Pasar al contenido principal

Alpine A110 SportsX: ¿Lo más parecido a un SUV de Alpine?

Es lo más parecido a un SUV que cualquier persona de bien puede desear
Olvídate del Kadjar

Si eres de los que creen necesita un SUV híbrido para ir a la compra con estilo, te recomiendo que antes corras al concesionario más cercano de Renault y pidas que te vendan un Alpine A110 SportsX. No, no lo vas a conseguir, pero a lo mejor, si llegan suficientes peticiones, en la marca francesa se pueden llegar a plantear lanzarlo de algún modo.

De hecho, se trata de un ejercicio de estilo inspirado en el pasado glorioso de los Alpine A110 de rally que tantos éxitos cosecharon. 

Se basa en el Alpine A110 con acabado Pure, que es el escalón de acceso y que, en el fondo, es el que todos los que buscan un Alpine para disfrutar de la conducción pura y dura deberían pedir. Lo único, que el grupo de ingenieros suficientemente ociosos como para idear esto han ensanchado la carrocería 80 mm, la misma distancia que han crecido las vías, tanto delanteras como traseras, lo que significa que su anchura final no es muy diferente de la de un Range Rover. 

También crece su altura libre al suelo: lógico, si se supone que tienes que lanzarte como si no existiera un mañana a los caminos más abruptos de tu entorno. Ahora está 60 mm más elevado que antes y cuenta con un siempre útil anclaje para llevar un par de esquís.

Es lo más parecido a un SUV que cualquier persona de bien puede desear

En cuanto al motor del Alpine A110 SportsX, no dicen nada, algo lógico si tienes en cuenta que se trata de un modelo de cara a la galería. En todo caso, lo más probable es que esté equipado con el 1.8 turbo de 252 CV asociado a la caja Getrag de siete marchas del modelo base, que por cierto tiene una relación peso/potencia de 4,56 CV/kg.

Es lo más parecido a un SUV que cualquier persona de bien puede desear

¿Y esto, de dónde ha salido? En realidad forma parte de una exposición que se va a celebrar en el denominado International Automobile Festival des Invalides en el que este modelo compartirá protagonismo con otros no tan conocidos, pero igualmente importantes para la marca, como el Alpine A210 Prototype que compitió en Le Mans entre 1966 y 1969 y marcó 270 km/h en la recta de Hunaudières o el A110 de 1971, el modelo original que empezó la leyenda.

Buscador de coches

Y además