Vídeo: Y así es como Austin Williams llegó a lo más alto en su Sprint Car

¿Así es llegar tan alto?

Cacharro V8 de 1.000 CV

Los Sprint Cars son para la gente que le gusta llevar las cosas por el camino sencillo. Y de lado. No como este dragster que decidió dar un susto de muerte a su piloto al cruzarse en plena aceleración (y que te ponemos a cámara lenta), pero casi.

Los coches son superligeros. Se trata de un chasis tubular unido a un bloque atmosférico y bastante potente... de ocho cilindros en V. Sí, amigos: llevas pegado un V8 en el culo de unos 1.000 CV. Y la fuerza la pasas al suelo con unos pequeños neumáticos muy anchos detrás y delgadísimos delante. Las pistas son como les gusta a los americanos: un óvalo, pero en esta ocasión deslizante. Así que los que quieren ir rápido no tienen más solución que ir de lado.

Las carreras de Sprint Cars son rápidas y frenéticas. Y con unos cuantos coches peleándose por la posición, también puede ser accidentada.

Por ejemplo, la semana pasada todo estaba preparado para una noche de carreras de Sprint Cars en el Perris Auto Speedway en California. El piloto Austin Williams estaba a punto de hacer historia; de llegar a un lugar donde nadie antes había llegado. Iba a estar en lo más alto. Iba a... salir volando por encima de una valla de más de seis metros mientras daba vueltas de campana... Dale al play...

Lecturas recomendadas