El Maserati GranTurismo de Liberty Walk: todavía mejor...

Porque el tuning a veces puede estar bien...

Imagen de perfil de Alex Aguilar

Te gustan los deportivos italianos, ¿verdad? Seguro que crees que las obras creadas por nuestros vecinos del Mediterráneo son difíciles de mejorar y estás en lo cierto, pero de vez en cuando aparecen talleres muy valientes dispuestos a atreverse con todo... y destrozarlas. Como ocurrió en el caso del Ferrari 458 Italia de Justin Bieber que ha salido a subasta. Afortunadamente hoy te he traído un caso completamente contrario donde las modificaciones tienen cierta armonía y buen gusto: se trata del Maserati GranTurismo de Liberty Walk

Puede que el nombre de este preparador nipón te suene de algo, y es que en Top Gear ya le hemos dedicado algo de espacio en el pasado cuando te enseñamos el BMW M4 de Liberty Walk, su particular -por decirlo de un modo políticamente correcto- visión de cómo mejorar un Ferrari F430 o el paquete estético que diseñaron para el Lamborghini Aventador. Me imagino que tu opinión sobre su trabajo es positiva... y puede que hoy esa idea quede reforzada. 

A la española: los 10 coches más tuneados aquí

El vehículo que puedes ver en la galería superior es el Maserati GranTurismo de Liberty Walk, y no es más que un brutal ejercicio de diseño que ha tomado como plataforma una de las monturas más atractivas que tiene la firma italiana dentro de su gama. El kit está disponible para todas las versiones del coche, con un precio básico de 9.700 euros -12.175 si lo quieres en carbono- que puede subir hasta los 17.000 si se opta por la versión más completa realizada en fibra de carbono y que incluye elementos como difusores -delantero, trasero y lateral-, un alerón específico y un paragolpes más ancho para la parte frontal del vehículo.

Te ha gustado, ¿verdad? Personalmente creo que este Maserati GranTurismo de Liberty Walk ganaría aún más puntos si estuviera pintado en otro color y tuviera menos pegatinas, pero he de reconocer que si me lo ofrecieran gratis... podría hacer el esfuerzo de quedármelo. ¿Y tú?  

Lecturas recomendadas