GP de Austria de F1 2016: Mercedes, a triunfar rodeado de bosques

Spielberg. Un circuito de... 'cine'

Imagen de perfil de Javier Prieto
Alonso firma autógrafos en el GP de F1 de Austria 2016

Los chicos de Mercedes son los claros favoritos para el GP de Austria de F1 2016 que se celebra este fin de semana en el Circuito Red Bull Ring (aquí tienes el horario del GP de Austria). Las flechas de plata manejan con mano de hierro el Mundial de F1 y no parece que esta novena cita del año vaya a ser una excepción. Para ello, Lewis Hamilton tras su ‘momento volante, no me entero de nada’ que le relegó en el GP de Bakú 2016 a la quinta plaza final, querrá volver a brillar. Mientras, su compañero Nico Rosberg llega pletórico después de reencontrarse con la victoria en Azerbaiyán. Detrás de ellos, a muuuuucha distancia están los perseguidores, o los que pretenden serlo. Ferrari, con Arrivabene y Raikkonen muy cuestionados, luchará por apuntarse de una vez la primera victoria del año. Red Bull juega en casa y por ello aspira al podio. ¿Quién querría quedar mal un domingo en casa de su jefe? Pues eso mismo piensan Ricciardo y Verstappen. Los españoles esperan regresar a la Q3 tras los abandonos a orillas del mar Caspio. Ah, por cierto, no perdáis de vista a Williams, podrían ser los tapados de la carrera, puesto que este trazado suele dárseles bien.

¿Österreichring, Spielberg, Estiria, A1 Ring o Red Bull Ring?

Por último, recordaros una cosa. Varios amigos me han preguntado muy intrigados si el GP de Austria de Fórmula 1 2016 se corre en Österreichring, Spielberg, Estiria, A1 Ring o en Red Bull Ring. Yo, para salir del trance, he comentado que todos los nombres corresponden más o menos al mismo autódromo. A ver si me explico y yo también me aclaro. Österreichring fue la sede del GP de Austria entre 1970 y 1987, año en el que la FIA le retiró al trazado la licencia debido a su peligrosidad. Los austriacos, con tanta afición al motor como a la cerveza, remozaron las vetustas instalaciones. Y pasó a llamarse A1- Ring, por el apoyo que la compañía telefónica de nombre A1 Mobilkom había prestado para el renacimiento del autódromo.

Algunos dicen que la F1 es aburrida porque han visto este vídeo

Dicha empresa tenía su sede en una localidad muy próxima al trazado, llamada Spielberg. La hermosa villa se convirtió casi en la localidad oficial del GP de Austria que se disputó allí ininterrumpidamente en el periodo 1997-2003. Sin embargo, la sociedad que lo gestionaba entró en quiebra y el circuito quedó en desuso hasta que la multinacional austriaca Red Bull -muy patriotas ellos- lo compró y reformó. Desde 2014, la modélica y vanguardista sede acoge pruebas de distintas categorías del motor, entre ellas la Categoría Reina. Ah, por último, Estiria es el nombre del estado federado al que pertenece el Red Bull Ring.

Hamilton-Rosberg: el yin y el yang

Resulta extraño que dos compañeros de box mantengan una buena relación; más aún si esos dos deportistas pugnan por ser el mejor del Mundo; y si han protagonizado roces dentro y fuera de la pista, ya es una cuestión inaudita. Pero si además son vecinos en el mismo edificio, es un caso para ser estudiado por los discípulos de Freud, ahora que estamos en Austria. Pues eso es lo que ha afirmado esta misma semana Lewis. Asegura que la relación con Rosberg es buena y que el otro día, sin ir más lejos, mantuvieron una conversación en la piscina del bloque de apartamentos en Mónaco donde ambos residen. El británico manifestó que si tiene un problema, llama a la puerta de Nico y lo solucionan. Pues, si es así, nos alegramos por ellos. Pero suena rarito conociendo al personaje, dicho con todo el cariño. Vamos a lo deportivo del GP de Austria de F1 2016, materia compleja si nos referimos al 44 de Mercedes.

