Este es el Renault Clio Sport RS16 del GP de Mónaco, con 275 CV

Tiene pinta de que se les ha ido la pinza, pero este Renault Clio Sport RS16 nos encanta. Promete ser el coche más rápido que jamás ha creado la marca.

Una saga de pura diversión: la historia del Renault Clio Sport.

Una nueva versión de uno de nuestros compactos deportivos favoritos, el Renault Clio Sport RS16, se ha desvelado en el Gran Premio de Mónaco este fin de semana. Tanto su nombre como su decoración (en amarillo y negro) nos remiten al monoplaza de F1 de la marca, pero también está hecho para celebrar los 40 años de Renault Sport.

De momento, se trata de un concept… pero uno muy especial, el Frankenstein que habríamos creado nosotros: han cogido el Renault Clio Sport y le han metido a calzador trocitos muy sabrosos del Mégane 275 Trophy R. Eso quiere decir que un motor de dos litros turbo, con 275 CV, reemplaza el 1.6 de 200 CV. Y hay una caja de cambios manual de seis marchas en vez de la (difamada) de levas que posee actualmente el modelo. Al ser más pequeño y más ligero que el Mégane, significa que, probablemente, estás ante el Renault más rápido que la compañía ha fabricado nunca. El caso es que tampoco se sabe si recibirá los cambios estéticos del Renault Clio 2016

Ni se te ocurra perderte la prueba del Renault Clio RS16

La verdad es que hablamos de una cosa muy seria: los hits de su ficha técnica incluyen componentes de la suspensión del Clio R3T de rallys, amortiguadores Ohlins ajustables, neumáticos específicos para circuito y dos asientos tipo bacquet con arneses de seis puntos. Akrapovic ha confeccionado especialmente un escape recto para el concept de Mónaco, con el fin de maximizar el dramatismo auditivo. Venga, a lo loco por las calles monegascas…

¿Qué no tiene? Ni plazas traseras ni aire acondicionado, ya que el objetivo de este superdeportivo de Renault es dejar la báscula, como máximo, en 1.200 kilos. Su propulsor pesa más que el de un Clio RS estándar, pero la transmisión es más ligera, así que deberían estar a la par…

Es más ancho, eso sí, con unos ejes que aumentan 60 mm para favorecer su comportamiento. Inevitablemente, la carrocería acompaña estas medidas, con unos pasos de rueda más amplios (en realidad, son añadidos de fibra de carbono, no piezas nuevas) que forman parte de una restauración visual, digamos… guerrera. Porque el RS16 ha fructificado en sólo 5 meses, gracias a un equipo de trabajo poco convencional encerrado en la sede de Renault Sport. “Hemos completado con éxito este proyecto un poco loco para producir un automóvil”, explica Patrice Ratti, responsable de la división de Coches de Renault Sport. “Ha sido un esfuerzo conjunto de nuestro departamento y la gente en Renault Sport Racing; este Clio RS16 intensifica la experiencia de nuestros ingenieros deportivos y a la vez explora nuevas avenidas para el futuro”, añade.

El alerón trasero se ha tomado prestado del Clio Cup de carreras y añade 40 kg de fuerza aerodinámica por encima de 200 km/h. Ummmm… Eso nos hace preguntarnos si Renault quiere reclamar la vuelta de honor en Nürburgring entre los coches de tracción delantera: hay pocos circuitos, en cualquier caso, en los que esta cifra serviría poco más que para presumir delante de tu cuñado.

Aún tiene que tomarse una decisión sobre su llegada a las líneas de montaje, aunque la marca ya tiene cierta tradición en llevar al público estas creaciones (piensa en el Renault 5 Turbo, con motor central y propulsión trasera, o en el Clio V6, por ejemplo). Si lo hace, podemos esperar un precio de más de 40.000 euros para una producción de menos de 300 unidades. ¿Te gustaría hacerte con uno?

No te pierdas...

Los 90 al poder: Peugeot 205 GTi 'vs' Renault Clio Williams.

Lecturas recomendadas