Pasar al contenido principal

Un año sin Ángel Nieto, el mítico '12+1' del motociclismo

Los grandísimos éxitos del motociclismo español arrancaron con el Maestro. Un pionero y una leyenda. Va por ti.

Imagen de perfil de Javier Prieto
Ángel Nieto

Hoy se cumple un año de la muerte de Ángel Nieto. Y evidentemente en una fecha tan señalada queremos tributarle un sentido homenaje recordando las gestas y legado del bravo zamorano.

Su trascendencia en el motociclismo y deporte español e internacional va mucho más allá de sus flipantes 12+1 títulos mundiales que después repasaremos.

Ángel Nieto fue un pionero, un precursor, que a base de tesón, consiguió que las carreras de motos se popularizaran en España. Él so-li-to sacó a las dos ruedas de la prehistoria en las que vagaban, especialmente en uestro país, para situarlas en la edad de oro contemporánea.

 

 

Podemos decir que antes de la aparición de Ángel Nieto, el mundo de las dos ruedas prácticamente no existía, sumido en las tinieblas de una España en blanco y negro.

A este respecto, el propio Nieto recordaba cómo sus primeros pasos no tenían hueco en los medios de comunicación, que visitó repetidamente para darle voz a su profesión.

Sin duda alguna, plantó la semilla que recolectaron brillantemente ilustres apellidos como Aspar, Garriga, Pons, Puig, Crivillé, Alzamora, Pedrosa, Lorenzo, Márquez y muchos más.

 

Primeros pasos

Nacido en el seno de una humilde familia en Zamora, se trasladó a Madrid cuando tenía un año. Siendo muy joven, y viviendo en el barrio de Vallecas, se dio cuenta de que lo suyo no eran los estudios sino las motos.

Así, entró a trabajar como aprendiz en el taller de Tomás Díaz Valdés, periodista del motor y con muchos contactos en la capital. 

En aquella época, apagaba su sed de gasolina asistiendo al Parque del Retiro donde se organizaban carreras de motos. Y allí, colándose en los boxes, abordó a Paco Bultó, dueño de Bultaco.

Le dijo que quería formar parte de su departamento de competición, a lo que el empresario le respondió que enviara una carta de solicitud a la central en Barcelona.

 

12+1

 

Así lo hizo. Pero como no obtuvo contestación, con ¡catorce años! decidió marcharse a la Ciudad Condal, epicentro de la industria y del deporte de las dos ruedas por aquel entonces. De nuevo 'se encontró' con Bultó, esta vez a las puertas de su fábrica, quien por fin le admitió.

En ese tiempo aprendió mucho como mecánico de competición acompañando a importantes pilotos y sobretodo, haciendo amistades en ese mundillo. Sin embargo a él le molaba la velocidad y sabía que cualidades y arrestos para ir muy rápido en moto, le sobraban.

 

 

Abandonó Bultaco para pasarse a Derbi donde fue contratado como corredor en 1964. Sin embargo, la firma de Mollet del Vallés no podía luchar con la supremacía de las Suzuki, por lo que Nieto solo consiguió dos quintos puestos como mejor resultado de la temporada.

Consciente de su inferioridad mecánica, en 1965 tomó el camino de Ducati, con quien consiguió una gran victoria en una prueba puntuable para el Campeonato de España de Velocidad disputada en Sevilla. Su talento no pasó desapercibido y poco a poco su fama iba creciendo.

 

Sus títulos

Ángel Nieto ya era todo un icono del motor que se rifaban las marcas cuando decidió regresar a Derbi. Sabía que las balas rojas estaban listas para luchar por la corona en la Categoría de 50 centímetros cúbicos.

Y en 1969 se convirtió en el primer español campeón del mundo de motociclismo. Nacía así una estrella. Desde ese momento y hasta 1984 sumó un éxito tras otro en competiciones domésticas e internacionales. 

 

Nieto, Campeón

 

Acumuló 90 victorias y 139 podios para ganar 13 títulos en el Mundial de Motociclismo, 6 en 50 cc (1969, 1970, 1972, 1975, 1976 y 1977) y 7 en 125 cc (1971, 1972, 1979, 1981, 1982, 1983 y 1984). Su reinado planetario que se extinguió con el triunfo en el GP Francia 1985, duró 15 años (1969-1984) en los que corrió con Derbi, Morbidelli, Kreidler, Minarelli, Garelli y Bultaco.

A nivel nacional, ganó 128 carreras y ¡23 Campeonatos de España! (10 en 125 cc, 5 de 50 cc y 8 correspondientes a 250 cc).

 

Nieto, el 1

 

Nueva vida

Tras su amarga despedida en el Superprestigio SM 1986, siempre siguió vinculado a las motos. En 1987 creó su propia escudería llamada ‘Team Ducados Ángel Nieto’, que disolvió un año más tarde sin excesivo éxito.

Una década después se convirtió en el director del Vía Digital Team de Aprilla, consiguiendo la corona Mundial de 125 cc con el corredor catalán Emilio Alzamora. Ángel Nieto no dudó en 'parar' a su hijo Gelete en una prueba para que Alzamora obtuviera un punto más en la clasificación que a la postre resultó crucial para la consecución del título.

Así era el 12+1, que se emocionaba cada vez que sonaba el himno español en el podio en cualquier lugar del Planeta.

 

Ángel Nieto, a pie de pista

 

Después de colgar el mono, también colaboró como comentarista en diversas cadenas, que lo hicieron todavía más popular y querido, si eso era posible. No se perdía ninguna carrera que las disfrutaba como un niño y de paso, sus explicaciones ilustraban a la audiencia.

Su carácter afable y extrovertido -era un tío majísimo- hacía que siempre se paseara por el paddock con una sonrisa y dispuesto a hacerse una foto o a firmar una autógrafo con todo el que se lo pedía. 

La generosidad fue otra de sus mayores virtudes, según recalcan los que le conocían bien. Nunca negó la ayuda a quien le pedía que le echara un cable.

Asimismo fue un tipo lleno de energía e ilusión por la vida, lo que le hacía sentirse como un 'chaval de 70 años'.

 

Angel Nieto, grave al sufrir un accidente

 

Se nos ha marchado uno de los iconos, de los deportistas más grandes que ha dado nuestro país. Surgió de la nada y junto a nombres del nivel de Severiano Ballesteros, Paquito Fernández Ochoa o Manolo Santana permitieron el despegue deportivo de España. Un gran deportista y una mejor persona a la que no se le subió jamás la fama.

Así era D. Ángel Nieto Roldán, un CAMPEÓN dentro y fuera del circuito. No te olvidamos, Maestro. 

 

 

 

Lecturas recomendadas

Lo último en Top Gear