Mercedes busca en el GP de Europa de Fórmula 1 2016 alejarse de Ferrari y Red Bull

El GP de Europa de Fórmula 2016: combate entre Mercedes, Ferrari y Red Bull

Imagen de perfil de Javier Prieto

No te pierdas: Cómo ver la fórmula 1 gratis

La escudería de la estrella llega al GP de Europa de Fórmula 1 2016 que se disputa este fin de semana en Bakú, capital de Azerbayán, con la intención de mantener el trono que ostenta desde la primera carrera del año. Para ello, cuenta con un Lewis Hamilton deseoso de desbancar del liderato del Mundial a Rosberg, algo inseguro en las últimas pruebas. Al acecho, Ferrari que ha evolucionado en Canadá y Red Bull, siempre una amenaza para el podio.

Vettel estudiando el trazado de Baku

No te pierdas: El sueldo de los pilotos de F1

El nuevo escenario, a orillas del mar Caspio, pretende ser la versión caucásica de Montecarlo. Y para darle emoción, no han dudado en situar en el trazado una curva –la número 8- que discurre al lado de un torreón y con su ¡muralla medieval! incluida. La anchura en ese punto apenas llega a los ocho metros.

El omnipresente Herman Tilke, autor del “monumental” diseño del circuito de Bakú, ha manifestado que ese punto del circuito es completamente seguro. Por el bien de los pilotos esperemos que así sea. Si es necesario, se pedirá la ayuda a San Cristóbal.

Los 6.006 metros del recorrido que albergan la segunda recta más larga y rápida del calendario, aseguran el espectáculo y la emoción.

Con la prueba del GP de Europa de Fórmula 1 2016, Bernie Ecclestone ha tratado de rendir homenaje a los 25 años de independencia que cumple esta república en 2016. ¿Los 80 millones en conceptos de canon y gastos? Eso para él es secundario.

De la tradición azerbayana a la Fórmula Uno y de sus mejores estrellas del automovilismo os hablaremos otro día.

GP Canadá de F1 2016

Hamilton y Peret

Lewis Hamilton, tras sumar en Canadá su segunda victoria seguida del año, disfruta del mejor momento del curso. Continúa con su remontada y ya divisa la cumbre que está a tan solo 9 puntos. El vigente campeón ha olido sangre, percibe la debilidad de su enemigo deportivo y va directo a por la presa. Algunos se habían apresurado a negarle la posibilidad de revalidar el título tras un inicio arrollador de Nico Rosberg. Pero, él emulando la canción de Peret les ha recordado a esos detractores que no estaba muerto -deportivamente hablando-, que estaba de parranda.

En el GP de Europa de Fórmula 1 2016 de Bakú tendrá una nueva oportunidad de golpear la frágil moral de un Rosberg que parece diluirse como un azucarillo cada vez que asoma la alargada sombra del 44 de Mercedes.

El GP de Bakú es una incógnita para todos los pilotos. Las curvas tipo stop & go y el paso por las estrechas calles del casco antiguo requieren una gran precisión y concentración. Y en todas estas facetas el inglés brilla especialmente.

En la otra cara de la moneda, Rosberg ya siente la presión de su vecino de box y de residencia en sus espaldas. Desde el GP de España, su enemigo íntimo le ha recortado la friolera de 43 puntos. Y no solo por los aciertos del tricampeón, sino también por las últimas decepcionantes actuaciones del propio Nico. Éste debe cortar dicha hemorragia con un torniquete en forma de victoria si no quiere seguir desangrándose en la clasificación.

Asegura que llega a las orillas del mar Caspio, en el GP de Europa de Fórmula 1 2016 para luchar por el Mundial y mantenerse el primero. Tiene que demostrarse a sí mismo y a los demás que en el cuerpo a cuerpo, o mejor dicho, en el coche a coche, no se arruga frente al ímpetu de su contrincante. Y ese reto es hercúleo porque Hamilton sabe alcanzar y rebasar el límite en la pista, algo que el 6 de las flechas de plata no acaba de imitar.

