir peras al olmo.

 

 

Para que te hagas una idea de ello, te damos un par de ejemplos de aquellos modelos. Uno de ellos, un Opel Astra que trabajó en el fatídico GP de San Marino 1994; y otro, un Renault Laguna Break que se pudo ver en acción en el GP de Portugal 1996.

Antes de esos rudimentarios medical cars de la F1, en 1984 un Mercedes AMG Clase E Coupé adelantó la llegada en la década siguiente de la marca de la estrella como coche médico oficial.

Mercedes: los medical cars oficiales

Desde 1996, igual que sucedió con los safety cars, los coches médicos oficiales llevan el sello de Mercedes. Durante ese año y parte del siguiente se utilizó un Mercedes AMG C 36 (W 202). Después, en 1997 le tomó el relevo un E 60 AMG (W 210).

A partir de 1998 se decidió que todos los medical cars tuvieran la carrocería familiar o wagon, ya que sus enormes maleteros ofrecían un gran espacio para transportar el instrumental de urgencias.

 

 

El primero fue un impresionante AMG C 55 Estate (S 202) empleado hasta el 2000. En 2001 fue reemplazado por el AMG C 32 Estate (S 203), el cual estuvo vigente hasta 2003.

En las temporadas 2004, 2005, 2006 y 2007, la marca de la estrella se decidió por un C55 AMG Estate (S 203). Y desde 2008 hasta 2014, le tocó el turno al AMG C63 Estate (S 204), el cual fue sustituido en 2015 por un AMG C63 S Estate (S 205).

 

   

 

Lecturas recomendadas

Lo último en Top Gear