Hamilton en el GP de Canadá de F1

El tricampeón inglés, con una desesperante irregularidad durante el presente curso, dio la de arena en Bakú. Y lo peor no fue el quinto puesto, sino el bochornoso espectáculo que protagonizó con su ‘momento botones del volante y radio’. El vigente campeón no fue capaz de modificar la errónea configuración de su FW07 que lo hacía perder velocidad en el trazado azerbaiyano. La dificultad que entrañaba dicha operación, la infinidad de botones del volante. Y Hamilton trató de resolverlo a su manera: “o toco todos los botones o ya se solucionará solo”. Ante esta incidencia, no paró de gritar por radio a su ingeniero para que le ayudara con el problema. Rosberg, que también sufrió la misma incidencia, apenas tardó unos minutos en solucionarlo sobre la marcha. Quizá ésa sea la metáfora de la situación de ambos en el Campeonato. Nico suele pasarse muchas horas con sus ingenieros en Brackley, lo que le permite conocer todos los aspectos, aunque sean complementarios, de su bólido. Está entregado a su trabajo. Sin embargo Lewis prefiere irse a pasear con Coco y Roscoe -sus dos bulldogs que viajan en primera clase a todos los grandes premios- o con Bárbara Palmer, ahora que está muy interesado por las lenguas -en el amplio sentido de la palabra- eslavas. Por cierto, felicidades a Nico que cumplió 31 años el pasado 27 de junio. Esta extraña pareja de vecinos de garaje y de domicilio representan el yin y el yang dentro y fuera de la pista.

Este año Rosberg viene plasmando su serenidad personal en su conducción, a pesar de un par de pinchazos dominicales. Por todo esto, y porque el actual líder ha vencido en las dos citas previas, es el favorito para el GP de Austria de F1 2016. Busca ampliar los 21 puntos de ventaja sobre Lewis consiguiendo su tercera victoria, con la que igualaría a Alain Prost, el más laureado en la historia del GP de Austria. Pero nunca podemos descartar al piloto D.J. o viceversa -Hamilton-, si sus quehaceres noctámbulos, sus canes, su nueva acompañante y su grupete de amigos, le permiten demostrar ese talento que atesora. Uno de sus grandes lunares en esta temporada son las salidas, no las nocturnas, las de los grandes premios. Y en Spielberg ese es uno de los puntos clave.

A nivel colectivo, los jefes de las flechas de plata aseguran estar preocupados en Austria 2016 porque sus rivales están reduciendo las distancias con ellos. Simple postureo o prudencia germana.

Ferrari: parole, parole, parole

La Scuderia afronta el GP de Austria inmersa en un mar de dudas. Su proyecto no toma el rumbo esperado y el patrón del barco –Sergio Marchionne- empieza a buscar y a señalar a los polizones -culpables- de la travesía. Recientemente ha trascendido que está descontento con el trabajo de Maurizio Arrivabene, quien debería actualizar su currículum y empezar a mover sus contactos. En este Gran Hermano en el que se ha convertido Ferrari, también estaría nominado Kimi Raikkonen. El capo de la formación -Marchionne- ha declarado esta semana que la continuidad del cítrico finlandés dependerá de sus propios resultados en la pista. Vamos, que si quiere seguir, se lo tiene que ganar. Puede ser que el último campeón de Maranello vaya a disponer de mucho tiempo libre para preparar la boda con su churri, la supermodelo Mittu Virtanen.

El equipo Ferrari analiza la pista de Austria

El Cavallino Rampante sigue cojeando por los circuitos. La nueva entrega de las averías -en este capítulo Bernie Ecclestone debería crear una categoría para premiar al equipo con más incidencias- llega con la caja de cambios de Sebastian Vettel, que podría suponerle, si finalmente la reemplazan, una penalización de cinco puestos en la parrilla de salida. El alemán empieza a darse cuenta de dónde se ha metido. Los chicos de rojo, protagonistas de la versión italiana del día de la marmota, no encuentran ni la fiabilidad ni el ritmo necesarios. Pues así, lo tienen claro. Al menos se presentan en el GP de Austria de F1 2016 con nuevas piezas y un paquete específico. Para acabar de enrarecer el ambiente, se multiplican los rumores en torno a los volantes para el año próximo. Que si Checo Pérez conducirá para Ferrari, que si Ricciardo ha sido vetado por Vettel… Por cierto, ¿alguien recuerda cuándo ganaron los bólidos rojos su última carrera? Y mientras, continúan las promesas de evolución y los brindis al sol, en definitiva: parole, parole, parole, al más puro estilo italiano.

