Pasar al contenido principal

El día en que Nigel Mansell dio un paseo a Ayrton Senna

¡Qué tiempos aquellos! (en los que nadie esperaba vivir una cuarentena)

Imagen de perfil de Rebeca Álvarez
Mansell Senna GP Gran Bretana F1

A pesar de nuestros intentos por contarte cómo ver la F1 esta temporada, el maldito bicho del coronavirus nos ha dejado, de momento, sin carreras. Entendemos, claro está, que esto es fundamental y necesario dada la gravedad del asunto y apoyamos esta medida al 100%, así que por nuestra parte vamos a intentar amenizarte la cuarentena... Por eso, hoy nos hemos acordado de algo entrañable: el día en que Nigel Mansell dio un paseo a Ayrton Senna.

No te pierdas: ¿Sabes cuánto cuesta el perfume de la Fórmula 1?

Así que, para distraer la mente, hablemos de carreras. En especial, de lo que ocurrió a mediados de temporada en 1991. Por aquel entonces, Ayrton Senna pilotaba el McLaren MP4/6 y había logrado ya cuatro poles y cuatro victorias (Estados Unidos, Brasil, San Marino y Mónaco). 

Parecía imparable, así que afrontaba el Gran Premio de Gran Bretaña con confianza y ventaja. Sin embargo, era consciente de que Nigel Mansell, por aquel entonces a los mandos del FW14, venía pisando fuerte. De hecho, Mansell logró ganar el Gran Premio de Francia previo a la cita británica en el circuito de Silverstone, que tendría lugar el 14 de julio de aquel año. Y su tesón continúo ese fin de semana... 

 

 

Logró la 'pole position' en clasificación, también la vuelta rápida con un tiempo de 1 minuto y 26,379 segundos y... la carrera. Puede que Senna ganara ese año el campeonato (su tercero y lamentablemente, último) pero Mansell logró también algo muy especial: el triunfo en su casa.

Protagonizó, además, uno de los momentos históricos de la Fórmula 1 más recordados: cuando Senna se quedó sin combustible a final de carrera, en la vuelta 58 de 59, Mansell tuvo el detalle de recogerle en su monoplaza y llevarle de regreso al 'pitlane'.

Por suerte, alguien tuvo el detalle de fotografiarlo y hoy en día podemos mirarlo con cariño: ese día, Mansell demostró ser campeón... y un caballero. 

Y además