Pasar al contenido principal

Mario Andretti, Campeón del Mundo de F1 1978, cumple hoy 77 años

Muchas felicidades al ex piloto de F1 que hoy sopla 77 velas.

Imagen de perfil de Javier Prieto
Mario Andretti

¿Se te había olvidado que hoy es el cumpleaños de Mario Andretti, el Campeón del Mundo de F1 de 1978? Tranquilo, que aquí estamos nosotros para recordártelo. Así que no te olvides de felicitarle por su setenta y siete aniversario. 

Aunque no está considerado uno de los mejores pilotos de F1, Mario Andretti sí es uno de esos tipos con un gran talento natural para ir muy deprisa en cualquier coche de carreras.

De hecho, le dababa igual conducir un trasto de la NASCAR que el bólido más vanguardista de Colin Chapman en la máxima categoría. Él siempre exprimía al máximo las mecánicas, exploraba los límites de la pista y adelantaba a los rivales que daba gusto.

Fruto de esa polivalencia, a los éxitos cosechados en la F1, añadió muchos más en Estados Unidos. Allí ganó el Campeonato Nacional USAC, las 500 Millas de Indianápolis, las 500 Millas de Daytona, las 24 Horas de Daytona y las 12 Horas de Sebring. ¡Casi nada! Después de leer su hoja de servicios, te puedes imaginar que el amigo Mario no era manco. Compruébalo por ti mismo en el vídeo que te ofrecemos a continuación.

 

 

Súper Mario: un joven muy veloz

Su pasión por la velocidad le llegó muy joven cuando todavía vivía con su familia en Montona, localidad que en aquella época formaba parte de Italia, hoy llamada Motovun e integrada en Croacia.

Mario Andretti y su hermano gemelo Aldo comenzaron a correr con un viejo vehículo Hudson. Sin embargo a este último se le pasó su afición por los coches tras sufrir un accidente que le fracturó el cráneo.

Después de destacar en varias especialidades automovilísticas americanas, Mario se sentó por primera vez en un fórmula 1 en el GP de Watkins Glenn 1968. Y dejó con la boca abierta al paddock al marcar la pole en su debut a los mandos de un Lotus 49B.

Gracias a esa actuación, la formación inglesa le contrató para disputar tres pruebas (GP de Sudáfrica, GP de Alemania y GP USA) en 1969. Al año siguiente fichó por March, una de las peores escuderías de la Historia de la F1 que se recuerdan.

A pesar de ello, se las apañó para conseguir su primer podio al llegar tercero en el GP de España 1970 disputado en el Circuito del Jarama.

 

 

Las cualidades de Andretti no pasaron desapercibidas para Ferrari que se lo llevó a Maranello en 1971. Debutó con triunfo vestido de rojo en el GP de Sudáfrica celebrado en el Autódromo de Kyalami.

No obstante, durante el certamen de 1971 solo participó en cinco pruebas, el mismo número de ellas que en 1972. Así eran las cosas en aquellos tiempos.

 

Andretti y Lotus: una pareja feliz 

Después de tomarse un tiempo sabático en la F1, Mario Andretti corrió en 1974 dos carreras (GP de USA y GP de Canadá) con Parnelli. Y tras ganarse su confianza, completó con ellos todo el curso de 1975.

Sin embargo, la marcha de dicha escuadra de la competición le hizo retornar a Lotus en 1976, donde mantenía el contacto de Colin Chapman.

 

Colin Chapman y Mario Andretti

 

Desde mediados del año anterior Lotus estaba desarrollando el llamado efecto suelo que pronto daría sus resultados. Así el corredor de Montona se anotó la victoria en la mítica cita del GP de Japón 1976 en la que James Hunt se alzó con el título. Previamente, Mario Andretti había pisado el cajón en los Países Bajos y Canadá.

 

 

Un año más tarde, Andretti y su Lotus 78 terminaron terceros de la general después de vencer en USA Oeste, España, Francia e Italia y de ser segundos en USA Oeste. Esos éxitos parciales anticipaban la gloria que estaba por llegar.

Efectivamente la superioridad de Súper Mario y su monoplaza, les permitió conquistar el Mundial de 1978, después de apuntarse seis victorias (Argentina, Bélgica, España, Francia, Alemania y Países Bajos) y un segundo puesto (USA Oeste). Desde entonces jamás volvió a subirse a lo más alto del cajón.

 

 

Concretamente, se coronó en el GP de Italia 1978, un día muy triste porque durante la salida en la cita de Monza falleció su compañero Ronnie Peterson, uno de los cinco campeones sin corona.

 

 

Ocaso y retirada

Tras saborear las mieles del triunfo, Mario Andretti y su equipo sufrieron un serio revés en el certamen de 1979. El nuevo Lotus 80 se mostró incapaz de seguir la estela de los otros coches y solo descorchó el champán en el GP de España 1979 al finalizar en tercera posición.

 

 

Ante esta situación, rescataron el Lotus 79, cuya tecnología había quedado obsoleta frente a los monoplazas que ya contaban con un efecto suelo de segunda generación.

En el certamen de 1980, Lotus no remontó el vuelo y Andretti huyó a Alfa Romeo. No obstante, aquella decisión fue salirse de Málaga para meterse en Malagón, ya que los 179C/D no cumplieron con las expectativas depositadas en ellos.

Decepcionado con su aventura en la marca del trébol, disputó en 1982 el GP USA Oeste con un Williams FW07 y los GG.PP. de Italia (su último podio) y de Las Vegas al volante de un Ferrari 126 C2. De esta forma, puso punto final a su andadura en la especialidad.

 

 

Durante quince temporadas -algunas de ellas incompletas- en la F1, Mario Andretti participó en un total de ciento veintiocho Grandes Premios, en los que obtuvo doce victorias, diecinueve podios, dieciocho poles y diez vueltas rápidas.

Por todos estos hitos deportivos y porque hoy es el cumpleaños de Mario Andretti: ¡muchas felicidades, campeón!

 

Lecturas recomendadas