Pasar al contenido principal

Opinión: ¿por qué el coche de hidrógeno cada vez interesa más?

Dicen que es el mejor futuro...
Imagen de perfil de Rebeca Álvarez
Hyundai Nexo

El coche de hidrógeno todavía suena como algo demasiado lejano… Porque si aún nos estamos peleando por entender las diferencias, virtudes y defectos entre los sistemas de propulsión más extendidos, como son los coches eléctricos, híbridos e híbridos enchufables, ¿cómo vamos a pensar en algo tan etéreo como el hidrógeno?

No te pierdas: ¿Cuál es a día de hoy la alternativa de compra más lógica a un diésel?

Sin embargo, el interés por los coches de hidrógeno, aunque no lo parezca, no deja de crecer y las marcas lo incluyen dentro de sus planes de futuro. Volkswagen, por ejemplo, quiere ser neutro en CO2 para el año 2050 y para ello, centrarán su estrategia en vehículos con motor de combustión + híbrido, eléctricos puros y ‘Fuel Cell’ o de pila de combustible, que son los que aquí nos interesan. 

Vale, 2050 no es mañana, en eso estamos de acuerdo, pero eso no quiere decir que no vayamos a tener a nuestra disposición vehículos de hidrógeno antes de esa fecha; en España, actualmente se comercializa el Hyundai Nexo y es el único. Se trata de un SUV de 4,67 metros de largo que monta un motor propulsado por el hidrógeno. Este es capaz de generar 163 CV de potencia, pasar de 0 a 100 km/h en 9,7 segundos y según la compañía, tiene una autonomía de 666 km.

Esa cifra es seria, desde luego, y destaca por encima de la autonomía que ofrecen algunos de los eléctricos más avanzados del mercado; en un coche de hidrógeno, la energía se crea mediante la reacción entre el hidrógeno y el oxígeno y esta alimenta al motor eléctrico que propulsa el vehículo.

 

 

Pero además, dado que las únicas emisiones de escape de un coche de hidrógeno son vapor de agua, están catalogados también como una opción más limpia y respetuosa con el medio ambiente. 

Además, una recarga de hidrógeno no debería llevar más de 5 minutos, por lo que de nuevo encontramos una gran ventaja frente a los coches eléctricos actualmente, aunque los tiempos de carga se irán reduciendo de manera notable a medida que avance la tecnología de las baterías y los puestos de carga.


La clave del interés por el hidrógeno: ¿es suficiente?

Llegados a este punto, parece que todo son ventajas para este tipo de vehículos, ¿verdad? He ahí la clave del interés creciente por los coches de hidrógeno. Pues sí, pero de nuevo tenemos que enfrentarnos a un problema: el de la infraestructura. 

En España, de momento solo hay tres hidrogeneras activas: una en Ciudad Real, otra en Albacete y la tercera, en Huesca. Aunque según el Centro Nacional del Hidrógeno, hay otras tres en construcción, en Sevilla, Madrid y Zaragoza.

Sin embargo, otro países como Alemania, por ejemplo, están apostando fuerte por la construcción de nuevos puestos de carga y planean la implantación de 500 hidrogeneras, lo cual quiere decir el hidrógeno, aunque a día de hoy parezca un gran olvidado, está visto como un gran aliado en la lucha contra las emisiones en el futuro.

 

Toyota Mirai hidrogenera
Un Toyota Mirai, en una hidrogenera en Hamburgo

 

Toyota, por ejemplo, comercializa en Alemania el Toyota Mirai, con 500 km de autonomía, Honda tiene el Honda Clarity Fuel Cell y Audi planea también el lanzamiento de un coche de pila de combustible, entre otros. 

No serán baratos, desde luego -el Nexo arranca en 68.000 euros en España y el Mirai está disponible desde 66.000 euros-, pero es de esperar, como pasa con todas las tecnologías, que la evolución, el desarrollo y la implantación consiga que con el paso del tiempo sus precios se normalicen. Una nueva manera de que el interés siga creciendo... 

Y además