Pasar al contenido principal

Robert Kubica explica en un vídeo cómo se sintió al volver a pilotar un f1

¡Qué fuerza de voluntad y mérito tiene lo del polaco!, gran piloto y mejor persona.

Imagen de perfil de Javier Prieto
Kubica, más feliz que una perdiz, tras bajarse del f1 en Cheste

Renault ha publicado un vídeo en el que Robert Kubica comenta cuáles fueron sus sensaciones al volver a subirse a un fórmula 1 el pasado seis de junio en el Circuito Ricardo Tormo (Valencia).

Ese día el piloto polaco completó 115 vueltas al trazado de Cheste a los mandos de un Lotus E20 del 2012, seis años después del grave accidente sufrido en el Rally di Andora (Italia).

Y aunque nada más bajarse del monoplaza amarillo y negro , su sonrisa denotaba que la experiencia había sido muy satisfactoria, ahora tienes la oportunidad de conocer su testimonio personal.

Como es natural, fue una jornada muy emotiva e intensa donde afloraron sentimientos encontrados en el ex corredor de BMW-Sauber. Por un lado estaba muy orgulloso  y feliz de haber cumplido su reto de volver a conducir un coche de la Categoría Reina. Pero, por el otro, se ha mostrado algo pesaroso por todo lo que se ha perdido alejado de la competición.

 

 

"Tras seis años fuera de la F1, tengo la oportunidad de estar aquí en Valencia para probar el E20 de 2012. Ha sido mucho tiempo fuera para mí. Es arrancar el motor y descubrir otra vez las emociones que un F1 puede dar. Ha sido un día muy emotivo, pero creo que ha sido también productivo. Estoy realmente contento de esto", aseguró  Robert Kubica.

Asimismo comentó: "Físicamente, me las arreglé muy bien, así que estoy feliz. Hay recuerdos y emociones y es una especie de venganza para mí. Es solo una prueba, pero hace dos o tres años pensé que sería imposible. Quiero agradecer a todos por hacer esto posible y espero que haya sido un buen día para todos. ¡Tal vez vieron algo de mí de 2010!".

 

 

También dijo que sabía que podía volver a pilotar un bólido de la maxima especialidad y encontrar su límite en la pista: "Estaba claro que tenía que aumentar mi nivel y encontrar mi límite. Yo sabía que sería posible conducir en un coche de Fórmula 1 de nuevo, tenía la sensación y el impulso de hacerlo. Creo que la mejor persona que puede juzgar si es posible o no es yo mismo. Creí firmemente en ello hace un año. Sabía que tenía que prepararme lo mejor posible y sabía que me llevaría tiempo.Me sentí cómodo en el coche, pero necesitaba tomarme mi tiempo para llegar al ritmo adecuado". 

Ahora el primer paso para un posible retorno a los circuitos está cumplido y a tenor de sus propias palabras, con nota. Como él mismo dice: "no se sabe lo que el futuro me deparará".

 

Kubica is back

 

Después de esta machada solo nos resta felicitarle puesto que durante mucho tiempo las graves heridas sufridas en su brazo derecho parecieron alejarle para siempre de su gran pasión: los monoplazas. Lo más importante es que el corredor de 32 años se ha demostrado a sí mismo y a los que dudaban de él que después de un durísimo camino, ha sido capaz de domar una fiera de la Categoría Reina.

Bravo por el genial deportista de Cracovia, gran piloto y todavía, mejor persona. Esperamos verle de nuevo por el Mundial de F1.

Lecturas recomendadas