Pasar al contenido principal

Fiat Elettra: una historia de innovación que merece la pena conocer

Fiat Elettra

Fueron pioneros y pocas veces se habla de ello... 

Puede que el nombre Fiat Elettra no te suene de mucho, pero resulta que, bajo ese nombre, Fiat fue pionero a comienzos de los noventa; porque en 1990 Fiat presentó al mundo un coche propulsado por un motor eléctrico: el adorable y adorado Panda. 

No te pierdas: Han hecho un Fiat 124 Spider manual... y eléctrico

Cuando llegó Elettra de Fiat, el Fiat Panda llevaba ya 10 años en el mundo y se había ganado el afecto del mundo, en especial de los italianos. Así que Fiat decidió que había llegado el momento de innovar, convirtiéndolo en un coche eléctrico

Para ello contó con la ayuda de Steyr-Daimler-Puch, en Austria, y tomó como base un Fiat Panda CL. Quitaron el motor gasolina 750 Fire y en su lugar pusieron un motor serie DC de 9.2 kW, diseñado para entregar grandes cantidades de par incluso a bajas revoluciones.

La electricidad era generada por doce baterías de plomo-ácido de 6V. Dos se ubicaron en el compartimiento del motor, mientras que las otras diez se instalaron dentro de un contenedor de acero resistente que ocupaba la base del maletero.

 

Fiat Elettra

 

Además, en comparación con el Panda CL con motor de gasolina, el Elettra tenía un circuito de frenado reforzado, diferentes configuraciones de suspensión y neumáticos de gran tamaño. Unas mejoras muy suculentas, sin duda. 

Mantuvieron, eso sí, el cambio y el embrague del Panda original, con cuatro velocidades, y el velocímetro se complementó con tres indicadores de velocidad para las tres primeras relaciones: 15, 25 y 40 km/h, respectivamente. 

La propia marca asegura que en ciudad, el conductor podía prescindir de las marchas, llevándolo en tercera velocidad todo el tiempo, incluso comenzando en punto muerto. Sin duda, el Fiat Elettra era toda una revolución en aquel momento. Podía alcanzar una velocidad máxima de 70 km/h, aceleraba de 0 a 40 km/h en 10 segundos y hasta subía pendientes con una inclinación del 25%, lo cual no le restaba versatilidad.

 

Fiat Elettra

 

Además, a una velocidad media de 50 km/h, su autonomía eléctrica podía estirarse hasta los 100 km… e incluso tenía sistema automático de recuperación de energía para la frenada y bajadas de pendientes. Nada mal si tenemos en cuenta que el Elettra surgió hace 30 años y hasta hace bien poco, lo normal era unos 200 km. 

Para recargar su batería, bastaban ocho horas en un enchufe doméstico común de 220 V y 16 A y el ordenador de a bordo facilitaba información del nivel de la batería, ubicada en la parte inferior del salpicadero. 

 

Fiat Elettra era sinónimo de innovación

Lo único negativo fue que hubo que sacrificar fueron los asientos traseros, convirtiendo al Fiat Panda Elettra en un dos plazas. Sin embargo, los delanteros no cambiaron respecto al modelo estándar y además, a bordo podía encontrarse un buen equipamiento: incluía asientos con reposacabezas, cinturones de seguridad con retractor y espejo retrovisor en el lado derecho. Incluso contaba con sistema de aviso de estacionamiento, que sonaba cuando apagabas el coche sin poner el freno de mano. 

 

Fiat Elettra

 

En 1992 llegó una mejora para el Fiat Panda Elettra, puesto que la potencia del motor creció hasta los 17,7 kW y se reemplazararon las baterías de gel de plomo con una fuente de alimentación de níquel-cadmio. El resultado fue el Panda Elettra 2, que permanecería en producción hasta 1998.

Puede que el Fiat Elettra fuera un adelantado a sus tiempos... Y aunque ahora estén más centrados en los coches híbridos, nadie puede negar es que supieron ofrecer hace tres décadas algo que es plena actualidad en el S.XXI. Y que, salvo sorpresas, lo seguirá siendo... 

Fotos: FCA Heritage

Todo sobre Fiat

Modelos de Fiat más populares

Ver todos los modelos

Buscador de coches

Y además