Pasar al contenido principal

Mitsubishi L200: ¿cuándo interesa y con qué versión?

¡Menuda bestia parda!

No es ningún secreto que a lo largo de los últimos años han existido muchos y muy buenos Mitsubishi para divertirse. Sin embargo, hoy estoy aquí para hablarte de otra cosa: ¿por qué es interesante el Mitsubishi L200 y cuál es la mejor versión para elegir a la hora de comprártelo? La firma japonesa ha creado un pick up estupendo y es difícil encontrarle puntos flacos. Sobre todo si lo que quieres es utilizarlo fuera del asfalto, ya que esa es la especialidad de este Mitsubishi. El L200 es una auténtica bestia parda que además puedes utilizar en carretera con plenas garantías.

Mitsubishi L200: ¿cuándo es la mejor compra?

Debes saber que si tu intención es moverte de forma mayoritaria por lugares que no estén asfaltados, el Mitsubishi L200 es quizá uno de los mejores coches que puedes llevarte a casa. Sus aptitudes fuera del asfalto son sencillamente brillantes, y casi que no importará por dónde lo metas ni en qué condiciones: pasará. Además, teniendo en cuenta sus características se trata de un vehículo relativamente ligero. Y digo relativamente porque no deja de superar (por poco, eso sí) las dos toneladas.

Tiene una altura libre al suelo bastante buena, con algo más de 20 cm. No obstante, su ángulo de ataque es de 30 grados, por uno de 22 grados de salida y uno ventral de 24 grados. Asimismo, la altura de vadeo es de medio metro. Si eso lo combinas con su estupenda tracción a las cuatro ruedas (es seleccionarle por el conductor en marcha, ya que también puede circular solo con propulsión trasera) y con su reductora, el resultado es realmente sorprendente.

Mitsubishi L200 2020

En cuanto a sus niveles de equipamiento o acabados, el Mitsubishi L200 se puede escoger con las terminaciones M-Pro, Motion o Kaiteki. El primero de ellos es el más básico y es el único que se puede combinar con una caja de cambios manual. Los demás traen de serie una transmisión automática de seis relaciones de tipo convertidor de par. Funciona de manera suave y es agradable para un coche cuya máxima no es precisamente el confort de marcha.

Su precio comienza en algo más de 33.000 euros, hasta los aproximadamente 45.000 euros por los que sale el Kaiteki. La compra más recomendable si lo quieres solo para ir fuera del asfalto es el M-Pro, pero si lo vas a utilizar para todo el Kaiteki es el mejor, pues está plagado de equipamiento y se parece más a un turismo en este sentido. Ahora bien, solo lo puedes elegir con un único propulsor diésel de 150 CV que, eso sí, va bien por potencia y consumos.

Más:

pick-up 4x4

Y además