Top secret: ¡estos son los concept car secretos de Bugatti!

Necesito uno de ellos, y lo necesito ya.
Prototipos Bugatti

Advertencia: los coches deportivos que estás a punto de ver no son los dibujos de un chaval adolescente aburridos. Tampoco proceden de un truco de Photoshop hecho con polvo de hadas y sueños. Estos son los verdaderos y secretos prototipos de Bugatti. Por unas u otras cuestiones no han acabado saliendo al mercado, pero lo cierto es que estos Bugatti son para deleitarse, y mucho. No me cuesta imaginarme con uno de ellos en el garaje. Se trata de auténticos coches de jeque del petróleo. Y hay tres. Que los disfrutes.

Rembrandt

Prototipo Bugatti Rembrandt

Este es el Rembrandt. Y qué nombre tan fantástico. Todo en este coche es justo como debería ser. El director de diseño de la marca, Achim Ansheid, lo definió como 'Gentelman's Express'. Bajo sus entrañas, y en posición delantera, cuenta con un lujo como es el W16 8.0 con cuatro turbocompresores. Y sí, tiene varias similitudes con el Voiture Noire. Quizá por eso es uno de los mejores prototipos secretos de Bugatti. Es rimbombante y elegante en la misma proporción, y supongo que bajo esa siniestra apariencia el rendimiento será espectacular.

El Rembrandt tiene su origen en el 16C Galibier de 2008. El motor entregaría toda su potencia, que suponemos que será de casi 1.500 CV, a las cuatro ruedas. Supongo que es la manera perfecta de unir lujo y deportividad. Sí, es de dos puertas, pero también lo podría ser de cuatro, como el Galibier. Aunque eso supusiera un nuevo equipo de ingenieros dedicado a ello día y noche durante mucho, mucho tiempo. No obstante, han hecho falta más de 100 ingenieros para este, lo que es caro y más propio de una escudería de competición. Pero Bugatti cree que siempre habrá personas que deseen y estén dispuesta a pagar ¿50 millones de euros? por un puñado de coches así.

Type 57 Atlantic 'moderno'

Bugatti prototipos

Este es un modelo que iba a ser solamente de exhibición en 2015, en Pebble Beach. Sin embargo, el Dieselgate cambió todos los planes. Hubiera sido una reinterpretación del Type 57 Atlantic de 1936. Sublime. Los diseñadores e ingenieros estuvieron trabajando en él un año y medio, y fue construido sabiendo lo que Porsche haría con el Taycan, entonces conocido como Mission E. El plan era utilizar un motor de combustión 'pequeño', un V8 biturbo, en carrocerías Coupé y Roadster. Y probablemente algo eléctrico también. Quién sabe.

Es muy elegante, más que un Veyron o un Chiron. Es curioso que los prototipos secretos de Bugatti luzcan tan bien y nunca hayan sido lanzados al mercado. Genera cierta nostalgia de lo que pudo ser y al final se quedó en nada. La realidad es que se parece al Type 57 Atlantic... y a un Chiron. Pero recuerda: es de 2015. El velocímetro es analógico y en la consola central hay una pantalla que brota del salpicadero y se une con el pomo del cambio de marchas, tipo cascada. Además, la apertura de las puertas era de tipo alas de gaviota. Podrían replanteárselo... ¿por favor?

Veyron Barchetta

Bugatti prototipo

Y terminamos con esto. El prototipo mostrado en una bola de cristal de lo que sería en un futuro: el Veyron Barchetta. Sí, has leído bien. Veyron. Es un concept de 2008 anterior al puñado de velocistas de hiperdeportivos de otras marcas que hay ahora. Diez años antes de que Stephan Winkelmann se uniera a Bugatti. Está construido sobre la base de un Veyron 16.4 Grand Sport Vitesse y al equipo de diseño se le dio la libertad para aplicarle un 'corte de pelo' más extremo.

Sin embargo, debido entre otras cosas a la crisis financiera nunca llegó a hacerse, lo que en este momento se podría traducir como el típico '¡D'oh!' de Homer Simpson. Ahora bien, con la marcha de Dürheimer y la llegada de Winkelmann podría haber esperanza para él. De nuevo le ha dado plenos poderes a los diseñadores y los mejores ejemplos son El Divo o La Voiture Noire. Entonces, ¿veremos un Chiron Barchetta en poco tiempo? Pues no, ya que su chasis no lo permite. Así que deberá quedarse en el cajón de lo sueños rotos para siempre. Qué faena...

Y además