BMW M2 Competition: 410 CV para el mejor juguete del mercado

Hay quien dice que algo más de potencia no hace mejor a un coche. Ilusos.

Imagen de perfil de Alex Aguilar
Actualizado
BMW M2 Competition

¿Crees que con el coche eléctrico llamando a la puerta la época dorada de los juguetes deportivos está llegando a su fin? Te equivocas: el BMW M2 Competition acaba de llegar para darle una nueva sacudida al mercado gracias a una imagen aún más agresiva, un mayor equipamiento... y a un motor aún más generoso para satisfacer tus deseos más oscuros. Siéntate y respira. Lo vas a necesitar. 

 

BMW M2 Competition: ¿mejorando una receta perfecta?

Prueba del BMW M2 M Performance: ser el más radical tiene un precio...

Si algo hemos alabado siempre de nuestro querido BMW M2 ha sido, sin duda alguna, su perfecto equilibrio entre potencia, prestaciones y un tacto de conducción ideal para disfrutarlo ahí fuera sin temor a quedar incrustado en una cuneta a las primeras de cambio. El primer capítulo de este espectacular deportivo contaba con un poderoso bloque de seis cilindros en línea que, con sólo tres litros, era capaz de entregar 370 CV y 500 Nm de par máximo a las ruedas del tren posterior. Oh, sí. ¿Sus cifras? Era capaz de completar el 0-100 en sólo 4,5 segundos -4,3 si montaba la caja automática- con una punta de 250 km/h. 

 

BMW M2 Competition: más golosinas... y 410 CV de potencia

A pesar de que los argumentos de su predecesor eran más que convincentes para cualquiera, lo cierto es que siempre ha existido quien criticaba lo poco explotado que estaba el potencial del coche en su variante... ¿estándar? Por eso en BMW se han puesto manos a la obra para darle forma a una nueva entrega todavía más interesante gracias a una pizca extra de salvajismo. ¿Quieres saber cómo lo han hecho con este BMW Serie 2 tan especial? Ten a mano un bolígrafo, papel y el extracto de tu cuenta bancaria: querrás darles todo tu dinero cuando terminemos. 

En lo referente a su imagen, el nuevo BMW M2 Competition ha ganado algunos puntos gracias a la modificación de algunos de los elementos que, ya en el modelo precedente, le daban un carácter marcadamente deportivo: ahora trae consigo un nuevo paragolpes frontal rediseñado para mejorar la refrigeración de la mecánica que le confiere un aspecto aún más brutal; los riñones de la parrilla delantera lucen ahora un tono negro brillante y son de mayor tamaño; los espejos retrovisores tienen la misma forma que los que montan sus hermanos de gama -hablo del M3 y el M4, sí- y para rematar su carrocería se ha introducido un nuevo color bautizado como ‘Hockenheim Silver’

¿Demasiado postureo? Te entiendo: para mejorar todo lo que antes parecía inmejorable los ingenieros de la marca de coches afincada en Múnich han retocado ciertos puntos clave... como su escape de cuatro salidas con mariposa regulable electrónicamente, un nuevo equipo de frenos de mayor rendimiento rematados con una enorme pinza gris que quedan enmarcados en unas llamativas llantas de 19 pulgadas, una barra de torretas de CFRP para mejorar el comportamiento del tren delantero, accesos directos a distintas configuraciones del tren de rodaje a través de los botones ‘M1’ y ‘M2’ del volante y, como no podría ser de otro modo, dos asientos de corte deportivo con el logotipo M2 iluminado a la altura de los hombros -similar al que pudiste ver en esta comparativa del BMW M3 contra el Volvo S60 Polestar-. 

 

BMW M2 Competition

 

Sí, he dejado lo mejor para el final: ahora su bloque motor deriva directamente de los empleados para darle movimiento a sus hermanos mayores y el BMW M2 Competition cuenta con una poderosa mecánica biturbo de tres litros que puede erogar nada menos que 410 CV y 550 Nm de par máximo. Gracias a ella puede parar el cronómetro en el 0-100 una décima más rápido que en su antecesor y conserva la misma velocidad punta que, a través del paquete ‘M Driver’, puede ser ampliada hasta unos escalofriantes 280 km/h. 

 

BMW M2 Competition: precios y disponibilidad

El sello alemán aún no ha soltado prenda sobre lo que costará hacerse con el que será el sucesor dentro de la gama M de la versión más vitaminada del Serie 2 pero, teniendo en cuenta que ésta cuesta ahora mismo nada menos que 66.048 euros -más todo lo que quieras sumarle tú al configurarlo-, todo nos induce a pensar que las cosas rondarán la cifra de los 70. ¿Te parece caro? No lo has pensado bien: probablemente siga siendo la opción más racional de toda la saga deportiva que venden los muniqueses en este momento y, para dar el salto al siguiente escalón, tendrás que aflojar al menos 92.000 napos. Sabes que lo quieres. Y lo quieres ya. Pronto habrá llegado tu momento... y el mío. De verlo a través del cristal de un concesionario, quiero decir. ¡Ay!

 

VÍDEO: en BMW siempre van un paso por delante... ¡repostando mientras driftan!

 

Lecturas recomendadas