A nivel colectivo, la escudería Mercedes AMG llega al escenario azerí con un tono de moderado optimismo. Las características del veloz trazado que acoge la recta más larga de la y temporada -2,1 kms- y 20 curvas rápidas, son ideales para la mecánica teutona.

GP Canadá F1 2016

Mercedes, a la defensiva

Sin embargo, Toto Wolff continúa sin tenerlas todas consigo. Reconoce que Ferrari se ha sumado a la fiesta y podría darles más de un susto. También Red Bull, con ese maravilloso chasis, y aunque decepcionó un tanto en Montreal, estará al acecho en el GP de Europa de 2016.

Una de las evidencias del pasado Gran Premio es que el sistema de salida de los W07 no es el mejor de la parrilla. Y, claro, si a eso le sumáis que el bólido de Hamilton tuvo problemas con el embrague, no hay motivos para la tranquilidad absoluta, aunque sí relativa. Porque a pesar de todas las cautelas, los de Backley saben que todavía son los más fuertes, aunque las distancias se están acortando.

Hamilton en el GP de Canadá de F1

Ferrari, al galope

Ferrari también aterriza en el Cáucaso con mucho optimismo, aunque con un sabor agridulce por esa casi victoria en el GP de Canadá de Fórmula 1 2016 de la semana pasada. Ya no es el Cavalino Rampante cojo y parece que comienza a galopar.

Las innovaciones implementadas en los monoplazas rojos dieron buenos resultados en la Isla de Notre Dame. El nuevo turbo permitió que la unidad de potencia rindiera a gran nivel. Tanto es así que el tetracampeón aprovechó en la salida que los dos “amiguetes” de Mercedes se vigilaban mutuamente para superarlos en un gran adelantamiento. Durante varias vueltas su SFH-16 marcó un ritmo muy elevado. Pero claro, como la cabra italiana –dicho con todo el respeto para este mamífero artiodáctilo y para la escuadra transalpina- tira al monte, erraron en la estrategia de boxes. Esa parada extra a la que sometieron a sus coches –Mercedes realizó una menos- le arruinó la carrera a Seb.

Su objetivo en Bakú es confirmar la mejoría, sobre todo, táctica, de Maranello. Y si fuera posible, dulcificar el carácter cítrico que Sebastian Vettel exhibe últimamente.

El dueño germano del dedo índice más famoso de la parrilla parece emular cada día el rostro de Clint Eastwood en el western “El jinete pálido”. Seb y su siempre comunicativo compi tampoco podrán descuidar su retaguardia porque Red Bull sigue en la pomada. Ah, ¿y Kimi Raikkonen? Pues a lo suyo, actuando como el verso suelto de la formación y a la espera de su posible renovación.

GP de Canadá 2016 de F1

Red Bull, en busca del podio perdido

Los Red Bull quieren resarcirse de la decepción canadiense en este GP de Europa de F1. Se marcharon de Norteamérica sin cumplir sus propias expectativas. Max Verstappen llegó cuarto en Montreal tras contener en una buena actuación a Rosberg. Sin embargo, el lenguaraz holandés no se subió al podio, objetivo que se había autoimpuesto. Quizá en las calles de Bakú, a pesar de las limitaciones de los motores Renault en los asfaltos de gran velocidad, podría subirse al cajón. Tampoco descartéis algún piñazo contra las barreras de protección, como ya ha demostrado en el trazado urbano más famoso del Mundo. De una forma u otra, no será una carrera fácil para él.

Ni tampoco para su compi Daniel Ricciardo, víctima favorita de los poco energéticos mecánicos de la formación. Cada vez que el pobre Daniel escucha por la radio las palabras de su ingeniero de pista: “box, box, box”, se echa a temblar. Y no es para menos, porque de nuevo una mala parada-pasada en el garaje le restó posibilidades para firmar una actuación brillante en Montreal. Si siguen errando tanto los amigos de Ricciardo, la frase: “me la han vuelto a liar”, se va a convertir en trending topic dentro del paddock. Pero el australiano con más moral que el Alcoyano peleará por subirse al cajón por segunda vez en esta temporada tras Mónaco. Al menos, su posible y presunta renovación hasta 2018 con los coches azules le devolverá la sonrisa.

