Pasar al contenido principal

'Petit Citron' y otras curiosidades de los colores Citroën

Imagen de perfil de Rebeca Álvarez
Colores Citroën

Una herencia muy especial

Puede que con el nombre 'Petit Citron' no te venga a la cabeza ningún coche en especial, porque efectivamente, es el apodo que recibió uno de los primero coches de Citroën en utilizar el color como símbolo de identidad. 

No te pierdas: Todo sobre la misteriosa ventanilla número 13 del Citroën XM

Fue el propio André Citroën el que decidió que cambiar el color de sus coches no solo ayudaría a distinguirlos, sino también a aumentar la seguridad gracias a su visibilidad inmediata en el entorno. 

Así, un coche de colores vivos (amarillo, rojo, verde...) sería mucho más fácil de identificar por las calles grises de París. ¿Y sabes qué coche estrenó esta tendencia? ¿Cuáles fueron los que la siguieron? 

Aquí tienes unas cuantas curiosidades sobre los colores de Citroën:

 

Petit Citron, el pionero

En 1922, André Citroën decidió pintar por primera vez su 5HP Tipo C de un color diferente; escogió un estridente amarillo y fue por eso que pronto se ganó el nombre de 'Petit Citron' (o pequeño limón). A partir de entonces, ningún coche de Citroën fue igual... 

 

El gran esfuerzo

 

Colores de Citroën

 

André Citroën fue también el encargado de traer e Europa la cadena americana del Ford Model T que se ofrecía solo en color negro y cambiar esta peculiaridad; los coches estadounidenses eran exclusivamente negros porque era el color de pintura que más rápido se secaba y, por tanto, aceleraba el ritmo en la línea de montaje. Para entonces, el 10HP Tipo A ya se ofrecía con una gran variedad de colores, que fueron creciendo con los años y ofreciéndose de serie, junto a la carrocería bitono, para los 8/10/15HP y también en los C4 y C6. 

 

El regreso de la luz

 

Colores de Citroën

 

Tras el Traction Avant (con el color negro como protagonista durante todo el periodo de producción), Citroën fue recuperando progresivamente el gustó por el color con el Citroën 2CV, que de primeras se ofrecía en color gris; de esta manera, a comienzos de los años 50 su gama de colores se fue ampliando... aunque la gran apuesta por el color no se produciría hasta 1955.

 

El estallido

 

Colores de Citroën

 

El Salón del Automóvil de Paris de 1955 supuso la 'revolución francesa'. Allí se presentó, entre un sobrio despliegue de vehículos, el DS19 en color verde manzana con techo blanco, en amarillo champán con techo berenjena y a la inversa. A partir de aquí, asistimos al nacimiento de algunos de los colores más llamativos de la marca francesa: el Orange Tenere inspirado en el desierto argelino o el Jaune Jonquille, inspirado en la flor del mismo nombre. ¿Y quién no recuerda los colores del Citroën Méhari? Rouge Hopi, Vert Tibesti, Vert Montana, Orange Kirghiz, Beige Kalahari, Beige Hoggar y Jaune Atacama. Solo para la versión especial "Azur" se utilizaron blanco y azul y la serie especial 'Plage' lucía, por ejemplo, un amarillo vivo. 

 

Colores Citroën, seña de identidad

 

Colores de Citroën

 

El gusto por los colores continúa siendo seña de identidad de Citroën. En los noventa dieron protagonismo a los colores metálicos y hoy en día, siguen dando la oportunidad de elegir numerosos colores de carrocería, también bicolor. El nuevo Citroën C3 permite 97 combinaciones exteriores, por ejemplo, y junto al resto de la gama -Citroën C1, Citroën C3 Aircross, Citroën C4 Cactus, Citroën C5 Aircross, Citroën C5 Aircross Hybrid y Berlingo- suman un total de 331 combinaciones posibles. 

Buscador de coches

Y además