Pasar al contenido principal

Prueba Opel Corsa-e: la joya de la marca que se fabrica sólo en España

Después de 38 años, el Corsa vuelve a electrizar... y en sentido literal.
Imagen de perfil de Rodrigo Fersainz
Prueba Opel Corsa-e
8 10

Nuestro veredicto

Nunca Opel se alegró tanto de haber tenido un logotipo con un rayo en el centro. Especialmente, cuando pasó a formar parte del Grupo PSA (Peugeot, Citroën, DS) y adoptó la electrificación como su ¿nuevo? ADN para hacerse un hueco en su nueva casa y de cara al mercado. Por eso, teníamos unas ganas especiales de probar el Opel Corsa-e, la joya de la marca, que se fabrica sólo en España, además.

Prueba Opel Corsa-e
Prueba Opel Corsa-e

Concretamente, en la planta de Figueruelas (Zaragoza), al igual que 'todo' el Opel Corsa como tal. O mejor dicho, que el resto de versiones térmicas. De hecho, la estrategia de los alemanes no es crear un modelo enchufable que sea un nativo así, con cable, sino que el nuevo Opel Corsa eléctrico sea una versión más de entre las que puedas elegir en el modelo. 

Prueba Opel Corsa-e

Para ello, se ha creado una plataforma común -CMP- en la que se pueda montar, bajo una misma carrocería, un Corsa de gasolina, diésel o 'a pilas', "en función de la demanda que haya de cada uno", nos dicen desde la marca. Por ejemplo, si hay una capacidad de producción de unas 2.000 unidades al día y del Opel Corsa eléctrico tenían previstas un mínimo de 1.000 cada 24 horas, "el mix puede cambiar en cualquier momento... y se espera que así sea con la aprobación de las nuevas ayudas". 

Prueba Opel Corsa-e

Porque ojo si estás buscando coches eléctricos: con el nuevo Plan Renove 2020 y los descuentos de la firma, el Opel Corsa-e, cuyo precio en España arranca en los 31.200 euros, se te puede quedar ahora en unos 22.900. ¡No está nada mal! (el térmico parte de los 11.350 euros, según la web oficial).

Deportividad a la alemana

Estupendo, ya me han vuelto a poner los dientes largos, como cuando hace más de un año tuve la ocasión de probar el nuevo Corsa de gasolina -todavía con el camuflaje puesto- y el salto en calidad, 'feeling' y comportamiento me pareció sencillamente espectacular, con cotas, espacio interior, motorizaciones, equipamiento y dinamismo más cercanos al segmento C de los compactos que al de los utilitarios al que el coche pertenece. 

Prueba Opel Corsa-e

De hecho, los alemanes estaban tan seguros de ellos mismos, que no dudaron en ponernos también, para comparar, un Corsa de la generación anterior. Y aquello parecían dos universos TAN diferentes... Pero ¿qué pasará ahora al enfrentar el nuevo Corsa 'normal' con este eléctrico? ¿Penalizará mucho su comportamiento, como sucedía antaño cuando se le 'metían con calzador' los primeros motores eléctricos a coches convencionales y el resultado era tan... de aquella manera? 

Prueba Opel Corsa-e
Prueba Opel Corsa-e

Creo que es hora de darse jabón y gel desinfectante en las manos para 'matar' virus y prejuicios (el olor a motores viejos y CO2 ya me lo quité con la ducha de la mañana, después de estos meses de confinamiento y 'ñapas' mecánicas en el garaje). Porque ni este coche ha sido concebido para tener un eléctrico de cara a la galería sin más ni es un Peugeot 208 disfrazado de Corsa, con rayos en vez de leones repartidos por ahí. 

Prueba Opel Corsa-e
Prueba Opel Corsa-e

Comparten la misma plataforma dentro del Grupo PSA, sí, pero Opel dice que sigue siendo Opel, una marca de Alemania que vende diseño y deportividad también a la alemana, no a la francesa. Y que eso, más la electrificación (de aquí a 2024 no desarrollarán nada que no sea, por lo menos enchufable, opción que será una opción para toda la gama ese año) configurará en esencia su ADN, nos explican.  

