De linaje ilustre: Aston Martin DB11

El estreno del Aston Martin DB11 en el Salón del Automóvil de Ginebra supone un nuevo capítulo en la historia de la marca… Pero el modelo no se olvida de su linaje y es un GT auténtico: conserva así la tradición de la compañía.

El Aston Martin DB11 que acaba de presentarse en el Salón del Automóvil de Ginebra es el primer producto lanzado bajo el plan ‘Segundo siglo’ de la compañía, pero no deja atrás su linaje ni la tradición de la marca, siempre en pos del deportivo GT de formas perfectas. Estás ante el DB más potente, más eficiente y más dinámico creado jamás. Y el más significativo desde el DB9 de 2003.

Construido sobre una estructura de aluminio más fuerte y ligera, este vehículo cuenta con un diseño distintivo, como corresponde a la nueva era del fabricante. Iconos como el DB2/4, el DB5 y, recientemente, el DB10 producido para James Bond nos dan las claves de su imagen, que busca la relación entre forma y función (quizá sea ésta una de las frases más repetidas por las automovilísticas). Así, tenemos un generoso capó, unas líneas de la parrilla acentuadas y un perfil en el que destaca el trazo ininterrumpido del techo.

La aerodinámica también juega su papel en este dibujo, con una mejor gestión del flujo del aire, lo que ayuda a la estabilidad sin comprometer las formas escultóricas del DB11.

Por primera vez en un Aston, el motor que mueve este superdeportivo es un 5.2 biturbo V12. Ofrece casi 610 CV y 700 Nm de par, lo que le permite pasar de 0 a 100 km/h en 3,9 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 321 km/h. Gracias a la activación inteligente de los cilindros y a la tecnología stop-start, la eficiencia también es uno de los valores de este propulsor. Aunque no dan cifras en el comunicado oficial…

Para dar rienda suelta a todo el potencial de esta mecánica, el DB11 tiene varios modos de conducción que actúan (ya sabes) sobre la suspensión, dirección, chasis y electrónica. Los programas GT, Sport y Sport Plus van intensificando de forma progresiva la respuesta del motor y de la caja de cambios automática de ocho velocidades, mientras incrementan la firmeza de la amortiguación adaptativa para mejorar la agilidad. El resultado es, según Aston Martin, una “experiencia de conducción que combina de forma ejemplar el confort de marcha y la viveza de un coche deportivo”. Con un precio (recomendado) de 204.900 euros para el mercado alemán, no esperábamos menos. Sobre todo, si hablamos del “vehículo más importante que ha lanzado la marca en sus 103 años de existencia”, como ellos mismos afirman.

De hecho, el Aston Martin DB11 se define como “un auténtico Aston del S.XXI”, por lo que mezcla la última tecnología -desarrollada junto a su socio Daimler AG- con la calidad y el trabajo artesanal. Así, en el interior vas a encontrar una pantalla TFT de 12” que sirve como cuadro de mandos para presentar toda la información relevante de forma sencilla. Un módulo más pequeño en la consola central se encarga del sistema de infoentretenimiento, controlado mediante un mando giratorio (opcionalmente, puedes pedir un panel que reconoce los caracteres o los gestos). La marca asegura que su manejo jamás había sido tan fácil, que el equipo de música nunca había sonado mejor y que la navegación es la más efectiva hasta ahora.

El espacio para los ocupantes se ha incrementado, especialmente la amplitud para la cabeza y las piernas en las plazas traseras, donde pueden montarse dos sillitas infantiles (imagino niños inmensamente felices ahí…). En el maletero hay sitio para dos bolsas de viaje de tamaño grande, afirman. Tu buen gusto y las casi ilimitadas opciones de personalización harán el resto.

No te pierdas...

Aston Martin DB11: últimas pruebas antes de su presentación.

¿Qué quieres, un Aston Martin DB11? ¡Configúralo antes!

Lecturas recomendadas