Como equipo, el RB12 busca afianzarse en el segundo peldaño del Mundial. Para ello, tendrá que luchar con los bólidos rojos que han dado un salto de calidad importante. Será una bonita pelea. En algunos circuitos, se impondrán las huestes de Christian Horner y en otros los chicos de Maurizio Arrivabene.

Los españoles buscan el premio de los puntos

Nuestros compatriotas aspiran una vez más a meterse en la Q3 como paso previo para pelear por los puntos.

Carlos Sainz va a ser campeón del mundo de Fórmula 1.¿Sabes por qué?

Carlos Sainz atraviesa un extraordinario estado de forma y confianza desde la marcha del irreverente Max Verstappen –este chico cree que con su llegada la F1 ha entrado en una dimensión-. El madrileño ha viajado hasta Azerbayán con su maleta cargada de prudencia y optimismo. La remontada que se marcó en el Gilles Villeneuve, desde la vigésima hasta la novena posición, fue extraordinaria. Si esa exhibición la hubiera protagonizado ese que tú y yo estamos pensando, no se habría hablado de otro tema en toda la semana. Aunque el GP de Europa sacará a la luz las limitaciones del propulsor Ferrari 2015, Sainz lo dará todo para ser uno de los diez mejores en el GP de Europa 2016. Y una vez más podría superar al desmoralizado Daniil Kyviat quien debería contratar urgentemente un psicólogo deportivo. Quizá Buemi, Bourdais o Alguersuari puedan recomendarle alguno. Porque el ruso, calidad, sí tiene, al menos mucha más de la que está demostrando en Toro Rosso.

Daniel Ricciardo en Bakú

McLaren: los actuales Monty Python de la F1

Ya está aquí el disgusto de cada carrera: McLaren. Ni el generoso presupuesto, ni la alianza anglo-japonesa, ni los 50 años recién cumplidos por la escudería, ni la suerte. Nada, que no hay manera de que este equipo progrese de forma sólida. Cada nueva cita asistimos atónitos a una nueva versión del cuento de la lechera. ¿Y los resultados tangibles? Ah, eso en los próximos Grandes Premios.

Se suponía que en el GP de Canadá iban a presentar una gran evolución. Pues, ni evolución, ni revolución; y si me apuráis, ni involución. Allí introdujeron un combustible que les iba a conceder unos 10 cv y una actualización del turbo. Resultado: Jenson Button se retiró y Fernando Alonso llega undécimo.

El MP4-31 ni tuvo fiabilidad -barbacoa de Jensson Button- ni potencia ni ritmo en las tandas largas. Por si fuera poco, el monoplaza de Alonso consumía tanto combustible que le dieron la orden de ¡ahorrar gasolina!. Pero, ¡si llegó a marcar la menor velocidad punta de todos los bólidos en Canadá! Y mientras el señor Hasegawa de Honda, con una sinceridad muy nipona y desconcertante ha declarado: “todavía no sabemos qué le pasó al coche de Button en Canadá. No hemos detectado la avería”. Y digo yo, y vosotros seguro que también:¿a qué esperan para reaccionar?

Al menos Alonso es el embajador del GP de Europa 2016, el único título que podrá lucir a corto plazo con los señores de Woking.

En Gran Bretaña, con brexit y sin él, existe una gran pasión por la Fórmula Uno y por McLaren. Y como sigan con estos desastrosos resultados a Ron Dennis le van a retirar la nacionalidad. El amigo Ron continúa esperando la llegada de Jost Capito como nuevo director ejecutivo desde Wolkswagen. A Capito, que algún día aterrizará en Woking le deben gustar mucho las emociones fuertes y los retos descomunales.

Y ahora llega la parte más desagradable: el pronóstico. Pues bien, si sale el safety car varias veces, si los enemigos íntimos de Mercedes se tocan en la salida, si Ferrari y Red Bull vuelven a errar en el pit lane y los Williams experimentan un bajón, si no hace frío –mal rendimiento de las gomas en Canadá por esa circunstancia- ni calor, entonces, los bólidos ingleses podrían estar entre los 10 primeros el domingo.

 

Lecturas recomendadas