Canguelo en casa

Red Bull corre en casa, lo cual es un arma de doble filo porque, ¿a quién no le pone nervioso la mirada inquisidora de tu jefe cuando espera lo mejor de ti y tú no estás muy fino? A ver, no es por dramatizar, pero el señor Dietrich Mateschitz -dueño del imperio energético- es ese “comprensible” empresario que como no le gustaban las preguntas de un periodista, compró el diario y le despidió. Desde luego que este es el único finde que no me gustaría ser un piloto de este equipo.

GP de Austria de F1 2016

Y para darle la puntilla, no al toro, sino al tema, os diré que la escuadra azul no ha vencido nunca en su nuevo circuito. El panorama que se le presenta a los dos pilotos de Milton Keynes es complicadillo. Daniel Ricciardo que solo ha podido ser séptimo en las dos últimas pruebas, quiere subirse por segunda vez al cajón después del sainete de Mónaco. Max Verstappen parece haberse desinflado tras de deslumbrar en Barcelona, donde logró debutar con triunfo. Un cuarto puesto y un octavo son un pobre bagaje para este buen piloto que Helmut Marko nos ha vendido como el nuevo Vettel. El altivo neerlandés asegura que no siente presión. Ya nos lo contarás más adelante, majo.

La armada española quiere regresar a la zona de puntos

Tras el fiasco del GP de Europa en el que tanto Carlos Sainz como Fernando Alonso tuvieron que retirarse por problemas mecánicos, tienen como objetivo en el GP de Austria de F1 2016 colarse en la Q3, pasaporte indispensable para aspirar a la zona de puntos el domingo.

Carlos Sainz con su Toro Rosso, o lo que es lo mismo, con el hermano pequeño de Red Bull, se encuentra en Spielberg como en su hogar. Es un circuito muy del agrado del madrileño y tiene la esperanza de cuajar una gran actuación. Su objetivo situarse en el top ten del sábado para puntuar el domingo. Carlos estará muy motivado después de conocer que su equipo ha hecho efectiva la cláusula de prórroga de su contrato por un año más. Esa ha sido la repuesta de Helmut Marko al interés de Renault por su chico.

McLaren: llorar y llorar, llorar y llorar

GP de Canadá 2016 F1

Una carrera más nos adentramos en el decepcionante mundo de McLaren. En el GP de Europa, un nuevo abandono obligó a retirarse a Fernando Alonso. Pero en esa ocasión, los ingenieros de Woking se superaron, ya que le ordenaron al bicampeón español una retirada preventiva, -por 'si aca'- . El motivo de esa decisión, pues que parecía que la caja de cambios podía dar algunos problemas. Y ante la duda… pues al box. No es por ser cenizo, pero os recuerdo que el trazado del GP de Austria de F1 2016 es muy cortito, lo que obliga a realizar un gran número de cambios de marcha. Y si la caja está tocada… Sin embargo, esa misma característica –circuito pequeño-, le otorga ciertas opciones de puntuar al ovetense. Los errores en Spielberg se pagan muy caros, y ya se sabe que el asturiano no suele cometerlos. Por cierto, nuevo jarro de agua fría desde la escudería Monty Python británica. Después de pasarse toda la temporada asegurando que en la próxima van a estar arriba, ahora sale Hasegawa -Jefe Técnico de Honda- y comenta que en los dos próximos años, como mucho, esperan conseguir un podio o una victoria. Incluso a los Hermanos Marx, esta política comunicativa les parecería poco seria. ¡Un poco de cordura, señores! Ah, se me olvidaba, ¿y Button? Pues pensando si se marcha o no a Williams. En resumen, el primer reto será conseguir que el MP4-31 obtenga la fiabilidad que no ha tenido ni en las dos últimas carreras, ni en la mayoría del año.

Para finalizar os recuerdo que los Williams de Bottas y Massa podrían sorprender con una gran actuación en Austria, cita que tradicionalmente se les da muy bien. El finaldés ya consiguió en tierras austriacas el primer podio de su vida en la categoría.


 

Lecturas recomendadas