Pasar al contenido principal

Opinión: ¿cuál debería ser la tasa máxima permitida de alcohol en sangre?

A veces 'nada' puede significar todo…

Imagen de perfil de Rebeca Álvarez
Control de alcoholemia

La respuesta puede parecer sencilla y sin embargo no lo es… ¿Cuál debería ser la tasa máxima permitida de alcohol en sangre? Veamos, antes de nada, lo que dice actualmente la ley. Aquellos conductores con más de dos años de antigüedad del carné no pueden conducir con más de 0,5 gramos por litros en sangre y 0,25 miligramos por litro en aire expirado.

Los conductores noveles y profesionales de la conducción, sin embargo, no pueden excederse de 0,3 gramos por litro en sangre y 0,15 miligramos por litro en aire expirado. Poca diferencia... Sin embargo, donde sí hay importantes diferencias es en la forma en que el alcohol afecta al organismo, pues no es igual para todos. Con esa tasa de alcoholemia, una persona puede estar capacitada para conducir mientras que otra... no. 

No te pierdas: Preparan 300 motos de la Guardia Civil con alcoholímetros y detectores de drogas

Y seguro que te suena este ejemplo: alguna vez te has tomado un par de cañas y te notas como si hubieras bebido agua, sin inmutarte; sin embargo, misteriosamente, una semana después, esas mismas cañas te hacen sentirte somnoliento. Quizá estás más cansado. Te encuentras ‘bien’, te ves capaz de conducir, pero notas como tus movimientos son más lentos o te pesa la cabeza… En definitiva,  tus posibilidades de despistarte van a aumentar y, como consecuencia, las de tener un accidente. 

Entonces, ¿cómo saber cuál es la tasa máxima permitida de alcohol en sangre correcta? El 0,0 sería, sin duda, la mejor manera de no equivocarse pero ¿piensa todo el mundo igual? Para comprobar que opina de esto la población, el Centro de Demoscopia de Movilidad impulsado por Pons Seguridad Vial ha elaborado un informe llamado ‘Españoles ante la nueva movilidad’. 

En él, un 68% de los españoles (un 75% de las mujeres y un 65% de los hombres encuestados) afirma estar de acuerdo en prohibir que se pueda conducir tras beber alcohol. O lo que es lo mismo, dos de cada tres ciudadanos consideran que no debería estar permitido beberse ni una simple cerveza antes de coger el coche. ¿Te parece exagerado? No lo parece, sobre todo si tenemos en cuenta las cifras de siniestralidad por esta causa. 

Según datos del Ministerio de Justicia, el 43% de los conductores fallecidos en el país en 2016 había consumido alcohol, drogas u otras sustancias prohibidas y de ellos, casi el 70% había tomado alcohol. Triste manera de poner fin a tus días… Por otro lado, y tal y como informa el Real Automóvil Club de España (RACE), superar la tasa de alcoholemia máxima en más de 0,25 gr/l y hasta 0,50 mg/l conlleva una sanción administrativa de 500 euros y 4 puntos menos en el carnet de conducir. Por encima de esa cifra la  multa  aumenta a los 1.000 euros y 6 puntos de retirada.  

 

 

Sin embargo, no deberías hacerlo por la multa, sino por tu seguridad y la de todos los que están a tu alrededor. Conducir nos encanta (y suponemos que a ti también), pues es una de las cosas más maravillosas que puede hacer el ser humano… pero si lo haces bajo los efectos del alcohol y/o de las drogas, esta pasión que nos une puede convertirse en una pesadilla para ti y para los demás. 

¡Usa la cabeza! Da igual que seas conductor, peatón, ciclista o corredor de fondo… Quizá esa caña de más que hoy te estás tomando te puede privar de que te la tomes mañana. Y te preguntarás: “¿En serio tenía tanta sed?”

Lecturas recomendadas