Pasar al contenido principal

Comparativa oldie: ¿era mejor el Ford Fiesta RS o el Fiat Uno Turbo?

¡Que vivan los urbanos picantes!

Ford Fiesta RS Turbo

¿Ford Fiesta RS Turbo o Fiat Uno Turbo? Si piensas que los coches utilitarios con una estética y un motor picante son flor de un día, estás muy equivocado. Corrían los albores de la década de los años '90 cuando Ford y Fiat tenían en su oferta dos vehículos del segmento B muy apetecibles. Te estoy hablando del Fiesta en su versión RS Turbo y del Uno en su variante Turbo. El primero todavía existe como modelo, y ojito con el comportamiento del Fiesta ST (prueba) lanzado hace unos meses. Lo mejor es que quizá llegue una nueva versión del Ford Fiesta RS. Pero el italiano ya no existe. Eso sí, en sus momentos eran dos titanes. Pero si hay que elegir, ¿cuál es mejor de los dos?

¿Ford Fiesta RS Turbo o Fiat Uno Turbo? ¿Cuál es mejor?

Estéticamente hay poco que decir. Los '90 fueron una época en la que los utilitarios eran utilitarios por medidas, y no semi compactos, las llantas todavía no se nos habían ido de madre en cuanto a tamaño, y los intermitentes naranjas dominaban el panorama de los grupos ópticos con puño de hierro. Fuera de bromas, estos dos pequeñajos se diferenciaban mucho en sus formas. El italiano parecía más poquita cosa, pero más robusto en sus formas, más musculado. Por su parte, el Fiesta era un coche bastante ancho para su segmento, pero con unas líneas más redondeadas y aerodinámicas.

A la hora de decantarse entre Ford Fiesta RS o Fiat Uno Turbo hay que tener en cuenta que el modelo transalpino tiene algunos años más. Su propulsor era muy pequeño, de 1.3 litros, pero gracias al turbo tenía la capacidad de rendir 105 CV. Es curioso, porque en la gama de Fiat había un 1.6 que entregaba la misma potencia. Sin embargo, el menor peso y la obcecación del fabricante de Turín con demostrar sus capacidades en cuanto a desarrollo mecánico hicieron que se le instalase un propulsor de menor envergadura.

Fiat Uno Turbo

Mientras tanto, el Ford Fiesta RS Turbo contaba con un motor de gasolina, también turboalimentado, con 133 CV de fuerza. Pero a pesar de ser un coche más moderno, contaba con menos tecnología que el Fiat. Por ejemplo, mientras el americano instalaba unos frenos traseros de tambor a los que les costaba lo suyo frenar el coche, el Uno Turbo contaba con cuatro frenos de disco. Detalles como este hacían que el italiano fuese un coche menos exigente a grandes velocidades y algo más sofisticado.

A día de hoy resulta complicado decir cuál era mejor, sobre todo porque depende mucho de los gustos de cada uno. Todo aquel que busca un coche tan especial tendrá claro desde un principio si prefiere Ford Fiesta RS o Fiat Uno Turbo. De todas formas, encontrar una unidad en buen estado en nuestro país es una auténtica quimera. Son coches con más de tres décadas a sus espaldas, no lo olvides. Y en caso de hacerlo recuerda dos cosas: prepara varios miles de euros y cuídalo, ya que seguramente en un futuro valdrá más.

Y además