Pasar al contenido principal

Prueba Porsche Panamera Sport Turismo 2017: no solo te transportará... te deportivizará.

En esta prueba del Porsche Panamera Sport Turismo, la marca alemana ha querido versatilizar todavía más su Panamera, intentando mantener su genética deportiva… ¿lo habrá conseguido? Sigue leyendo…

Imagen de perfil de Alfredo Rueda

Después de tres aviones y sopotocientas horas de vuelo, llego a Victoria, a media hora de avión de Vancouver, en Canadá. Hasta aquí he venido a realizar la primera prueba del Porsche Panamera Sport Turismo 2017, que pretende dar una vuelta de tuerca al Panamera con una zaga algo diferente y con un concepto de asientos 4+1 plaza opcional. Pero eso sí, manteniendo su deportividad innata… ¿seguro?
Veamos: lleva los mismos sistemas de regulación del chasis, como el Porsche Dynamic Chassis Control Sport (PDCC Sport) o el eje trasero direccional, algunas delicatessen que hacen que este mastodonte parezca un ligero pajarillo en marcha. 

Nuevo alerón en la zaga

Su trasera llama la atención. Es voluminosa, contundente y, a la vez, deportiva. Y ancha, mucho, y en ella destaca el spoiler de techo adaptable sobre la gran luneta trasera. A velocidades elevadas reduce el empuje ascensional en el eje trasero y aumenta la estabilidad de marcha desplegándose a diferentes grados en función de la velocidad del coche y del modo de conducción (en el modo Sport se despliega antes). E incluso se abre al máximo (26º) cuando el techo panorámico está abierto. Vamos, como los flaps de un avión, solo que aquí el cometido es todo el contrario, es decir, pegar el eje trasero al asfalto e impedir que despegue. 

Interior de lujo deportivo

Después del tremendo viaje para ver el nuevo Porsche, nada mejor como sentarse en su interior y activar su función opcional de masaje. Cinco programas con diferentes intensidades me dejaron como nuevo. El que más me gustó fue el de las lumbares, y es que un servidor tiene especialmente castigada esa zona…

No te pierdas: Porche Panamera, su precio

Me fijo en el ‘Porsche Advanced Cockpit’, que cuenta, al igual que en el Panamera, con una consola central con Direct Touch Control que dispone de una superficie en vidrio con botones táctiles. Estos permiten el acceso directo a las funciones más importantes. Integrada en el salpicadero hay una pantalla táctil de 12 pulgadas de alta resolución. A izquierda y derecha del cuentarrevoluciones, sendas pantallas de alta resolución muestran instrumentos virtuales, mapas y demás información. El nuevo Porsche Communication Management (PCM) es la unidad de control central del audio, navegación y comunicación. La nueva generación, con navegación online, preinstalación para teléfono móvil, interfaces de audio y control por voz, se maneja a través de la pantalla táctil central. Y lo hace rápidamente y los menús son sencillos e intuitivos.Tampoco falta unidad de CD/DVD, tarjetas SD, disco duro interno de 10 GB (Jukebox), entrada auxiliar o puerto USB. Además, ofrece dos aplicaciones adicionales para smartphones: Porsche Car Connect, para consultar los datos del vehículo o manejar a distancia funciones del vehículo a través de un smartphone o Apple Watch. ¿Te falta algo? Pues en su listado de opciones, seguro que lo encuentras y lo puedes añadir.

En combinación con el climatizador automático opcional de cuatro zonas y con los asientos individuales confort eléctricos, los pasajeros de la parte trasera también pueden disponer de una pantalla táctil adicional. Así pueden, por ejemplo, controlar cómodamente la climatización y las funciones de entretenimiento. El espacio en esta zona mejora ligeramente para la cabeza, manteniendo prácticamente inalterables el resto de cotas, pero ahora, en la versión Sport Turismo, el concepto de asientos de serie es un 4+1 y una quinta persona puede acomodarse en su plaza adicional. Eso sí, al no estar diseñada como un asiento completo, tiene su utilidad en trayectos cortos, pero todo lo que supere esto, será… para sufrir. Según los ingenieros de Porsche, probarán a ver qué tal funciona y en función de su demanda, también lo podrán ofertar en el Panamera normal.

El maletero, evidentemente, es más grande. Ofrece un volumen de 520 litros (Panamera E-Hybrid Sport Turismo: 425 litros). En todos los modelos, los asientos traseros pueden abatirse por completo o por secciones en una proporción 40: 20: 40, con desbloqueo eléctrico a distancia desde el maletero y desbloqueo manual desde el habitáculo. Al abatir los asientos, el volumen de carga aumenta hasta 1.390 litros (1.295 litros en el Panamera E-Hybrid Sport Turismo). Y con una ventaja más, la altura del borde de carga es 628 mm, más baja en comparación con las versiones berlina, lo que facilita la carga, sobre todo, de objetos pesados. Esta bajada de altura se ha podido realizar porque los mecanismos de apertura del alerón aerodinámico se sitúan en el techo.

