Las 5 mejores salidas de Fernando Alonso en la F1

Fernando Alonso nos ha regalado algunas salidas increíbles de F1. Actuaciones marca de la casa que permanecen en nuestras retinas.USA 2004 o España 2011 están entre las mejores. Abróchate el cinturón que arrancamos.

Imagen de perfil de Javier Prieto

Fernando Alonso es posiblemente uno de los 5 mejores pilotos de la F1. Nos ha regalado grandes arrancadas y algunas de ellas están entre las 5 grandes salidas del Gran Circo. Prepárate porque hoy vamos a ofrecerte las más brillantes protagonizadas por el Nano. En esta selección hemos tenido en cuenta por un lado el número de posiciones ganadas. Y sobre todo la dificultad técnica y la espectacularidad de esas arrancadas. Tampoco nos hemos olvidado de los rivales ante los que se realizaban.  Por si estos criterios no fueran suficientes, te contamos que algunas de estas maniobras son las favoritas del propio Alonso.

Por todo ello, te recomendamos que te abroches el cinturón de seguridad. Las emociones de las imágenes te van a dejar pegado al sillón. Los motores y la adrenalina suben de revoluciones, engranamos la primera marcha y... partimos inmediatamente. 

Iniciamos nuestro ranking de salidas con el GP de Singapur 2013. El 25 de septiembre, el asturiano partió  y escaló hasta la plaza en un abrir y cerrar de ojos. Primero se pegó al muro y después realizó un adelantamiento por el exterior de la primera curva simplemente genial. Y todo ello con su Ferrari, un bólido muy inferior a los Mercedes y Red Bull. Terminó la prueba en el mismo puesto en el que la inició penalizado por el pobre rendimiento de su F138. Por aquel entonces, el ovetense estaba todavía en el segundo año de su particular a crucis en Maranello.  Pero dejó un sello de calidad que los aficionados supimos apreciar.

 El Autódromo Nazionale di Monza fue testigo de una arrancada -hazaña- alucinante. El 11 de septiembre de 2011 es una fecha que los tifosi no olvidarán. Aquel día, el bicampeón español no dudó en transitar por la hierba del exterior del asfalto italiano para superar a dos monoplazas de una tacada. En el primer giro subió a lomos de su F150 desde la 4ª a la 1ª plaza. Desgraciadamente, la pobre mecánica de su Pollino Rampante  le impidieron vencer. No obstante, la leyenda dice que las gradas todavía siguen con el pulso acelerado. 

En el GP de Estados Unidos 2004 el ovetense selló una de sus mejores salidas. Aquel 20 de junio, los yanquis se enteraron de quieren era el piloto del R24. Algunos espectadores derramaron sus refrescos y palomitas al saltar de sus asientos. Nadie daba crédito. En la parrilla estaba situado el 9º. Y nada más ver el semáforo verde se lanzó a una remontada épica. Las imágenes parecen un juego de la Play Station, con el Renault azul adelantando monoplazas por la izquierda y por la derecha. La guinda fue un por fuera que les pegó en el primer giro a 3 bólidos. ¿Había hueco para ello? No, pero Alonso se lo inventó. Talento en estado puro.  

El año pasado los bosques de Spa vivieron una actuación memorable del astur. En la parrilla del GP de Bélgica 2015, estaba hundido en el 20º lugar. Pero los grandes campeones no se rinden y demuestran su carácter en las adversidades. Y lanzó a su penoso MP4-30 hacia el éxito. Después de recorrer unos cuantos metros ya había adelantado a varios coches. Y en el primer giro ya estaba el 12º, tras quitarle las pegatinas a monoplazas muy superiores a su tortuga. Fernando es capaz de exprimir el máximo incluso de una tartana como el McLaren de 2015. Una salida impensable.

Y llegamos a la considerada por expertos, seguidores y el propio Alonso como su mejor arrancada. Siempre ha manifestado que le motiva especialmente correr en su país, aquí siente especialmente el calor de sus compatriotas. Por eso, en el GP de España 2011 llegó al final de recta el primero, tras partir 4º. Delante de él, los dos Red Bull modificaron varias veces sus trazadas en una cruel lucha fratricida por la cabeza de la prueba. Fernando, detrás de ellos, agazapado con su Ferrari. Fue capaz de cogerles el rebufo y encontrar un espacio imposible por el interior. Una apurada de frenada antológica. Sin embargo, solo pudo cruzar la meta el 5º, lastrado por el F150 ¡Cuánto talento desperdiciado! Parafraseando la letra de unas de las canciones de mis idolatrados Secretos: el tiempo que ha perdido en aventuras sin sentido.

 

 

Lecturas recomendadas