Pasar al contenido principal

Los coches que descartaron para el rodaje de la película The Fast and the Furious

roadster lujo deportivo coupe altas prestaciones diversion
¡Pues son igual de espectaculares!

Muchos modelos, aunque fueran conocidos por los fanáticos de los coches, se convirtieron en estrellas tras el lanzamiento de la primera de l serie de películas de la saga “A todo gas”, también conocidas como "The Fast and the Furious". Y esa es la cara “amable” de esa primera entrega, pues al otro lado tenemos a los coches que descartaron para Fast and Furious. Y es que, siempre que hay una selección hay elegidos y descartados, y eso pasó con estos coches deportivos que os traemos hoy.

No te pierdas: Los coches deportivos que crearán tendencia en 2021

La primera entrega de The Fast and the Furious contó con el deseado Toyota Supra, el Mitsubishi Eclipse, el Nissan GT-R R33 y el Dodge Charger, entre otros modelos. Los dos primeros se hicieron muy populares con esta película, siendo protagonistas de la entrega por ser conducidos por Paul Walker.

Parte de la culpa de sus papales en la gran pantalla la tuvo Craig Lieberman, asesor técnico de las primeras películas. Él se encargó del asesoramiento, aunque había algunas condiciones como cuenta en el vídeo que os dejamos más abajo. Por ejemplo, los productores solo querían coches que estuvieran disponibles en Estados Unidos entonces, descartando modelos JDM, muscle cars exóticos y superdeportivos, unas reglas que se saltaron en las siguientes entregas.

Entre los coches que descartaron estaban el Mazda MX-5 y el BMW Z3, los cuales a pesar de ser vendidos en Estados Unidos y cumplir con las normas establecidas no parecían “lo suficiente varoniles”. De la misma manera, al ser descapotables y dificultar las tareas de camuflaje para los especialistas, solían ser coches descartados de primeras.

Una de las curiosidades que más nos ha sorprendido es la elección de un Mitsubishi 3000GT para Brian O`Connor, modelo que finalmente fue sustituido por el Eclipse. Y es que, según el propio Lieberman, ninguna unidad modificada impresionó a los productores. Toretto encaja perfectamente en el Mazda RX-7 con el que aparece, aunque ¿qué os parecería haber montado a Jesse en un BMW M3 E36 o un Audi S4?

Vince también pudo haber conducido un Toyota MR2, Lexus GS o un Honda Prelude, pero se eligió finalmente un Nissan Maxima. Para Leon se optó por un Nissan Skyline GT-R R33 aunque sonó el Celica. Johnny Tran podía haber conducido un espectacular Mustang, pero una unidad en negro del Honda S2000 convenció a los productores.

Buscador de coches

Y además