Curvas y diversión (perdona la reiteración)

Toca ahora ponerse en marcha con esta primera prueba del Opel Corsa-e, la joya de la marca que se fabrica sólo en España, a pesar de sus genes. Si después de unos días en el interior de un 600 te digo que esto es un coche muy sencillo, es que el nuevo Corsa eléctrico es muy sencillo en cuanto al habitáculo se refiere. No hay grandes alardes barrocos, lo que en cierta manera se agradece. Incluso, el salpicadero digital de serie, con pantalla de 7", no llena todo el cuadro y cambia totalmente según lo que selecciones: 

  • Cuadrantes (info relevante, tal cual). 
  • Ordenador de viaje (con dos trayectos y datos en tiempo real). 
  • Dos formas personalizadas. 
  • Energy (diagrama de consumo energético y refeneración de la batería también en tiempo real). 

Además, un botón en el túnel de transmisión (¿por qué se empeñan separar tanto del volante un mando que hay que tocar con tanta frecuencia?) sirve para seleccionar los modos de conducción

  • Normal (que se pone por defecto y permite, según la homologación WLTP alcanzar su autonomía declarada, de 337 km). 
  • Eco: para deslizarse en ciudad o ahorrar al máximo batería en momentos de necesidad sin ir rápido (porque el propio coche advierte con un mensaje que "el rendimiento y el confort térmico están limitados". 
  • Sport: máximas prestaciones cuando sabes que por carga de batería llegas a sobrado a tu destino. 
Prueba Opel Corsa-e
Prueba Opel Corsa-e
Prueba Opel Corsa-e

Una de las ventajas que tienen estas presentaciones con el recorrido tan calculado es que no te puedes quedar 'tirado' aunque lo exprimas. Y la verdad es que si en modo normal el coche responde muy bien, lo de pasar al modo 'sport' engancha

En Opel aseguran que, con su potencia equivalente a 136 CV, la estudiada y baja disposición de los módulos de la batería, su eficiente y eficaz arquitectura (centro de gravedad 10% más bajo, 30% más de rigidez, suspensión frontal deportiva compartida con el GS Line, y ), "este es el Corsa más rápido de toda la gama". Y no en vano, con un par de 260 Nm, es capaz de acelerar de 0 a 50 km/h en 2,8 segundos. Lo 'malo' es que la velocidad máxima está limitada a 150 km/h. Y es al acelerar fuerte fuera de vía pública y quedarte 'clavado' ahí... cuando echarás tú también de menos el mítico Corsa GSI... ¡al menos, en circuitos y autopistas alemanas! 

Prueba Opel Corsa-e
Prueba Opel Corsa-e

La batería, de 50kWh y 345 kg de peso, se puede cargar al 100% en 7 horas y media (con enchufe doméstico convencional -monofásico de corriente alterna-) o, en el otro extremo, al 80% en 30 o 60 minutos si encontramos un puesto de carga de corriente continua con una potencia de 50 o 100 kw, respectivamente. 

Uno se olvida un poco de que es un eléctrico cuando quiere reducir marchas ante una retención, por ejemplo, y busca levas en el volante y sólo tiene esta posibilidad desplazando hacia atrás el selector de la derecha, heredado de sus primos franceses, hacia la posición B (freno motor, máxima retención y recarga/regeneración de energía). Lo de que los dedos te pidan levas en un eléctrico es un reflejo absurdo, lo reconozco, pero como la competencia ha desarrollado sistemas parecidos que juegan con esas palancas para jugar con distintas retenciones/aceleraciones en tiempo real, pues estamos un poco mal acostumbrados...       

Prueba Opel Corsa-e

Por lo demás, el tras esta prueba del Opel Corsa-e tan esperada, hay que reconocer que por un precio ahora más razonable que nunca, te llevas un utilitario bonito y dinámico, con aires de segmento superior, fabricado en nuestro país y con un equipamiento y unas calidades dignas de mención. ¿Lo tendrías tú también en el garaje?

 

Todo sobre Opel

Acabados de Opel Corsa-e 2019 más populares:

Todo sobre Opel Corsa

Buscador de coches

Y además