Pasar al contenido principal

5 consejos para conducir con niebla... según Top Gear

Días de poca visibilidad en los que hay que extremar las precauciones.

Conducir carrera niebla

Conducir con niebla puede ser algo tan peligroso como un comisario de pista valiente, por lo que siempre debes aumentar la atención al volante y seguir los consejos para conducir con niebla que te pueden dar los expertos, sí, como nosotros. No te olvides que no solamente tienes que llegar sano y salvo a tu destino final, sino que además tienes que ser respetuoso y facilitar la tarea al resto de conductores.

Distancia de seguridad

Atención cuñados: 7 mitos del automóvil que son falsos

Especialmente si te encuentras en grandes ciudades como Madrid, es imprescindible dejar unos dos kilómetros de distancia con el coche de delante, no vaya a ser que el tráfico sea fluido y los telediarios no tengan de qué hablar. En cambio, si viajas con niebla en zonas sin mucho tráfico es imprescindible buscar un coche y pegarte lo máximo a él, para que te pueda guiar entre las tinieblas.

 

Luces largas

Siempre que la niebla haga acto de presencia, recuerda cuáles son las luces para ver mejor: ¡las largas! Efectivamente, lo has clavado. Como podrás comprobar, al colocar las luces largas con niebla, probablemente verás peor, pero tendrás la sensación de estar volando entre las nubes cual ET con su bicicleta voladora. Y eso no me puedes negar que no mola.

 

Luces antiniebla traseras

Recuerda colocar las luces antinieblas traseras, en casos de niebla densa serás la guía para el resto de conductores que van pegados a tu trasero. No obstante, es fundamental que cuando la niebla empiece a disiparse, mantengas las luces antiniebla hasta que llegues al destino, especialmente si tras la niebla el cielo se abre y el sol ilumina con potencia: deslumbrarás tanto al resto de conductores que conseguirás que se vayan poniendo las gafas de sol antes de tiempo, de esa manera cuando el sol aparezca ya estarán protegidos. Siempre hay que intentar ayudar al prójimo.

 

 

Control de crucero adaptativo

¿Te has gastado 1.500 euros en tu flamante control de crucero adaptativo? ¿Te has dado cuenta que es tan útil como el maletero de un Lamborghini Huracán…descapotable? La niebla es tu amiga: recoge a tus amigos, a tu cuñado, a los suegros y a tu abuela. Vete a Zamora y busca un buen banco de niebla, en ese momento coloca el control de crucero adaptativo a 200 km/h y verás lo útil que puede ser este sistema entre las tinieblas. Serás el primero en llegar a tu destino.

 

Si lo ves peligroso, para en el arcén

A veces los bancos de niebla en las zonas típicas donde se da este fenómeno meteorológico, como en Castilla y León o la Depresión del Ebro, pueden ser tremendamente intensos, tanto que ni las largas te pueden salvar. En casos en los que la visibilidad se reduzca a un puñado de metros, tan cerrada que no veas ni el espíritu del éxtasis de tu Rolls-Royce Phantom, te recomiendo que pares en el arcén y esperes a que la niebla se disipe: lleva mantas y algo de comida, lo más probable es que estés parado entre 1 y 3 semanas.

Si cumples todos estos consejos, probablemente todo saldrá tremendamente mal, así que utiliza la cabeza, utiliza el sentido común para que en estos días de niebla las situaciones de peligro pasen de largo. Recuerda que no solo debes mostrar respeto hacia tu propia vida, sino también hacia el resto de conductores. Y no, por dios, no pares en el arcén en días de niebla. Gracias.


 

Lecturas recomendadas