Pasar al contenido principal

¿Cómo recargar la batería de un coche?

Cómo cargar la batería de un coche
Resucitar la batería no es dífícil, pero tienes que tener en cuenta algunos puntos importantes.

Intentas arrancar, giras la llave de contacto o pulsas el botón pertinente y... Nada. El motor puede que gire un poco, como que 'tose'... o ni siquiera eso. Y si ha estado varios días parado, lo más probable es que se haya quedado sin pilas. Aquí te explicamos paso a paso cómo recargar la batería de un coche. Es sencillo, pero tienes que tener en cuenta distintas posibilidades y, sobre todo, algunas medidas de precaución para que no poner en peligro tu integridad ni la de tu coche. 

Cómo cargar una batería de coche

Para casos de emergencia

1 Apaga los 'consumibles'

A este respecto, el conejo de partida es que, cuando trates de arrancar un coche y no lo consigas, debes tratar de hacerlo con todos los llamados 'consumibles' de energía apagados (radio, climatizador, luces del coche y del habitáculo para que nada reste fuerza a la 'chispa' inicial.  

2 No insistas con la llave

Si después de hacer un para de veces o tres más la intentona de poner en marcha el motor ves que no lo consigues, evita insistir. Si no, podrías dañar el sistema de encendido y averiar el motor de arranque. 

3 El truco del traqueteo

En los coches antiguos en los que apenas existía la electrónica, a veces funcionaba un pequeño truco: asegurándote de que no había nadie alrededor (se metía la primera velocidad -o la marcha atrás si habías estacionado frente a una pared u otro coche-) y sin pisar el embrague se accionaba con suavidad la llave de contacto, siendo muy conscientes de que el coche podría avanzar unos metros a trompicones. 

Pues bien, aunque no era ni mucho menos la táctica idónea para ese primer arranque (y que luego el alternador hiciera su trabajo), podría valer en caso de emergencia y desesperación: en muchas ocasiones, ese pequeño empujoncito servía para mover un poco un motor de arranque mecánico y que se obrara el milagro, al menos, para volver a casa o ir al taller más cercano. 

Hoy en día la electrónica no lo pone tan fácil y, por su fuera poco, en algunos modelos ya no se puede encender el contacto sin pisar freno o embrague (precisamente, por una cuestión de seguridad -evitar ese traqueteo hacia delante o hacia atrás de forma involuntaria). 

4 ¡No lo tires por una cuesta en segunda!

Ante un coche coche sin batería, lo habitual es que aún haya alguien que sugiera empujar el coche, preferiblemente cuesta abajo, meter segunda y, en cuanto coja velocidad, levantar el pie del embrague y accionar la llave. ¿De verdad la gente hacía eso? Desde luego. Y funcionaba a las mil maravillas... en los coches antiguos (y en las motos también veteranas, siempre que tuvieran marchas). Peeero si antes era arriesgado para la seguridad vial, desde hace años es menos recomendable aún en ese aspecto y en el mecánico. 

Cómo cargar una batería de coche

La razón es sencilla: los vehículos actuales tienen una gran dependencia de la electricidad y de la electrónica. Y lo habitual es que, con el motor parado, la dirección y los frenos estén prácticamente bloqueados (los frenos normalmente tienen un remanente por seguridad, pero no te permitirá más que uno o dos pisotones). Y, como no, podrías averiar algún otro elemento. 

5.- Pon los cables

Aquí llegamos a otro de los clásicos consejos, operación de emergencia que es perfectamente válida para poder circular a corto plazo. De hecho, si tu batería ya te ha dado problemas, no dudes en tener presente el punto siguiente de este práctico sobre cómo cargar una batería con cables y pinzas

Como ves en las imágenes, lo más importante es -con mucho cuidado para no tocar los bornes con las manos y recibir una descarga eléctrica- es conectar el borne positivo del donante al borne positivo de tu coche y cada negativo a su negativo, sin cruzar los polos (o podrías provocar daños serios en el sistema de encendido, en el alternador, en el motor de arranque...). 

Con una batería nueva o usada, siempre es recomendable llevar en el maletero unos cables buenos, de cobre y de una longitud considerable (por si la batería queda lejos de donde puedas meter el coche donante). Te serán muy útiles tanto si eres el afectado como si tienes que ayudar a alguien. Y si con el tiempo detectas que el aislante de las pinzas o de los propios cables tienen cortes u otros desperfectos, no dudes en llevarlos al punto limpio. 

6 Arrancador 

Hay productos en el mercado un poco más 'pro' para estos casos. Son como las baterías externas para móvil pero con mucha más 'potencia', de tal manera que en cualquier momento están listos para meter una 'inyección' de alto voltaje a la batería y arrancar. Sería como contar con un donante -igual que en punto anterior- disponible 24 horas para ti. 

Sin embargo, la idea es buena, pero muchos modelos que durante estos años hemos probado en la redacción de AUTOBILD.ES no han estado a la altura de las circunstancias. Incluso, la carcasa de algunos de ellos ha acabado quemándose de forma decepcionante y peligrosa al no soportar su propia temperatura de trabajo.   

