Pasar al contenido principal

Prueba Kia e-Niro: con licencia para meterse en la boca del lobo

Con el Niro eléctrico ni Carmena te parará... por Madrid Central

Prueba Kia Niro eléctrico
8 10

Nuestro veredicto

Primera prueba del Kia e-Niro, el Kia Niro eléctrico, por España. El roce hace el cariño, y eso es lo que me ha ocurrido con el Kia Niro eléctrico, uno de los coches nuevos más interesantes en estos tiempos de restricciones y demonizaciones. Y es que como ‘heavy user’ de ‘car sharing’, de un tiempo a esta parte utilizo frecuentemente el Niro híbrido de Wible, la empresa de coche compartido que opera en Madrid de la mano de Repsol y Kia. Sea como fuere, lo cierto es que este crossover coreano me ha ido conquistando poco a poco por su diseño fresco, su gran amplitud interior y capacidad de carga, sin olvidar su agilidad.

Ahora he podido ponerme a los mandos de la variante eléctrica pura, denominada Kia e-Niro y que crece en dimensiones con respecto a las versiones híbrida e híbrida enchufable: es 25 mm más alto (hasta los 1.570 mm) y 20 mm más largo (hasta los 4.375 mm). Este crecimiento no se debe a que sea una nueva generación, sino al hecho de que para ubicar las baterías –en el suelo del vehículo, entre ambos ejes– era necesario elevar la carrocería sin que hubiera una merma en la habitabilidad interior. En cualquier caso hay que ser un auténtico artista para notar ese crecimiento, aunque sí se traducen en un mayor maletero, que cubica 451 litros (41 litros que la variante híbrida y 127 litros más que la híbrida enchufable).

Lo que sí son más evidentes a nivel visual son las diferencias en el exterior, en especial la parrilla 'tiger-nose', que integra una toma de carga y el logo Niro en bajorrelieve. Las tomas de aire rediseñadas y las nuevas luces diurnas LED con forma de flecha están combinadas con elementos destacados con color azul claro, que acentúan su diseño eléctrico exclusivo. Además, cuenta con llantas de 17'' y cinco radios con patrón de diamante, que acentúan su carácter moderno.

Prueba Kia Niro eléctrico

En el interior, la principal diferencia es el mando giratorio que sustituye a la palanca tradicional, una solución parecida a la de su primo hermano el Hyundai Kona EV (aunque en el caso del Hyundai, son en realidad botones).

Prueba Kia Niro eléctrico

El Hyundai Kona EV me dejó un buen sabor de boca en la primera toma de contacto, y lo cierto es que el Kia e-Niro no le anda a la zaga; al contrario, me ha gustado incluso más. La unidad de pruebas montaba el motor eléctrico de rango extendido con una autonomía de 455 km (289 km la variante estándar) y una potencia de 150 kW (204 CV), cuyas baterías se cargan en 42 minutos (carga rápida; 5 horas y 50 minutos en modo normal).

Probando el Kia Niro eléctrico por Madrid Central: ¿con un par? Sin miedo...

Antes de probarlo en carretera abierta, nos metimos en plena boca del lobo, Madrid Central (zona del centro de Madrid con acceso restringido), y lo cierto es que fue un gustazo poder moverse –a duras penas, todo se ha dicho de paso, porque estaba colapsado– sin miedo a que una receta llegue a casa.

Tras la parte urbana, comenzamos el recorrido de verdad, donde un eléctrico y su autonomía homologada se la juegan. Al igual que el Kona EV, el e-Niro cuenta con dos levas a los lados del volante con las que se controla el nivel de recuperación de energía, que depende de cuánto retenga el motor. En este sentido, y con el fin de intentar sacarle los colores (cabr...ncete que es uno), seleccioné el modo de conducción Eco+, que ajusta la velocidad máxima del vehículo y el consumo de energía de los sistemas para alcanzar la máxima eficiencia energética posible. Y con estos 'frenos' hice un par de adelantamientos y los solventó con soltura y sin tener que recurrir a desactivar el modo Eco+.

Pero lo mejor fue el resultado tras un recorrido de casi 90 kilómetros y aire acondicionado activado: un consumo de 16 kWh/ 100 km, lo que se traducía en una autonomía de 313 kilómetros (habíamos partido con unos 410 km), es decir, sinceridad total. 

Eso sí, el Kia e-Niro no es barato: la variante de autonomía extendida cuesta –con descuentos incluidos, para los que es indispensable financiar con Kia– 36.855 euros. Un pico...

¿Te aburren los eléctricos? ¿Te gusta Robert de Niro pero no así el Kia Niro? Aquí tienes un montón de alternativas más.
 

Y además