Pasar al contenido principal

Opinión: ¿cuál es a día de hoy la alternativa de compra más lógica a un diésel?

Un PHEV de precio rompedor
De las más accesibles, esta:

Buscar una alternativa de compra lógica a un diésel es algo que cada vez se hace más pero no por ello es tarea fácil. Quiero decir, no es que no haya opciones -de eso vamos a hablar de aquí en adelante- pero todavía hay cierta confusión y miedo a equivocarse en la elección. 

Por eso, en las siguiente líneas vamos a intentar aportar un poco más de luz al tema. Lo primero y más necesario es saber qué es aquello que ha hecho del diésel un combustible de éxito durante tantos y tantos años y las virtudes que aún permanecen. Entonces, podemos decir que dos son sus principales ventajas: su par y empuje y sobre todo, su menor consumo, especialmente para aquellos que recorren grandes distancias. 

No te pierdas: Todo lo que debes saber sobre los cargadores Ionity

Podrían parecer motivos más que suficientes para seguir considerándole la estrella del mercado y augurándole un brillante futuro, pero los tiempos han cambiado: las nuevas normativas de emisiones y las restricciones de acceso a las grandes ciudades han puesto una enorme señal de 'stop' a los coches diésel para ceder el paso a las incesantes nuevas tecnologías alternativas. 

Pero, ¿son todas igual de válidas y eficaces? Detengámonos a ver cuáles son (teniendo en cuenta las más accesibles) y lo que ofrecen. Desde luego, si pensamos en eficiencia y bajas (o nulas) emisiones, lo primero que nos viene a la cabeza son los coches eléctricos. Sin embargo, hoy en día pensar en uno de ellos como una alternativa de compra al diésel es totalmente ilógico. Se ha llegado a decir incluso que podrían emitir más CO2 que un diésel.

 

 

Hay un gran número de opciones en el mercado que ya permiten la suficiente autonomía como para cubrir distancias largas sin necesidad de pararse a enchufarlo a medio camino, pero tener uno de ellos y vivir aliviado en el día a día supone tener una infraestructura privada de carga en casa y si no, confiar plenamente en los puestos de carga públicos, algo que aún hoy, por experiencia, es un acto de fe ciega. 

 

Alternativas a un coche diésel: terreno de los híbridos

Descartados los eléctricos, será mejor que vayamos fijándonos en aquellos que tienen un motor de combustión además de la electricidad como protagonista. Y aquí encontramos a los híbridos y a los híbridos enchufables. Pensar en un coche híbrido como alternativa al diésel es inteligente, aunque hay que hacer ciertos matices. 

Primero: tanto en los convencionales como en los enchufables, encontraremos un motor de combustión (diésel o gasolina), más uno eléctrico que le sirve de apoyo y la batería. Sin embargo, aunque pueda parecer lo mismo, hay diferencias notables entre uno y otro. En los coches híbridos tradicionales, la batería se carga mediante la deceleración principalmente (no podrás enchufarlo).

Te interesa: ¿Cuáles son las averías más frecuentes de los coches híbridos?

Esto permite ahorrar combustible de manera notable y en la ciudad, además, ofrecen la posibilidad de circular en modo eléctrico durante unos pocos kilómetros (siempre y cuando hayas logrado recuperar la suficiente energía para ello, claro). La cuestión es que suelen llevar baterías pequeñas y a la hora de salir de viaje o a la autovía, donde se necesita más empuje y velocidades más altas, el motor de combustión será el principal protagonista durante la marcha y de nuevo los consumos subirán. 

Entonces, las virtudes de un diésel -grandes distancias, con consumos reducidos- no estarán tan presentes como era de esperar. Pero cuando hablamos de coches híbridos enchufables la cosa cambia. Por regla general, los motores eléctricos que acompañan al de combustión en este caso suelen ser más potentes y los coches suelen ofrecer prestaciones elevadas que además mejoran las sensaciones de conducción. 

 

Las baterías de los coches híbridos enchufables se llevan la palma

Las baterías de los vehículos PHEV también suelen ser más grandes, lo que ofrece un mayor número de kilómetros de autonomía en modo eléctrico -algunos superan los 80 km-, muy bajas emisiones y consumos irrisorios debido al apoyo que el motor de combustión recibe del motor eléctrico. 

 

BMW X5 xDrive 45e cable

 

Eso sí, aunque podrás recuperar energía mediante las frenadas regenerativas y otras tecnologías creadas para optimizar consumos, necesitarás recargar sus baterías al 100% conectándolo a la red eléctrica para poder disfrutar a fondo de todas sus virtudes... aunque en ningún caso este proceso será tan demandante ni largo como cargar un coche eléctrico, debido a su capacidad más reducida.

Por último, los híbridos enchufables cuentan además con la ventaja de incorporar algunas de las etiquetas de la DGT más codiciadas, como la ECO o la Cero. Por tanto, los híbridos enchufables son, a día de hoy, la alternativa de compra más lógica a un coche diésel. 

Buscador de coches

Y además