Pasar al contenido principal

Prueba: Ford Focus RS Mountune, por si no tienes bastante

¿No te parece suficiente lo que ofrece el coche americano? En la prueba del Ford Focus RS Mountune, me subo a la preparación ‘legal’ más bestia que puedes tener.

¿Qué tenemos aquí?

Pues ni más ni menos que la prueba del Ford Focus RS Mountune. Los coches firmados por este preparador, se han convertido en un codiciado objeto de deseo de los más afines a la marca del óvalo azul. Y no es para menos, porque el Focus RS que ves en la galería de imágenes de arriba mejora lo que ya era muy bueno.

El propulsor del Ford Focus RS Mountune eroga ahora 25 CV (375 en total) más de potencia y 510 Nm de par (40 más que antes), que le sirven para acelerar de 0 a 100 km/h en unos impresionantes 4,5 segundos.

Adiós a la garantía oficial…

Pues te equivocas. Para ser más concretos, el FPM375 Power Upgrade que es como se llama este trabajo de mejora, es totalmente compatible con la garantía del Ford Focus RS. Una noticia que hace aún más atractivo este coche.

El precio de la píldora que te acercará aún más a la felicidad es de unos 1.000 euros, y puede ser montado por cualquier instalador autorizado de Mountune en unos 90 minutos. Realmente competitivo y atractivo.

Entonces ¿qué incluye de extras el Ford Focus RS Mountune?

¿Quizás un alerón más grande o frenos cerámicos? Te vuelves a equivocar. Sería de locos que trajera eso por poco más de 1.000 euros.  Los cambios se centran en una reprogramación de la centralita, una válvula de descarga mejorada y el kit de admisión Mountune RS, que mejora el flujo de aire que entra al motor para obtener un mayor rendimiento. Ah, y una chapita en la parte trasera donde se lee claramente que tu coche es aún más especial. Y rápido.

¿Y realmente se siente ese extra de potencia?

Mucho. Por suerte ya hicimos la prueba del Ford Focus RS y tengo reciente la sensación de llevar 350 CV bajo mi pie derecho. Ojo que la parte trasera también es más nerviosa. Se nota el empuje desde las 2.500 rpm y la aceleración te pega al asiento.

Nunca se debería decir que el el Focus RS sea lento, pero su peso de más de 1.500 kilos lo penaliza bastante sobre todo en aceleración y, si lo comparamos con rivales directos como el Volkswagen Golf R sin ir más lejos.

Tampoco hace falta llevarlo a los extremos para sentir la vitaminada fuerza de la preparación de Mountune, porque en una simple rotonda o en sexta en la autopista, notarás los 375 CV que tienes en tu poder.

¿Y el sonido es diferente?

Se puede decir que sí. Aunque de forma sutil. Mountune te puede vender por otros 1.200 euros más, un nuevo escape más ligero y de acero inoxidable que te puede gustar más. Lo normal es que a las 4.000 rpm se note el siseo de la válvula, para recordarte lo que tienes ante ti.

¿Y le siguen gustando las curvas?

Existe para trazarlas rápido, diría yo. Te recuerdo que aparte del motor y de la excelente caja de cambios manual de seis velocidades, tiene los amortiguadores adaptativos y cuatro modos de conducción para jugar: Normal, Sport, Track y Drift. Del Normal no hace falta dar explicaciones, en cuanto al Sport ya empieza a modificarse la respuesta del motor, dirección, sonido del escape y sistema de tracción total. En el Track el comportamiento es aún más agresivo, y además se desconecta parcialmente el ESP y se endurece la suspensión. Por último con el Drift, lo que más trabaja es el sistema de tracción total, que envía más potencia a las ruedas traseras y permite el deslizamiento de forma controlada.

También hay disponibles un juego de llantas OZ de 19 pulgadas y un diferencial Quaiffe para sustituir al original, que promete hacer precisamente el modo Drift más suave y fácil de usar.

¿Entonces merece la pena el Ford Focus RS Mountune?

Por supuesto. Si ya de por sí es un coche excitante, pero que puedes usar a diario, este extra de picante y alegría, le aporta algunas pequeñas cosas que lo hacen casi perfecto. Y lo mejor de todo, lo tienes por apenas 1.000 euros, el precio que vale una sola de las llantas que le quieres cambiar a tu Bentley.

Lecturas recomendadas