Pasar al contenido principal

El futuro de Aston Martin: más modelos y vista en la electrificación

Tobias Moers, CEO de Aston Martin
Aston Martin se reinventa para sobrevivir

El automovilismo está cambiando y algunas marcas deben reinventarse. Uno de los fabricantes que se encuentra en ese periodo de cambio es Aston Martin, que ha puesto en marcha una nueva estrategia con la llegada de su nuevo CEO, Tobias Moers.

Tras estar al frente de AMG durante 7 años y haber ocupado cargos de responsabilidad en Damiler durante más de 25, el empresario alemán ha llegado a la marca británica para aumentar su fortaleza en el sector. Para concretar algo las acciones que se llevarán a cabo para lograrlo, Moers ha hablado con los medios de comunicación en una mesa redonda en la que ha detallado algunos de los planes de futuro de la marca. “Estamos manejando en este momento la ejecución del programa de cambio de rumbo, en paralelo a una estrategia de crecimiento y a una de gastos en el futuro”, menciona. 

Menos gastos y más eficiencia 

Una parte importante de este plan es la tarea a corto plazo de hacer de Aston Martin una marca más eficiente a nivel de gastos. Según señala Moers a la revista Quattroruote, la idea es “crear una situación de equilibrio diferente para el futuro, porque el punto de equilibrio -entre los ingresos y los gastos- “era en un primer momento “como la de un fabricante a gran escala”. Por esta razón, detalla que una de las primeras acciones a realizar es disminuir ese gasto relacionado con el lado operacional, algo que les aportará “entre un 30% y 45 ó 50% de aumento de la eficiencia”. Esto también se unirá a un cambio en la manera de producir los coches, ya que no se fabricarán más coches para stock, sino que se construirán bajo demanda. "Mi visión y objetivo final es llevar a Aston Martin a un punto en el que seamos capaces de sostener el negocio", apunta.

Con esta acción se puede lograr una reducción de gastos de la marca, un problema que ha acabado colocándola en una delicada situación económica, pero otro de los objetivos es expandir el negocio con un aumento de la cartera de productos. Para ello, la alianza con Mercedes es esencial ya que, según declara a Top Gear España: “En cuanto al volumen, es obligatorio tener a un socio. Sé que Bentley o Lamborghini son parte de Volkswagen y para nosotros es obligatorio tener un socio para desarrollar la arquitectura eléctrica y demás. Eso es Mercedes para nosotros y va a ser una relación a largo plazo”.

Esta alianza tiene algunas ventajas de carácter inmediato, pero también permitirá más adelante que Aston Martin acceda a una plataforma para coches eléctricos, distinta tecnología que implementará en este tipo de vehículos y a una plataforma para coches con motor central. Con este apoyo del fabricante alemán, según el CEO de la marca no tendrán que ocuparse de crear esas plataformas y podrán estar más centrados en crear nuevos productos.

Nuevos modelos y la llegada de la electrificación

¿Y qué planes tiene Aston Martin? Por un lado, se enfocarán en desarrollar la propia compañía y dejarán temporalmente otros proyectos como el de la marca Lagonda, para la que hay planes que la podrían situar como una marca más lujosa y menos deportiva, pero de lo que aún no se revelarán detalles.

Una vez centrados en la firma principal, en la segunda mitad de este año se empezarán a entregar los primeros Valkyrie y pronto se trabajará en un facelift para la actual gama de modelos que también incluirá mejoras tecnológicas para ponerlos al día. Asimismo, Moers menciona que a medio plazo veremos una variante híbrida enchufable del DBX.

No obstante, 2023 será un año importante para la marca. Entonces se ha previsto que lleguen nuevos modelos de la marca y uno de ellos será el esperado Valhalla, que está siendo cambiado casi por completo. Según detalla, no llevará un V6 bajo el capó y contará con elementos que serán controlados electrónicamente. 

Aun así, es de esperar que contemos con una nueva generación de deportivos 100% eléctricos en 2025. Ferrari ya anunció que en ese año lanzarán su primer coche de estas características y Moers menciona que ya están trabajando en ello en Aston Martin, ya que la generación actual de deportivos terminará entonces. Más adelante, quizás, podría llegar un superdeportivo o hiperdeportivo eléctrico, pero prefiere no aportar demasiados detalles aún sobre ello ni sobre la plataforma que servirá de base para construir esta nueva línea de modelos.

Entonces ¿no hay futuro para los motores de combustión? Según el CEO de la marca, en el segmento de los deportivos todo se mueve más rápido y comenta que para 2030 tendremos “como mínimo un 50%” de coches eléctricos. A estos se añadirán otros híbridos o híbridos enchufables, pero confía en que se mantenga una pequeña cantidad de coches de combustión. Al menos, para su uso en circuito.

En cualquier caso, Tobias Moers afirma estar seguro de que el camino hacia la electrificación en el automovilismo no tiene retorno y confía en que las marcas de deportivos puedan mantener su popularidad a pesar de los cambios. Para ello, hará falta innovación, pero también fidelidad hacia la identidad de la marca.

Y además

Buscador de coches