3 cosas que amamos de los coches japoneses

Orgullo nipón.

A Todo Gas - Toyota Supra delantera

Entre los mejores coches japoneses de siempre hay modelos que son auténticos mitos. Coches deportivos que siguen gustando a día de hoy a pesar del paso de los años. Algunos, incluso, tienen un precio superior al de otros coches nuevos si están muy bien cuidados o son unidades muy buscadas. Pero hay diversas razones por las que nos gustan los coches japoneses, a nosotros y a mucha más gente. Por algo muchos de ellos se convierten en leyendas con ruedas. Y las nuestras son las siguientes:

Lo que suben de vueltas

Mazda RX-8

Si por algo se han caracterizado los japoneses de todas las épocas en el mundo de la automoción es por hacer motores atmosféricos emocionantes. Quién no recuerda el famoso F20C del Honda S2000, por ejemplo. Tenía más de 200 CV y podías pisar el acelerador lo que quisieras, ya que el corte de inyección no llegaba hasta bien pasadas las 8.000 rpm. Pero no es el único ejemplo.

Mazda también ha hecho auténticas maravillas en este sentido. De hecho, la vuelta del motor rotativo es tan deseada por esta misma razón. O por lo menos es una de las más importantes. No es difícil ver vídeos en la web subiéndolo a 10.000 rpm. Pero tampoco hace falta irse demasiado al pasado, ya que por poner un ejemplo cercano, el MX-5 tiene un motor que corta inyección por encima de las 7.000 rpm.

Lo fiables que son

Honda S2000

Cuando salen todos los índices de fiabilidad anuales, semestrales o en el período de tiempo que quieras, relacionados con los coches, los japoneses siempre están a la cabeza. Ya no te estoy diciendo que te vayas al mítico 2JZ del Toyota Supra. No. Es fácil comprobar que en modelos actuales también son unos cracks en esto.

Es lo mismo si hablas de motores atmosféricos de gasolina, diésel, turboalimentados... los japoneses resultan ser casi siempre los más fiables. Ni siquiera necesito darte más la chapa con esto, me basta con acordarme de el buen señor que superó hace unos meses el millón de km con su Subaru Forester haciéndole tan solo el mantenimiento básico. Ahí lo tienes.

Lo que se pueden potenciar

Toyota MR2 trasera

Al hilo de lo anterior, siempre podrás encontrar un preparador que pueda potenciar tu fiable motor japonés. Hay numerosas opciones, desde unos cuantos retoques para subir unas decenas de caballos hasta la instalación de turbos y sustitución de la mayoría de las piezas del propulsor para obtener potencias completamente demenciales, para las que probablemente necesites reforzar otros elementos del coche.

Sí, para esto te tienes que gastar dinero. Pero no es complicado ver preparaciones con más del doble, o incluso el triple, de potencia que la que el motor trae de serie. ¿Quieres un superdeportivo por un precio no demasiado alto? Entonces en vez de comprarte un Ferrari o similares, quizá lo que debas hacer es sacarle todo el 'jugo' a tu hierro viejo nipón. A no ser que lo que te vaya sea el postureo.

Y además