Pasar al contenido principal

Probamos el Nissan Leaf Nismo RC 2020, el eléctrico de circuito más bestia

Aunque en realidad se basa en el modelo de calle...
Nissan Leaf Nismo RC 2020
9 10

Nuestro veredicto

Sí, el Nissan Leaf Nismo RC 2020 de esta prueba es el eléctrico más bestia que ha creado Nissan, con el permiso del monoplaza con el que compiten en la Fórmula E, claro. Como es lógico, lo ha desarrollado Nissan Motorsport (Nismo), pero no han partido de un papel en blanco ni contaban con un presupuesto ilimitado para llevar al límite sus aspiraciones. No, el objetivo aquí es demostrar hasta dónde se puede llegar con un Nissan Leaf, hasta dónde es capaz de llegar un coche eléctrico de calle si se lleva al extremo.

 

 

Por eso, Nissan le ha dado la vuelta a la tortilla. No ha creado un prototipo atómico del que luego puedan coger ideas, soluciones o tecnologías que se puedan aplicar a los coches de serie, sino que ha utilizado los elementos que ya utiliza el Nissan Leaf e+ y lo ha aplicado en este Leaf Nismo RC.

Esta es la segunda generación del Nissan Leaf Nismo RC. El primero se presentó en 2011, tras el lanzamiento de la primera generación del Leaf (2010) y este Leaf Nismo RC 2020 se muestra ahora tras la llegada del Leaf e+. De hecho, monta los mismos elementos mecánicos que este, pero duplicados. Sí, utiliza la misma batería de 62 kWh (casi el triple de capacidad que la primera generación, pero ocupa sólo un 50% más de volumen. Algo bueno por peso y eficiencia) y en lugar de un solo motor, lleva uno en cada eje, por lo que la potencia total es de 240 kW, es decir, 322 CV.

 

Nissan Leaf Nismo RC 2020

 

Monta un chasis monocasco de fibra de carbono al que se añaden sendos subchasis, también de carbono, que pesan tan sólo 26 kg: uno delante y uno detrás. Los dos tienen idéntica geometría, lo que habla de la sencillez de fabricación de este modelo. La diferencia con la primera generación del Leaf Nismo RC es que antes apostaba por una suspensión de doble triángulo, que es más adecuada para un vehículo de calle y permite un mayor número de configuraciones, así como un mayor confort. En cambio, ahora monta un sistema tipo push-rod, que aporta una mayor rigidez y es más adecuado para un coche 100% de competición.

 

Nissan Leaf Nismo RC 2020

 

En esta prueba en el circuito Ricardo Tormo de Cheste, en Valencia, me ha sorprendido por mostrarse como un coche realmente estable en el paso por curva. Por suerte, he tenido ocasión de probar otros modelos de carreras y son máquinas afinadas al milímetro que no suelen perdonar demasiados fallos por parte del piloto. En cambio, este Leaf Nismo es muy fácil de conducir y de hacerlo incluso rápido.

Para empezar, como es lógico, al ser eléctrico, no tiene marchas. Arranco el motor con un botón en el 'túnel de transmisión' que, por cierto, es el mismo botón de arranque del Leaf de calle. Todo sigue en silencio, claro, y lo único que me queda por hacer para empezar a rodar es girar el 'manettino' (similar al que llevan los Ferrari) del volante para seleccionar la 'D' del cambio automático de una sola relación y pisar el pedal derecho.

 

Nissan Leaf Nismo RC 2020

 

A partir de ese momento y para mi sorpresa, ruido, mucho ruido. Como en todo buen coche de carreras, se ha vaciado el habitáculo para reducir el peso al máximo. De hecho, se han sustituido las puertas normales por unas de fibra de carbono con cristales de policarbonato. Este afán por reducir el peso es genial para mejorar prestaciones y respuesta, pero se traduce en un zumbido silbante, agudo y muy penetrante que procede de la caja de cambios y se clava en mis oídos. Por suerte, voy con casco y eso mitiga bastante esta inesperada 'melodía'.

Lo primero que noto al entrar al circuito no me sorprende y es que, como coche eléctrico que es, su aceleración es brutal. La frenada sí que impresiona. Es sensacional. El tacto del pedal del freno es duro, muy de carreras y si le pisas con decisión el coche reduce velocidad de tal manera que casi siempre llego a la curva demasiado lento. La culpa de todo esto la tiene un sistema Brembo de competición que funciona a la perfección.

Es un coche de respuesta muy neutra. Tanto en curvas rápidas como en las chicanes gira muy plano. Confieso que lo he conducido con mucho margen de seguridad y no he entrado excesivamente fuerte en las curvas, así que no he visto ni sombra de subviraje. Pero en esta primera prueba del Nissan Leaf Nismo RC he tenido como maestro de ceremonias a Marc Gené, quien me ha contado que a él también le ha parecido que el coche es muy noble y estable y que en el inicio del giro sí muestra algo de subviraje, pero es algo que se corrige de inmediato al pisar gas. Y como el coche tiene tracción a las cuatro ruedas, ya que, como te comentaba, tiene un motor en cada eje, se agarra al asfalto, tracciona y gana velocidad de manera pasmosa.

Afinando al máximo, e intercambiando opiniones con Marc, me comenta que ese mínimo atisbo de subviraje seguramente se eliminaría montando unos neumáticos completamente slick en lugar de los Michelin Pilot Sport Cup 2, que son semislick.

También conviene aclarar que cuenta con cuatro mapas de motor diferentes que se pueden aplicar según las condiciones climatológicas o al gusto del conductor:

  • En el programa 1 da la máxima potencia y la potencia se distribuje 50/50 entre ambos ejes, así que es el indicado para pruebas de aceleración o para empezar una carrera.
  • En el programa 2 se empieza a dar prevalencia al eje trasero (45/50) y es el más indicado para lograr un mejor comportamiento del vehículo.
  • En el 3 se reduce sensiblemente la potencia, así que la respuesta es algo más suave. Esta e sla posición en la que lo he probado yo.
  • Y en el 4 todo el par se envía al eje trasero, pero la entrega es mucho más progresiva y sería el indicado para pruebas con condiciones climatológicas adversas.

Un factor clave es sin duda su enorme cifra de par, ya que con 640 Nm (2,5 veces más de lo que ofrecía el primer Leaf Nismo RC) disponibles desde el principio es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 3,4 segundos.

 

Nissan Leaf Nismo RC 2020

 

Probablemente este es ya uno de los coches eléctricos de 2020 que más impacto va a causar.

 

 

 

Y además