Los 5 pilotos más fiesteros de la historia de la F1

Algunos pilotos de la F1 han destacado tanto en su profesión como por sus conquistas amorosas y sus excesos. Personajes que han vivido tan rápido como han conducido. Mujeres, fiestas y algunas otras cosas han sido el complemento de sus carreras.

Imagen de perfil de Javier Prieto

Tras muchas peleas, escogemos a los 5 mejores pilotos de Fórmula 1

Ah, los pilotos de F1 más fiesteros. Hubo un -feliz- tiempo en el que los jefes de prensa, los managers, los asesores de comunicación y los sponsors no existían en el mundillo de las carreras. Esa raza de perros de presa, especializada en controlar todos los movimientos de los pilotos hasta extremos insospechados, todavía no había nacido. Y los ases del volante lo tenían más fácil para hacer lo que les diera la gana con su existencia. Siendo joven y famoso, ¿quien quería ser un monje cartujo? Muy poquitos...o ninguno.

Ferrari, F1

Hablamos sobre todo de los años 60, 70 y principios de los 80. Las estrellas de la velocidad tenían libertad para dar rienda suelta a su lado más golfete. Y claro, como la cabra -automovilística- tira al monte, siempre hubo un grupo de díscolos corredores. Los placeres terrenales y algunos excesos poco recomendables, formaban parte del día a día. Y es que el temperamento también parece otro: mira cómo se lió a mamporros Nelson Piquet en el GP de Alemania de 1982 contra Eliseo Salazar tras chocar sus monoplazas.

A ver, no nos engañemos. Desde los inicios de la F1, pilotos con ganas de fiesta y los saraos previos a la disputa de los grandes fueron una constante. A través de ellos, se promocionaba la competición. Y donde hay saraos y gente VIP, ¿qué abunda? Pues además del champán francés, hermosas señoritas atraídas por la personalidad de los héroes de la velocidad. Y claro, como la carne es débil, algunos de los corredores se entregaban intensamente a esos placeres mundanos. Esas ovejas negras del paddock hicieron de las juergas, las aventuras amorosas y el hedonismo, por decirlo finamente, su leit motiv. Ya lo decía el popular refrán: el hombre es fuego; la mujer, estopa; llega el diablo y sopla.

Ayrton Senna en su McLaren en Mónaco

Eso de los pilotos fiesteros, desgraciadamente son una especie en peligro de extinción. Sin embargo, no te pienses que en la actualidad solo existen santurrones subidos a sus monoplazas. También los hay que se saltan los convencionalismos y las reglas impuestas por los patrocinadores y sus superiores.

En ese selecto club de vividores aparecen nombres como James Hunt, Kimi Raikkonen con sus raikkonadas, Clay Regazzoni, Eddie Irvine y Lewis Hamilton, que han pilotado además los mejores coches de Fórmula 1. La lista de ilustres gamberros y de sus andanzas podría ser más extensa. Pero tampoco era cuestión de ponerte los dientes largos. Con este top 5 tendrás bastante. 

Lecturas recomendadas