Pasar al contenido principal

¿Dónde está la moto de Héctor Barberá? El equipo le acusa directamente de su robo

Escándalo en el mundial de Supersport.

superbikes supersport yamaha circuito 80

Los últimos años de Héctor Barberá no han sido, a buen seguro, los imaginados por él, su familia o sus seguidores: el el despido de Héctor Barberá por parte del equipo Pons de Moto2 fue su penúltimo drama. El piloto valenciano no levanta cabeza y después de dejar el mundial de motociclismo, ahora tiene que dejar también el mundial de superbikes. La moto de Héctor Barberá ha desaparecido y según los miembros del equipo Team Toth, podría haber sido el propio piloto el que la hubiese robado.

Te interesa: MotoGP en DAZN, todos los detalles sobre el 'Netflix' de MotoGP

Lo que está claro es que una moto así no desaparece del paddock de un circuito así como así. Al parecer, el equipo está pasando por graves problemas financieros y Héctor Barberá comentó poco después de producirse los hechos que no podría participar en la carrera, que no tenían medios para asegurar la seguridad del resto de pilotos y la suya propia de cara a la carrera. 

La gran sorpresa para todos saltó cuando se anunció a bombo y platillo que habían robado la moto de Héctor Barberá y que este no podría salir a la pista por este motivo. De primeras sonó excesivamente extraño: ¡parece imposible poder robar una moto de esta manera! “Lo que empezó como un sueño acaba como una pesadilla.” Afirmó el piloto español.

 

Héctor Barberá da positivo en un control de alcoholemia

 

El proyecto empezó cogido con pinzas,con una moto prácticamente de calle y con lo mínimo imprescindible en el apartado técnico. Pocos repuestos y un motor que llegaba a Valencia con demasiados kilómetros y sin repuesto a la vista. Un panorama absolutamente negro para Héctor y su equipo. Al parecer, el principal patrocinador de la escuadra dejó de aportar dinero y obviamente sin apoyo financiero es imposible seguir luchando sobre la pista.

 

¿Dónde está la moto de Héctor Barberá? Más claves

Ahora bien. ¿Qué ha pasado con la moto? ¿Es necesario simular un robo para anunciar que económicamente no es viable un proyecto? Nadie sabe qué ha ocurrido con la moto, pero el equipo ha denunciado el robo a la Guardia Civil y apuntan a que el principal sospechoso es el propio piloto. Es posible que con la rabia e impotencia que sentía por las noticias que llegaban del equipo, Barberá haya sustraído la moto para evitar correr y para mediatizar su situación casi dramática.

Echa un vistazo a las mansiones con ruedas de los 'made in Spain' de los campeones de MotoGP

Pero lo que está claro es que las consecuencias pueden ser mucho peores. Héctor Barberá lleva ya un tiempo caído en desgracia. Varios casos de conducción bajo los efectos del alcohol y una agresión a su pareja le han convertido en una especie de ‘oveja negra’ del motociclismo de la que nadie quiere saber nada. Si ahora encima lo acusan también de robar su propia moto, podría suponer el punto y final a una carrera que hace pocos años resultaba prometedora y que escándalo tras escándalo se ha ido diluyendo como un azucarillo en un café hirviendo.

 

Lecturas recomendadas