Difícil elección
Entre las cinco mecánicas disponibles para el Porsche Panamera Sport Turismo (de 330 a 550 CV), brilla con luz propia el biturbo V8 de la versión Turbo. Con 550 CV, pisar el acelerador a fondo te proporcionará una increíble sensación de poderío, vivirás algo así como una experiencia religiosa, como cantaba Enrique Iglesias. Sentir como este vehículo, con estas dimensiones, gana velocidad tan rápido es poco menos que increíble.  
Aunque no solo acelera como un demonio envenenado (el peor que hay), sino que su entrega se dosifica según la demanda, ya que su desconexión de cilindros permite circular con solo cuatro de ellos en funcionamiento cuando, por ejemplo, se circula en ciudad y con baja demanda del acelerador. 

Tambén el motor diésel biturbo V8 del Panamera 4S Diesel Sport Turismo ofrece una respuesta sorprendente desde pocas vueltas gracias a sus 422 CV y, sobre todo, a sus 850 Nm de par motor, lo que provoca una contundencia brutal en recuperaciones, sobre todo en situaciones difíciles, como repechos pronunciados. A esto se le une un ajustado consumo medio de 6,7 l/100 km.
Todos estos motores irán acoplados a su cambio automático de doble embrague PDK con ocho velocidades. Realiza su trabajo de una forma muy rápida y sin que se perciba en demasía una interrupción en su imponente modo de traccionar.
También, y junto a este cambio automático, todos estarán equipados con tracción total activa con embrague multidisco de gestión electrónica y programas específicos, de cara a distribuir la potencia entre el eje delantero y el trasero de la forma ideal a las ruedas para que se mantenga la mayor tracción posible.

Un chasis de película… deportiva
El chasis de los nuevos modelos Panamera Sport Turismo cuentan con tres elementos vitales y responsables de su comportamiento dinámico: una suspensión neumática adaptable, el nuevo Porsche Dynamic Chassis Control Sport (PDCC Sport) y un eje trasero direccional. Vamos a verlos por partes…
El PASM es el sistema de reglaje electrónico del sistema de amortiguación. Regula de forma activa y continua la dureza de la amortiguación en cada rueda, en función del estado de la calzada y el estilo de conducción que dispone de tecnología de tres cámaras y un 60 % más de volumen de aire que la generación anterior. Dispone de tres ajustes: "Normal", "Sport" y "Sport Plus". 
Por su parte, el nuevo Porsche Dynamic Chassis Control Sport (PDCC Sport) es un sistema de gestión del chasis que permite una estabilización activa del balanceo. Su funcionamiento es de auténtica ciencia-ficción: registra con anticipación los movimientos de inclinación lateral en los tramos de curva y los reduce, minimizando así el balanceo lateral del vehículo. Como novedad, incorpora estabilizadores electromecánicos activos con un ajuste deportivo que ofrecen una respuesta más rápida.
En combinación con el PDCC Sport, el PTV Plus mejora también su comportamiento dinámico y la estabilidad. Dependiendo del ángulo y la velocidad de viraje, de la posición del pedal acelerador, del índice de guiñada y de la velocidad, mejora la precisión de giro por medio de intervenciones selectivas en los frenos de las ruedas izquierda y derecha del eje trasero. A velocidades elevadas y al salir acelerando de las curvas, el bloqueo diferencial del eje trasero de gestión electrónica con distribución del par motor totalmente variable proporciona una mayor tracción.
El eje trasero direccional está disponible de forma opcional para todos los modelos Sport Turismo. A bajas velocidades, el sistema gira las ruedas traseras en sentido contrario al de las ruedas delanteras, permitiendo acortar la batalla virtualmente. La circunferencia de giro se reduce, su agilidad aumenta y la maniobra de aparcamiento resulta mucho más sencilla. Por el contrario, a elevadas velocidades, el sistema gira las ruedas traseras en la misma dirección que las ruedas delanteras. Y esto incrementa la estabilidad.
Con el modo Sport las reacciones del motor son más directas, el cambio PDK cambia a marchas más largas más tarde y reduce antes, mientras que los sistemas del chasis que acabas de ver se vuelven más deportivos y dinámicos para ofrecer una mayor dureza de la amortiguación y unas maniobras de viraje más directas, consiguiendo un comportamiento en curvas aún más ágil. Además, y por si te parecía poco, al pulsar el botón del sistema ‘Sport Response’ situado en el centro del selector de modos, el motor y la caja de cambios se preparan para desplegar toda su potencia lo más rápido posible, por ejemplo, en los adelantamientos, ofreciendo su máxima capacidad de respuesta durante aproximadamente 20 segundos.
Todos estos dispositivos… ¿qué provocan? Pues que alucines con su paso por curva y su aplomo, no mucho peor que el de todo un 911, aunque, evidentemente, no sea tan ágil. Pero su agilidad en los cambios de dirección es impropio de un vehículo de su tamaño y peso. Así que, ya lo sabes, si quieres trasladar a tu familia de una forma cómoda, eficaz y muy, muy rápida, yo que tú, probaría el nuevo Porsche Panamera Sport Turismo antes de decidirme por ningún otro. Eso sí, todo este compendio de tecnología no te va a salir barato, ya que los precios comienzan en los 109.000 euros. Pero… ¿para qué quieres tener tanto dinero en el banco?

Lecturas recomendadas