Pasar al contenido principal

Hacen una réplica de Lamborghini Aventador con una impresora 3D

La tecnología evoluciona a pasos agigantados. Este Lamborghini Aventador es buen ejemplo de ello. Su estructura exterior se ha fabricado con una impresora 3D.

Lamborghini Aventador 3 impresora D

¿Quién no ha soñado nunca con tener un Lamborghini en el garaje? Algo parecido le sucedió al profesor universitario protagonista de este vídeo. Estaba jugando a la videoconsola con su hijo y decidió hacer realidad el sueño que mucha gente alguna vez ha tenido. Llevar al mundo real lo que sale en la pantalla de la televisión. Lo está ejecutando de una manera curiosa y sorprendente ya que se ha puesto manos a la obra para fabricar un Lamborghini Aventador con piezas creadas con una impresora 3D. 

Pese a que muchas de las marcas de super deportivos actuales nacieron desde unos principios humildes y en los bajos de un garaje, esta situación no es exactamente igual. El Lamborghini Aventador creado con paneles fabricados con una impresora 3D no es más que una réplica de un modelo ya existente en el mercado. Lo único que tienen en común es el acabado estético, que por cierto, está bastante conseguido.

No te pierdas: Aparece un Lamborghini Countach Periscopia abandonado

Para darle fuerza y movimiento, el responsable del proyecto ha optado por reciclar un viejo motor de Chevrolet Corvette de 2003. En el vídeo se puede observar como este coche suena como un verdadero super deportivo. 

No deja de ser sorprendente la alta calidad del proyecto, y más viniendo de una actuación amateur. Muchos son los ejemplos de coches de réplica creados en las casas de aficionados que no tienen, ni por asomo, la calidad y el nivel de perfeccionamiento de este Lamborghini Aventador.

Una carrocería creada con impresoras 3D

Además de lo que supone crear un coche deportivo en el garaje de una casa, la verdadera hazaña del proyecto es la manera en que se ha ejecutado. El dueño ha utilizado una serie de impresoras 3D para crear la estructura exterior. Tiene más valor si cabe, pues las máquinas son de tipo uso doméstico. 

Las complicaciones del proceso son numerosas. Por una parte hay que crear la idea de coche en la realidad, saber cuáles son las piezas que se quieren fabricar y tener muy claras sus dimensiones. Después hay que diseñar la pieza en el ordenador. Por último queda mandarla imprimir. Al utilizar máquinas pequeñas es necesario formar piezas de un tamaño relativamente pequeño. Después tienen que unirse para crear una más grande.

Por si la complejidad en la fabricación del exterior no es suficiente de por sí, el modelo elegido es el Lamborghini Aventador. Se trata de un coche que cuenta con una estética trabajada, llena de aristas y huecos pensados tanto para el diseño como para su uso funcional. La complejidad estética del coche italiano no ayuda a simplificar la labor del artesano.

 

Y además