Pasar al contenido principal

Robert Kubica, satisfecho tras ponerse de nuevo al volante de un fórmula 1

El polaco ha querido probar su estado físico para plantearse un hipotético regreso al Gran Circo.

Imagen de perfil de Javier Prieto
Kubica is back

Seis años después del gravísimo accidente en el Rally di Andora (Italia), Robert Kubica ha vuelto a conducir un coche de F1. Fue el pasado martes en el Circuito de Cheste cuando se puso a los mandos de un Lotus E20 del 2012 en unos test privados de Renault. Por cierto, también estuvo allí presente el corredor reserva de la escudería francesa, el ruso Sergey Sirotkin, quien no pudo supera los tiempos del polaco. 

El de Cracovia completó un total de 115 vueltas al trazado valenciano sin ninguna incidencia. En realidad se trataba de una primera toma de contacto para saber cuál es su respuesta física ante la exigencia de los bólidos de la Categoría Reina.

 

 

Y aunque es cierto que los coches del 2012 requieren mucho menos esfuerzo que los actuales, es un gran punto de partida para él. Así lo demuestra la sonrisa que mostró tras bajarse del bólido.

Sobre su reencuentro con un fórmula 1, Robert Kubica ha expresado a través de un comunicado: "Me gustaría agradecer a todo el mundo por hacer esto posible. Espero que haya sido un gran día para todo el equipo y quizá hayan visto algo de mi antiguo yo, el de 2010. Para mí ha sido un día importante desde el punto de vista emocional. He pasado mucho tiempo alejado del paddock y he pasado por momentos muy difíciles".

 

Kubica, más feliz que una perdiz, tras bajarse del f1 en Cheste

 

Y ha explicado: "He trabajado duro y esto hace unos años parecía imposible. Tengo sentimientos encontrados. Me siento orgulloso por lo que he conseguido, pero también me demuestra lo que me he perdido. No sé lo que me dará el futuro, pero sé una cosa y es que después de trabajar más de un año para esto, he demostrado buen ritmo y he sido constante en situaciones complicadas".

Por último, ha asegurado: "No es fácil hacer esto tras seis años, pero sabía que podía y puedo darme por satisfecho. Aprecio que me hayan dado la oportunidad. Renault me dio la oportunidad de probar un F1 por primera vez en 2005, así que aprecio de nuevo el test que me han proporcionado ahora".

Antes de la prueba valenciana, ya había conducido en mayo un bólido de la Fórmula E en Donington Park, así como un GP3 un mes antes en Italia, con buenas sensaciones en ambos casos.

 

Kubica en Cheste

 

Ahora solo queda saber si volveremos a verle en el Gran Circo, un sueño que él y nosotros queremos que se cumpla. Mucho ánimo y a por ello, que tú puedes.

Robert Kubica corrió en la F1 entre 2006 y 2010, las cuatro primeras con BMW-Sauber y la última en Renault, disputando 76 Grandes Premios. Durante esas 5 temporadas firmó una victoria, una pole, una vuelta rápida y 12 podios y su mejor clasificación fue un cuarto puesto en el Mundial de 2008.

Lecturas recomendadas