Para una recarga no de emergencia

7 Comprobar batería: ¿está la batería muerta o sólo descargada? 

Hasta aquí, todo han sido remedios de urgencia para salir del paso y, en caso de tener éxito, que el alternador haga su trabajo y recargue la batería. Pero, lamentablemente, si este elemento ya está dañado (por vejez, falta de mantenimiento o por una descarga demasiado muy acusada, te volverá a pasar lo mismo más pronto que tarde. Por tanto, ¿cómo saber si una batería está muerta y hay que llevarla a un punto limpio... o sólo herida (descargada) y se puede reanimar sin necesidad de comprar otra nueva?  

Si vas a restaurar un coche que lleva décadas parado debajo de un pino, pues ni te molestes. Si los bornes están completamente oxidados y la batería ha supurado líquido algún lado, tampoco. ¿Pero y si es una descarga leve y puntual, fruto de una situación como la cuarentena del coronavirus? 

Voltímetro

Para saberlo, a veces basta con mirar el voltímetro del propio vehículo. Sin embargo, lo cierto es que muy pocos coches disponen ya de ese elemento (que hace años era un clásico en el salpicadero los coches, tanto en los populares como en los más equipados).

Cómo cargar una batería de coche

Además, hoy día es probable que de tener esta opción, la información aparezca en el display de una gran pantalla, como parte del ordenador de viaje... que tampoco se activará si la batería está descargada.

Visor

Algunas baterías (sobre todo, las estancas -mira el punto 9-) están dotadas de un pequeño testigo de carga. En función del modelo, puede ser un elemento útil para determinar si su carga es óptima o no.  

Cómo cargar una batería de coche

Polímetro

Es un aparato capaz de medir en un circuito eléctrico distintos parámetros, tales como la tensión, la intensidadad, la resistencia o el voltaje. Colocándolo en 'voltios' puedes determinar la carga de la batería. 

Cómo cargar una batería de coche

- Por encima de 9 o 10 voltios, habrá posibilidades de cargarla con éxito. 

- Si la batería está en 9 o 10 voltios, será difícil resucitarla. 

- Por debajo de estos valores, habrá que pensar en reemplazarla. 

Tester

Es como una versión más 'de usuario'. El procedimiento es el mismo, aunque no está pensado para otros usos: se conecta el aparato a los bornes y te indica rápidamente el estado de la carga. 

Cómo cargar una batería de coche

8 Cargador

Es un sencillo aparato que se enchufa a la red de 220 V y a los bornes para cargar de forma lenta y segura la batería. Pero atención: para que puedas llevar a cabo esta operación, la batería no debería ser estanca, sino con mantenimiento, como te explicamos en el siguiente punto.

9 Tipos de batería

Estancas: si no se pueden abrir, no conviene recargarlas (hay quien dice que sólo durante una hora como máximo), porque los gases resultantes no podrían salir por ningún lado y hay riesgo real de rotura o explosión. 

Con mantenimiento: son las que tienen unos vasos a rosca que se pueden abrir para: 

- Rellenar con agua destilada periódicamente. 

- Para recargarlas con un cargador (punto 8) en caso de necesidad. Si lo haces, trata de buscar un lugar bien ventilado y apartado de las personas, por si hubiera algún imprevisto (mejor un garaje o un trastero que por la casa). 

Al completar la operación según los tiempos indicados por el fabricante, asegúrate de cerrar bien los vasos y comprobar su estanqueidad. Recuerda que el líquido resultante en el interior ya no es agua destilada, sino ácido sulfúrico, un potente y peligroso deshidratante. Si por accidente entra en contacto con la piel de las manos, por ejemplo, sumérgelas en agua y acude a urgencias.  

10 Recarga con alternador

El alternador de un coche está diseñado para recargar de forma 'natural' la batería, siempre que ambos elementos gocen de buena 'salud'. 

Ante una bajada puntual de carga, cuando hayas logrado arrancar el coche por cualquiera de los métodos descritos, lo ideal es que te des una vuelta de unos 30 minutos. Si hecho esto vuelves a quedarte sin batería a las pocas horas de haber apagado el motor, será otra señal de que toca pensar en reemplazarla.  

¿Cómo prevenir descargas? 

Aunque no hay recetas infalibles, lo más recomendable para que alargar la vida de tu batería es:  

- No dejar el coche parado muchos días

- Desconectar al menos uno de los bornes 

- Instala un cortacorriente para el mismo propósito (que además hará las veces de antirrobo). 

Cómo cargar una batería de coche

- No dejes luces encendidas -ni abuses del warning- con el motor apagado.

- Evita los trayectos muy cortos (para que al alternador le dé tiempo a recargar por el camino). 

- Electroventilador: si mientras estás aparcando salta, es mejor que esperes a que se apague con el coche unos segundos al ralentí. Si apagas el motor directamente y este dispositivo sigue funcionando, 'tirará' de la batería directamente, que además, no recibirá recarga a la vez del alternador. 

 

 

Más:

Práctico

Buscador de coches

Y además