Pasar al contenido principal

¿Quieres ser un piloto de carreras de Lamborghini? Ahora puedes

Siempre que tengas algo de talento y una cuenta corriente con muchos ceros.

¿Cómo? ¿Así de fácil? Bueno, aparentemente sí: un Lamborghini Huracán LP620-2 Super Trofeo se ha puesto a la venta y con él podrás participar en la competición monomarca que año tras año organiza la firma italiana. Lamborghini no es una marca que se caracterice por sus coches de carreras pero esta es una maravillosa excepción (este Lamborghini Diablo GTR es otro buen ejemplo). ¿Alguna vez te has preguntado por qué? Hoy te vas a ir a dormir sabiendo algo nuevo.

No te lo pierdas: este es el Lamborghini Huracán más rápido del mundo

Ferruccio Lamborghini no creía en el modelo de negocio de Ferrari, de crear coches de calle para poder subvencionar al equipo de competición. Creía que eso de colocar motores de carreras en coches de calle no era la mejor opción y que cada cosa debía ir por separado. Es irónico que la mayor parte de los ingenieros con los que contaba la marca, empezando por su máximo responsable, Giampaolo Dallara, eran auténticos locos de las carreras y el motor que crearon, el V12 que se utilizó desde el Lamborghini Miura hasta el Murciélago, era justo lo que no quería Ferruccio, algo poco refinado y ruidoso. Finalmente lo convencieron.

 

 

No obstante, Lamborghini nunca tuvo un especial interés por las carreras. Una vez que Ferruccio abandonó el negocio y Chrysler se hizo con los mandos, se realizaron varias tentativas: el primero fue participar en la Fórmula 1 con un motor V12. Fracasaron. Más tarde empezaron a crear nuevos proyectos basados en coches de calle, hasta que en 1996 se creó la copa Super Trofeo con el Lamborghini Diablo SV-R como protagonista de esta primera copa monomarca de Lamborghini.

Se podría decir pues que el Lamborghini Huracán Super Trofeo es el resultado de 20 años de evolución en los GT de competición. Sí amigos, este ejemplar está pensado para no salir de los circuitos y ¿adivináis quién ha participado en su desarrollo? Dallara. Cosas del destino. Este ejemplar está a la venta en el concesionario de Lamborghini en Londres y piden 200.000 libras por él, algo más de 220.000 euros al cambio. La verdad es que no parece mucho dinero por un juguete para adultos de este nivel.

 

 

A diferencia de la versión calle, el Lamborghini Huracán Super Trofeo exprime su V10 atmosférico hasta los 620 CV y renuncia a la tracción integral. Entre eso y la dieta de adelgazamiento que ha sufrido fija la báscula en 1.270 kg, 150 menos que la versión de calle. ¡Mola! Es un coche de carreras así que debes esperar un comportamiento brutal, con mucha tecnología en el apartado aerodinámico y una serie de elementos clave en este tipo de coches, como una jaula de seguridad, backet con arneses de seis puntos o un sistema de ABS regulable con 12 posiciones. ¡Ah, el control de tracción tiene 9 modos! 

Aunque quieras cumplir con él tu sueño de ser piloto, o simplemente lo quieras para pasar las tardes dando vueltas en tu circuito favorito, este Lamborghini Huracán LP620-2 Super Trofeo se me antoja como uno de los deportivos que más te pueden entretener. ¿Qué te parece este para los fines de semana y un Lamborghini Huracán Performante para diario? Yo lo veo claro. ¡Clarinete!


 

Lecturas recomendadas

Lo último en Top Gear